De los poemas: © Reiner Kunze/

Fischer Verlag

Nota y traducción: © José Aníbal Campos

Crédito de la foto: Quelle: picture alliance/dpa

www.welt.de

 

 

Entre el grito y el silencio: Reiner Kunze

Los colectivos sometidos desarrollan al máximo el arte del silencio. La elipsis es, a la vez, su salvación y su condena. Por una parte, los protege de la opresión, pero los condena a una prolongada aceptación de la misma sin que se ejercite el grito liberador de la protesta. El poeta de esos espacios sometidos se mueve entre esos dos polos del silencio y el grito. El poemario zimmerlautstärke, de Reiner Kunze (de donde han sido tomados estos textos) lleva al comienzo un epígrafe de Séneca: «[…] permanece firme y ayuda con tus voces; si alguien te aprieta la garganta, permanece en pie y ayuda con tu silencio».

No de otro modo hay que entender el hecho de que Reiner Kunze (Montes Metálicos, Alemania, 1933) se haya convertido en un maestro de la elipsis, el autor de una poesía en la que los huecos de lo no dicho son casi tan (o más) elocuentes que lo no expresado. A ninguna autoridad que aspira a verse incuestionada (lo mismo si se trata de un Estado represor, de un pastor protestante, de un maestro tiránico y ególatra o de una simple madre mentirosa que le susurra a su hijo de noche: «¡No soporto que me mientas!»), le agradan las líneas escamoteadas ni las frases a medias. Al menos las que no son suyas. Por eso todas adiestran para los pulcros discursos teleológicos, por ello amaestran siempre para una presunta «honestidad» que nunca están en condiciones de aceptar en todas sus consecuencias.

Ofrecemos aquí siete buenos ejemplos de cómo mantener la firmeza poética entre el alarido y la mudez. Lo mismo cuando el poeta intenta explicar el mundo a su hija (los primeros cinco poemas, tomados de la serie «Monólogos con la hija»), que cuando, con su silencio, nos brinda toda una de esas lecciones de historia universal que no hallamos en ningún manual de la materia.

 

Café Zartl (Viena).

7 de septiembre de 2016.

 

 

7 poemas de Reiner Kunze

 

 

Meditar

 

¿Que qué es eso, hija?

 

Hacia el amanecer

aun sentado ante el escritorio, en la pernera

una mariposa nocturna

que duerme

 

y ninguno sabe nada del otro

 

 

 

Después de la clase de historia

 

Ésos de antes, el

tal Tamerlán, vaya si era

cruel: mandó atar a unos postes a diez mil de

sus prisioneros, y vertiéndoles barro y mortero

encima, los tapiaba

vivos

 

Hija, las excavaciones parciales

de cimientos más recientes

ya las están

lamentando

 

 

 

Presente

 

¿Que qué guardo bajo candado y un sello?

 

Ninguna conspiración ni siquiera

pornografía

 

Pasado, hija

 

Conocerlo puede

costar el futuro

 

 

 

Después de un inacabado trabajo de matemáticas

 

Todo

lo impregnan las matemáticas, dice

el profesor: medicina

psicología

idiomas

 

Él se olvida

de mis sueños

 

En ellos calculo sin cesar

lo incalculable

 

Y me asusto cuando suena

como tú

 

 

 

Suicidio

 

La última de las puertas

 

Pero nunca se ha

tocado ya a todas

 

 

 

Como las cosas de arcilla

 

Pero yo pego mis mitades como un roto cuenco de arcilla

(Jan Skácel, carta de febrero de 1970)

 

1

Queríamos ser como las cosas de arcilla

 

Estar ahí para ésos

que cada mañana, a las cinco, beben su café

en la cocina

 

Estar entre las mesas sencillas

 

Queríamos ser como las cosas de arcilla, hechas

del polvo de la tierra 

 

Y que nadie pueda matar con nosotros

 

Queríamos ser como las cosas de arcilla

 

En medio

                  de tanto

                                  acero

                                              rodante

 

2.

Seremos como los añicos

de las cosas de arcilla: nunca más

un todo, tal vez

un destello

al viento

 

 

 

Pescando en la frontera

 

Hasta el fondo del río, alambre de espinos que

solo el pez puede cruzar

 

La mirada escudriña la maleza antes de que

Hablemos

 

¿De qué?

 

En la lengua de los checos las voces pez y peligro

se aliteran

 

 

———————————————————————————————————–

(versión original de los poemas en alemán)

 

7 Gedichte aus Reiner Kunze

 

Meditieren

 

Was das sei, tochter?

 

Gegen morgen

noch am schreibtisch sitzen, am hosenbein

einen nachtfalter der

schläft

 

Und keiner weiβ vom anderen

 

 

 

Nach der Geschichtsstunde

 

Die damals, der

Tamerlan war der

grausam: zehntausende seiner gefangenen lieβ er

binden an pfähle, mit mortel und lehm

übergieβen lebendig

vermauern

 

Tochter, die teilweise ausgrabung

jüngster fundamente

wird bereits

bereut

 

 

 

Gegenwart

 

Was ich verwahre hinter schloβ und siegel?

 

Keine konspiration nicht einmal

Pornografie

 

Vergangenheit, tochter

 

Sie zu kennen kann

die Zukunft kosten

 

 

 

Nach einer unvollendeten Mathematikarbeit

 

Alles

durchdringe die mathematik, sagt

der lehrer: medizin

psychologie

sprachen

 

Er vergiβt

meine träume

 

In ihnen rechne ich unablässig

das unberechenbare

 

Und ich schrecke auf wenn es klingelt

wie du

 

 

 

Selbstmord

 

Die letzte aller türen

 

Doch nie hat man an alle schon geklopft

 

 

 

Wie die Dinge aus Ton

 

Aber ich klebe meine hälften zusammen wie ein zerschlagener topf aus ton.

(Jan Skácel, brief von februar 1970)

 

1.

Wir wollten sein wie die dinge aus ton

 

Dasein für jene,

die morgens um fünf ihren kaffee trinken

in der küche

 

Zu den einfachen tischen gehören

 

Wir wollten sein wie die dinge aus ton, gemacht

aus erde vom acker

 

Auch, daβ niemand mit uns töten kann

 

Wir wollten sein wie die dinge aus ton

 

Inmitten

                  soviel

                                  rollenden

                                              stahls

 

2.

Wir werden sein wie die scherben

der dinge aus ton: nie mehr

ein ganzes, vielleicht

ein aufleuchten

im wind

 

 

 

Angeln an der Grenze

 

Bis auf den fluβgrund stacheldraht den nur

der fisch durchschwimmt

 

Der blick durchforstet das gebüsch bevor wir

Sprechen

 

Wovon?

 

Ähnlich klingen auf tschechisch die wörter

fisch und fehler

 

 

 

 

*(Oelsnitz/Erzgeb.-Alemania, 1933). Poeta y traductor. Licenciado en Filosofía y Periodismo por la Universidad de Leipzig (Alemania). Tras graduarse trabajó en la facultad de Periodismo de su universidad. Ha ganado numerosos premios, entre otros, el Premio Georg Trakl de poesía (1977), el Premio de Literatura Weilheimer (1997), el Premio de Literatura de Turingia (2009) o el Premio Franz Josef Strauss (2015). Publicó en poesía Vögel über dem Tau (‘Pájaros encima de la escarcha’, 1959), Sensible Wege ,1969), Die wunderbaren Jahre (‘Los años maravillosos’, 1976), ein tag auf dieser erde (»,1998), etc.; y en narrativa Der Löwe Leopold (‘El león Leopoldo’, 1970), etc.

 

 

Deja un comentario