Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

 

Por Timo Berger*

Crédito de la foto www.rbb-online.de

 

Poema “El amante de misiles”,

por Timo Berger

 

Estuviste en El Paso, Wernher,

en un complejo habitacional

bajo observación

 

saltando a una pileta

desde una altura de tres

quizás cinco metros

hacía atrás

 

las pruebas balísticas

los muertos en los alrededores

de un pueblo polaco, el campo

de despegue

 

un niño, con el verso

que ya de niño tuvo la idea loca

de viajar a la luna

el satélite bien arriba

de todo

y los Estados Unidos abajo

 

las tropas ocupantes

recibien a los científicos de Peenmünde:

diez años más avanzados

que el resto del mundo, sabían

hacer explotar un cohete

a control remoto

 

y no eran chinos ni japoneses

que con el polvo negro

crean flores de fuego en el cielo, no

 

las diez toneladas

de explosivos vuelan

más rápido que el sonido

 

de noche unas flechas letales dan

en unos edificios de los alrededores de Amberes

en los jardines de barrios burgueses

de Londres.

 

Wernher Magnus Maximilian Freiherr von Braun**,

además de barón, you are a fucking

bastard!

 

No pasó un año desde el fin de la Segunda Guerra,

y ya despegan los wunderwaffen de vuelta

desde White Saints

como guardianes del Free World.

 

Los hombres de los misiles aprenden

inglés en el desierto…

Wernher sigue tocando

el piano, le encanta la música

clásica y su corte de pelo

un legado del régimen nazi.

 

Se siguen desarrollando el motor

y la conducta, Wernher

te veo radiante

en blanco y negro…

 

En la cinta de décadas pasadas

se borró tu participación en las SS

 

pero te llevaron a los E.E.U.U.

en una operación clandestina…

 

Wernher, querías ser el hijo pródigo

proponiendo el misil de dos compartimientos

con una bomba atómica

en la cúpula

 

Wernher… sabes cómo afinar

precisión y efectividad

de su destino

 

Wernher sabes cómo hacer vibrar

las cuerdas hasta las del celo

para volvernos una sonatina

de un compositor olvidado…

 

Eso, ¿qué tiene que ver?, reclama el encargado

militar de la sección lanzamisiles

en El Paso…

 

Mientras en el desierto explotan las bombas

el hombre en la luna da tres vueltas

saltando alrededor del módulo lunar

en la superficie de los sueños de Wernher.

 

Así se cuenta la historia

y ¿quién quiere hablar

de los miles de cuerpos en la fosa común

escondida en las minas de Turinga?

 

Provincia en que se fabricó

el arma milagrosa…

 

¿Quién quiere hablar

del tic de Wernher

de sus ojos aniñados

que miran el cielo

contando las estrellas

y sus posibles destinos?

 

Pregunta a Oppenheimer, el padre

de la bomba atómica: ¿cuán fuerte

tiene que ser el mecanismo

de activación?

 

Wernher, borrada

de tu biografía toda

incursión hitleriana

sos ahora un héroe nacional

 

El hombre que manda

al hombre a la luna

también borrada

por la bruma nocturna.

 

El prócer que hace posible

que su nuevo país defienda

al mundo libre

misil por misil

artefacto por artefacto

de los rusos tan temidos

y superando la vergüenza

del Sputnik…

 

No tienen la culpa, dice Speer

en los juicios de Nuremberg

sobre los ingenieros de Peenmünde

 

con su knowhow

como si la tecnología fuese

lo que defendía Mallarmé

L’art pour l’art

y no una herramienta

en un contexto dado.

 

Wernher, te casaste con tu prima

(otro contexto dado)

la Von Quistorp… y la llevaste a bailar twist

a Nueva York…

 

Pero nunca saliste de un bien definido

largo y lúgubre corredor

de ideas, la súper-arma,

la estación espacial para vengarse

tras los más que probables ataques soviéticos

desde el cosmos…

 

O con tu hermano espiritual

Walt Disney

dibujando nuevos modos de usar

armas y espacios

pinceles y especies…

 

En un barrio de Huntsville

una colina llamada Sauerkraut Hill…

se fundan familias, aparecen niños…

 

Él amaba a sus niños, era un padre

tierno…

 

Más tarde, su esposa

diría en una entrevista

con una leve mueca de disgusto:

 

Tuve la impresión

de haberme casado

con un misil…

 

Yes, en algún momento hubiéramos reached the moon

without Von Braun

 

Jamás la historia depende de un solo hombre…

 

Pero recién ahora estaríamos

llegando a la luna

 

y él saluda desde Marte…

 

 

*(Stuttgart-Alemania, 1974). Poeta, periodista, productor cultural y traductor. Fundador del Festival Latinale (Berlín) junto con Rike Bolte (www.latinale.de) dedicado a la poesía actual latinoamericana. Fue cofundador del Festival de Poesía Salida al Mar (Argentina, 2004-2007), y coordinador de los eventos poéticos alemanes en la FIL de Guadalajara (2011). Ha brindado talleres literarios y compilado antología y dossiers en varios países de Latinoamérica. Ha publicado Der Süden (2014), Microclimas (2014) y Mitlesebuch (2015) y como compilador El fin de la afirmación. Antología de novísima poesía en lengua alemana (2015) y De ahí nomás. Poesía actual de Centroamérica y el Caribe (2014). Ha traducido entre otros a Fabián Casas, Sergio Raimondi, Pola Oloixarac, Edgardo Cozarinsky, Manuel Rivas, Raúl Zurita, Silvio Rodríguez, Julián Herbert, Criolo, Luis Chaves, Nicolas Behr.

 

 

 

**(Wernher von Braun, Wirsitz-Alemania, 1912 – Alexandria-EE. UU., 1977). Ingeniero mecánico y aeroespacial nacionalizado estadounidense. Doctor en Física por la Universidad de Berlín (Alemania). Trabajo en la NASA. Fue uno de los más importantes diseñadores de cohetes del siglo XX​ y jefe de diseño del cohete Saturno V, que llevó al ser humano a la Luna.​ El cráter lunar Von Braun lleva este nombre en su memoria.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: