La oscuridad de los gatos era también nuestra oscuridad