Por Mario Pera

Crédito de la foto (izq.) Ed. Komorebi /

(der.) la autora

 

 

Entre filos y silencios.

Todos mis quchillos (2019),

de Andrea Alzati

 

 

Atravesar la manzana roja que orgullosa se mece sobre la cabeza. Es la intención de Andrea Alzati* en cada uno de los poemas que conforman su tercer libro, Todos mis quchillos (Komorebi, 2019), quien ahora aparece orgullosa del brillo de sus navajas rebanándolo todo: recuerdos, ideas y símbolos para crear un universo lírico en el que la escritora usa al cuchillo, instrumento básico de las carnicerías, para escindir esta vez los versos a tajadas y ponerlos sobre la mesa, a nuestra vista y lectura, y así dar inicio a las incisiones desde nuestros ojos que voraces no se detienen y nos llevan a girar entre los sabores dulces y agrios que pueblan la cabeza de la poeta. El cuchillo funge esta vez como protagonista y la manzana como el antagónico de esas dos fuerzas que se cruzan, Tánatos y Eros.

 

La poeta Andrea Alzati

 

El tono de Alzati se aleja ahora de lo naif y el vínculo de su escritura se estrecha con las artes plásticas, que también practica. En este poemario nos habla con palabras precisas, recortadas del silencio con extrema pericia. Y es que en Todos mis quchillos nada sobra, se blande un equilibrio que no se rompe entre expresión e imagen y todo resplandece entre objetos que se hacen nuevos con cada respiración. La poeta descubre animales, plantas, formas y nos lo transmite en un idioma común y distinto, que le hace abrir otros significados a las mismas palabras. En sus versos los sueños no son sino espirales que circulan de arriba a abajo y de abajo a arriba, a centímetros de nuestros ojos, traspasando con su voz las edades, ciudades y ríos del recuerdo, pues la vida se balancea sobre nuestra cabeza como una manzana roja que Alzati intenta desgajar para construir un cielo que nos lleve a ver/percibir el mundo de forma diferente, desde el reflejo de otros cuerpos o desde la espesura de los versos que se capturan cuando pasamos los cuchillos de diferentes formas y tamaños, levemente, sobre la lengua.

La carnicería, entonces, muestra su recompensa. En las formas irregulares que pueblan la Tierra, poco a poco podemos distinguir las imágenes que Alzati ha podado para dar forma a cada poema de Todos mis quchillos, como si creara con cada uno un collage o una instantánea servida del ojo a la mesa.

Creo que no seré el único en encontrar en este poemario un desplazamiento, una transformación particular de su autora hacia otros ámbitos personales, no diré un progreso en su arte poética, pues en la poesía pienso que no existen avances ni retrocesos, todo suma para expresar después experiencias o sensaciones desde otras perspectivas. Sin duda, se trata de un libro que rezuma una vitalidad distinta a los anteriores, que parte de una sana intención por atravesarse a sí misma de tantas maneras como le sea posible para encontrar, en los más recónditos parajes interiores, poemas como perlas bajo las olas.

 

 

Bastará pasar el dedo sobre las hojas para sentir en su filo el de los quchillos de esta otra cara de la poesía de Andrea Alzati, quien habla de placeres secos y gemidos punzantes, de madres como círculos y de gestos que al repetirlos engendran nuevos cuerpos desde los cuales explorar la ciudad, el mundo, o tan solo el jardín trasero de la casa.

Me es imposible vislumbrar la cantidad de ramas que les permitirán desbrozar estos quchillos; sin embargo, estoy seguro de que de aquello que corten brotarán flores y tallos de manzanas que afilaran el hambre con que se mueven ustedes, lectores, por los entresijos de la vida.

 

 

 

 

 

*(Guanajuato-México, 1989). Poeta y artista plástica. Licenciada en Literatura latinoamericana por la Universidad Iberoamericana (México). Fue becaria del programa Jóvenes Creadores del FONCA (poesía, 2016). Ha publicado en poesía “Animal doméstico” (2017) y “Todos mis quchillos” (2019); y el libro de dibujos y textos «Algo tan oscuro que no tiene nombre» (2018). Otras creaciones, tales como dibujos, traducciones y poemas inéditos, están disponibles en www.andreaalzati.com

Deja un comentario