Por José Kozer

Crédito de la foto www.culturacientifica.com /

Mapamundi de «Geografía» de Claudio Ptolomeo

 

 

Imago mundi.

Poema de José Kozer

 

 

Hojear. Un lucio, y verse suscitar un río. Dejar correr

            la vista por una superficie

            lisa, números la horadan,

            brota aulaga, en las puertas

            del vecindario aparece un

            asterisco rojo por orden

            superior, no es ley pero

            van a morir: resoplan a

            lo lejos caballos retenidos

            en sus propios espacios,

            ijares empapados de

            agua serenada de

            madrugada en tibores,

            recipientes de plástico,

            barreños y palanganas

            de cobre: a una señal

            estallan, estallarán las

            maderas, el acebo y

            los lucios de río, redes

            desfondadas, nada

            que coger, alzar, todo

            seto de buganvilia, tuya,

            pruno enano, el mirto y

            el higo loco se habrá

            secado: huelga decir

            que a partir de aquel

            año no habrá azahar

            en el limonero, la

            naranja hollejo seco,

            no dar otro paso, nada

            que barruntar: el sargazo

            apesta y las constelaciones

            serán espejos retrasados,

            y asunto concluido a raíz

            de la muerte (no tengo

            otra manera de transmitirlo,

            coloco el recipiente sobre

            el mueble consola) así me

            alejo.

 

Irme a pie o mejor dicho largarme hasta que no haya

            horizonte, se resquebraje

            la cerca, a mis espaldas,

            a ojos cerrados, entumecido,

            fiel difunto, se seque el río,

            desperdicio del agua:

            boqueen lucios y lisas,

            tencas, no quede abrojo

            por pisotear, herramienta

            para escarbar, caracoles

            habitados, ecos, largos

            ecos habituados a

            constatar a medias lo

            inesperado. Un bozal

            la muerte. La tulipa

            hecha trizas de una

            lámpara al pie del sol

            (mediodía) en lo más

            interior de un cuarto

            mis vísceras. El velo

            protector nada oculta,

            la manopla acaba de

            descarnar. Devora la

            neguilla la mesa

            puesta, el contorno

            de un caballo cercano

            (lo lejano son las

            trompetas) cubierto de

            una sábana inconsútil,

            gualdrapa despedazada,

            flor de lis por los suelos,

            no cabe en su agujero,

            le sobra pieza por pieza

            fuerza motriz para bajar

            la cuesta, resoplar,

            caracolear, echarse a

            galopar tras piafar,

            atravesar bruma

            conformada a su

            figura, irse de bruces

            detrás del horizonte,

            caballo de madera

            espoleado.

 

La otra estructura de la madera, escalón a escalón,

            donde las lámparas

            cuelgan del cielo, se

            reflejan en el suelo,

            el subsuelo, me

            permite en un rellano

            o el hueco de una

            escalera (cuidado

            al pisar) contemplar

            el espectáculo de

            un horizonte celular,

            microscópico, apenas

            cabe una hormiga

            patas arriba, el élitro

            de un insecto, un

            corpúsculo, un ocelo,

            cornezuelo, y en un

            espacio mayor del

            todo exterior, ver

            llegar las bandadas

            de loros, las garzas

            rumbo norte a la

            media hora de salir

            el sol: el fregadero

            reluce, el piso

            trapeado en seco,

            silencio monástico,

            apetito saciado, un

            plátano de Indias

            donde corresponde,

            las siete palmas del

            camellón cada una

            con su estípula, tres

            cuartos, dos ventanas,

            la puerta ventana del

            balcón y una última

            mirada (habíamos

            hecho planes de

            almorzar mañana

            berberechos,

            ensaladilla rusa,

            vino blanco)

            quede claro,

            suceda lo que

            suceda será por

            fuerza mayor.

Una Respuesta

Deja un comentario