Vallejo & Co. presenta, en exclusiva, seis poemas del nuevo libro del poeta Benito del Pliego, Dietario, publicado este 2015 por Amargord.

 

Por: Benito del Pliego*

Selección: Mario Pera

Crédito de la foto: Manu Granadero

 

 

8 entradas de un Dietario,

por Benito del Pliego

 

 

 

14 de agosto

 

a Nacho Fernández

Las cosas y su verdad se apiadan de la rutina, runas de demacrada decoración. Nada mejor, esta superposición como de polvo en muebles. Aquí están los detalles, la fragua efímera de los talleres y, de tarde en tarde, la iluminación fugaz, el fuelle de lo hermoso.

 

Los mira así quien esto escribe y dice: sea yo agua para el pez, no destello de pecera. Hágase con esta sabiduría eslogan de hogar, impreso en felpudo o puerta: No pasar. Private property.

 

§

 

11/13/08

 

Como un graznido, un espantajo, echaba de su boca aquel crujido. No era crujido. Aquel graznido, aquel espasmo. Llevaba teléfono, entraba pero apenas si podía dominar su hoyo. Se giraba para aquella frase, lo rechazaba tal vez, tiraba un bocado.

Y del otro lado el otro, doliente de verse así, de verse en aquel crujido, aquel graznido, aquel espasmo.

 

§

 

3/3/09

 

Encuentra un nombre, una verdad para decir lo que duela (lo que revela). Un nombre, una verdad escrita con citas de otros nombres y así y así se aguza, se nota tocada y sabe, que está ahí, que un espacio que la espera, que puede mencionar, que puede hablar, y así, y así menciona, así y así menciona su malestar.

 

§

 

July 29

 

Que se vuelva a ver en el espejo de mierda, que se vuelva a ver rechinar los dientes y a maldecir la su esterilla. Allá cada cual con su puñalito, allá cada cual con su colleja y su callejón. Pero no aprendes, vuelven a malhumorarse (triste morada es su moraleja) y no sabe vivir, no sabe, no saben más que aquejar el esqueje, cacarear su castración, su cantinela (hela aquí hecha canción).

Mírate bien, carita de caca; mírate bien y merma ya si no sabes remar.

 

§

 

Saturday,  Feb. 6

 

Demonio de la escritura, demonio de la escritura del que toma parte y aparte se da, entrégase entre darse y darse y así así como quien gime, como quien se atalaya y desde allí se arroja se llama se quema en esto que está diciendo, diciéndose, apenas anotado, la mano amoratada. Y desde allí desdecir, dedo, decir, decir , decidir.

 

§

 

Wednesday, July 14

 

10, 12, 15 años después sigue en pie, en el parque perdido. Podría no haber progresado, podría haberse ido en herida, podría haberse caído.

Esta obsesión, este ser testigo de lo obvio (el olvido) no es un intento de ocultismo: vio lo vivido.

 

§

 

10/18/09

 

(National Gallery, Washington D.C.)

Mire esta mancha. Los objetos se adhieren y son manchas junto a ella y nos dan qué pensar qué son objetos qué son los lienzos qué son tú y yo y ve y no ve y los ve y no los ve y allí de sala en sala, de lienzo en hospital en memoria (de qué) y los ve y no ves lo que viste tiempo atrás. Y la manera en que lo viste entonces. Y ahora disminuido y/o ido. No, entonces Jasper Johns. Entonces la aspereza. Desconocido dirección equivocada. Pero Joan y su silencio, Brossa en retirada pero no Johns, y sin embargo una bombilla y su bombilla. Cubrir los objetos en pintura gris (¿de qué Juan?) o de ese azul que no muestra; cubrir la bombilla de objeto. Una mancha una fecha una manta, ya no te acuerdas, mirabas los cuadros de Johns y había un no. Pintarla de azul, pintar la memoria, pintar la mirada, la nada y ya qué vas a pensar la próxima vez, qué verás si es que hay próxima?

 

§

 

Atenas arde y no es la llama olímpica. Es la furia que avienta la debacle, Victoria de Samotracia rociada en gasolina.

El papel del fuego en nuestra evolución, incorporación visceral del fuego que reduce, dicen, la necesidad de largos intestinos, y hace posible la digestión, la concentración para leer un libro, trazar caballos, manos y bisontes.

De nuevo la estufa ardiendo, la madera que mantiene el calor, la hoguera que aleja con su bondad al bonzo que se nos quema. Apenas Atenas.

Atenas arde y no es la llama olímpica. ¿Con qué manos, Victoria, apagarás tu fuego?

 

 

 

 

 

*(Madrid, 1970). Ha publicado libros de poesía como Merma (Tenerife: Baile del Sol, 2009), Índice (Madrid: Varasek, 2011), Fábula (Badajoz: Aristas Martínez, 2012) y Extracción (México: El tucán de Virginia, 2013). También es autor de ensayos, ediciones, antologías y traducciones como Las palabras son testigos. Obra poética en inglés de Isel Rivero (Verbum, 2010), Voces comunes y otros poemas, poesía reunida de Mario Merlino (FCE, 2012), El ángel de los súbito, antología poética de Noni Benegas (FCE, 2014), y la muestra Extracomunitarios. Nueve poetas latinoamericanos en España (FCE, 2013). En colaboración con Andrés Fisher ha editado la antología de José Viñals Caballo en el Umbral (Ed. Regional de Extremadura, 2010), traducido la selección de poemas de Lew Welch Círculo de hueso (Varasek, 2013) y la de textos breves de Gertrude Stein Objetos y retratos. Geografía (Amargord, 2014). Es profesor en Appalachian State University, Carolina del Norte, Estados Unidos.

 

Deja un comentario