Por Fredy Yezzed*

Crédito de la foto (Izq.) Fondo Editorial Fundarte /

(Der.) el autor

 

 

El diario inédito del filósofo vienés

Ludwig Wittgenstein (2016),

por Fredy Yezzed

 

(fragmentos)

 

 

1

 

1.         La realidad está limitada por la totalidad de la poesía. La poesía no tiene límites.

1.1       La poesía es un jardín: un jardín que habla de otros jardines.

1.11     Poesía, en una palabra, señor entrevistador, es requiem.

1.12    Pero la mejor definición de poesía es la siguiente proposición: Poesía no es ni lo uno ni lo otro; quizá tampoco lo tercero.

1.13   El lenguaje es la flor, dijo Mallarmé. Si esto es así, entonces, la poesía es la floración: encantamiento de la flor.

1.2        Under the Winter: quizá su madriguera más cálida, más productiva.

1.21      El único enemigo de la poesía es el poeta: allí, es él contra él mismo.

1.22      & ese silencio… (                ) Es el lenguaje que reclama su propia poesía.

1.3       El mundo siempre ha sido una colección de murallas, & el lenguaje no es más que una de esas inquisiciones del cielo. La poesía solo comete la osadía de saltarla.

1.31       La poesía es como el almendro: sus flores son perfumadas y sus frutos amargos.

1.32      Anudar una palabra a otra, con la esperanza de unir un hombre a otro.

1.33      La poesía que no extiende los brazos es una poesía mutilada.

1.4        Lo meta-poético son las arañas que se comen a su madre

2

2.031    La blasfemia, el insulto: agrietan el aire.

2.0232 El desdentado está más cerca de la Libertad. No le pone obstáculos a lo que viene de adentro.

2.0233 Toda la mudez inexplicable es el recuerdo: el sintagma que se ha quedado anclado a la sal del pasado.

2.027   El pensar es numérico. Los números: imaginación enjaulada.

2.0271 Todos somos contadores de sí-la-bas. El que quiera el oficio del aire: tiene que contar sílabas; debe saber más del número que del sonido.

2.0272  Es tan difícil llegar a la Nada. Es tan  atlánticamente imposible dejar de nombrarse.

2.0277  Pero aún más difícil es decir el sueño: esa llanura de carneros misteriosos.

2.0279  ¿& qué hace tanta palabra, si no es luchar por el hombre, reverdecer al hombre ?

2.02791 Porque uno tiene fe en las palabras, por eso es que               creemos entendernos.

2.028    Cierro la boca: y me quedo solo.

 a. Portada de El diario inedito de Ludwig 3 ed - Caracas

3

3.2       Te veo, pero no sé decirte.

3.201   Alrededor de las hojas, a punto de quebrarse, vibraba tu voz.

3.202   Ahora que sé que estás del otro lado del sueño, temo soñar.

3.203   La libélula me visitaba con frecuencia & nunca trajo la visita.

3.2031  Soy la soledad a fondo. Soy la soledad a muerte.

3.2032  La poesía, como un arma, me defendía de mí.

3.2033  ¿Por qué lees este verso, en lugar de correr a salvarla?

3.204   No hay acción más trascendental que la del semen       diluyéndose dentro de las palabras “entiérrate”, “vive”; en lo que se entiende cuando se dice “ser”, “estar aquí”.

3.2041   Desnudé una mujer. Entré en una mujer. Revolqué en todos los rincones. Te busqué sin desear hallarte.

3.2042  “Hoy ha desaparecido fulano de tal”, sueño que lees en el              periódico, nada más como venganza, para ver si sufres lo              que sufro, apareciendo & desapareciendo.

3.205     En un momento de desesperación, le rogué que me escribiera una carta. Me han llegado 3. No he sido capaz de rasgar el primer sobre. Toda ella era un vaso de agua temblando en mi sed.

3.2051    Escribe cartas el que no desea envenenarse consigo mismo.

3.207     ¿Cuántas mujeres caben en un hombre?

3.2071    ¡No digas tonterías!

 

 

 

4

4.0153    desnudo es la palabra más triste.

4.0155    Cuando no estoy buscándote, no danzo, no soy.

4.0157    Cierro los ojos & allí estás abriéndome los ojos.

4.016    Mi país camina atravesando el desierto: sin guía, con un pan mojado de sangre, sin tu Palabra.

4.0161    Señor, te diré la verdad: te hemos creado a nuestra imagen y semejanza, [no a la tuya], como a la radio, la guerra y la escritura.

4.017    Señor, sal de mí, invade mi oscuridad.

4.018    Si hay una proposición que exprese con precisión lo que pienso, es esta: Bueno es lo que Dios ordena.

4.019    Ha llegado Dios en el tren de las 5:15.

5

5.17    Orfandad, diosa del mal.

5.171    Mi orfandad es rotunda: estoy yo. Pero lo que me duele es él, la imagen mía, lejos de mí.

5.174    Dios, dime que estabas con ella, porque conmigo no estabas.

5.1741   Sólo cuando mueren los padres, se inicia el verdadero diálogo con la muerte.

5.175     Soy un huérfano, pero ¿de qué alma?

5.1751    La limitada noche del hambre, no encuentro otras palabras para nombrarte.

5.176    Vengo de morir. Vengo de nacer. El punto medio es una criatura sentada en el quicio de su puerta con un perro.

5.177     & te recuerdo, madre, como cuando la única luz era tu sombra.

5.1771    El cordón umbilical también es una cadena.

5.1772    ¿Si diseccionamos la palabra vientre encontraremos siempre la palabra centro?

5.1798    La orfandad es una noche indescifrable, donde un hombre enciende un fósforo.

El poeta Fredy Yezzed. 2017

El poeta Fredy Yezzed.
2017

6

6.5    Sólo vine a ver el jardín, leo en el famoso libro del diácono Charles Lutwidge Dodgson.

6.51    Los ancianos de Noruega sólo tienen dos sueños: desayunar en la cama con la muerte & no dejar morir las flores.

6.512  Las flores de Alexander no saben de las estaciones, no han leído literatura de invierno & les parece de mal gusto la poesía que habla de rosas. Las flores de Alexander sólo saben de la pobreza, del milagro de vivir, de los ojos del gato sobre la mariposa.

6.513   El cisne negro de cola blanca, que hace equilibrio con una pata, está perturbado: no sabe si es cisne o flor, las miradas de la gente lo tienen confundido.

6.514   Le susurro al cactus que no esté lejos, que no le rasgue los vestidos al viento, que por dentro un largo manantial le corre.

6.515    La sombra de un vikingo muerto hace mil años. El musgo abrazado a la roca.

6.516   Viéndolo de escorzo: el seco árbol de cedro parece un desesperado brazo con sus dedos en actitud suplicante. Tal vez desea la frente de la estudiante, tal vez ruega la mirada del cielo.

6.517   Lo que el dibujante de flores no sabe, es que la azucena blanca también lo está retratando.

7

7          De lo que no se puede hablar, hay que callar la boca.

 

 

 

 

 

*(Bogotá-Colombia, 1979). Después de un viaje de seis meses por Suramérica, se radicó en Buenos Aires, donde estudia el género del poema en prosa argentino. Recibió el Premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández. Como investigador literario escribió los estudios Párrafos de aire: Primera antología del poema en prosa colombiano (2010) y La risa del ahorcado: Antología poética de Henry Luque Muñoz (2015). Libros de poesía: La sal de la locura (2010; 2014) y El diario inédito del filósofo vienés Ludwig Wittgenstein (2012; 2016).

Deja un comentario