Por Hemant Divate*

Traducción del maratí al inglés por Dilip Chitre, Mustansir Dalvi y Sarabjeet Garcha

Traducción del inglés al español por Zingonia Zingone

Curaduría por Víctor Rodríguez Núñez

Crédito de la foto el autor

 

 

7+1 poemas de Las flores se han vuelto brutales y otros poemas,

de Hemant Divate

 

 

La temperatura promedio de una palabra para ser usada en un verso

 

¿Cuál es la

temperatura promedio de una palabra

para ser usada en un verso?

 

Hice el experimento en un poema

inserté un termómetro en las axilas de las palabras

y

coloqué las palabras en versos

 

algún tiempo después

se desarrolló un estado tormentoso

y la atmósfera de los versos se veía afectada adversamente

por la diferencia entre la temperatura interior de las palabras y la exterior

 

tuve miedo

de la posibilidad

que al pisar la maraña creada

por los versos que contienen un significado fuerte

ejerciendo presión sobre los versos con un significado débil

podría resbalarme y caer tropezando

en las cursivas

o

un entero verso cuyo significado no tiene el respaldo de la experiencia

se me podría estrellar encima

 

desde un nuevo poema que está a punto de ser escrito

una palabra sin sentido de presión baja

o una borrada

podrían por miedo

 

golpearme

de mala gana voy a dejar este experimento

de escribir un poema

ahora

hasta he cerrado este laboratorio

 

 

 

La primera lluvia nocturna de la temporada

 

Como la pantalla blanca de la tele llega

el zumbido de la lluvia que cae afuera

y el olor terroso de un perfume sin marca

impregna la habitación como la luz ronca de la tele

ha estallado un repentino croar de ranas

que suena como eructos de acidez

 

A esta hora de la medianoche fulgente

como una luz de neón inquieta y medio-muerta

la esposa hastiada

repite el esfuerzo de dormir a su hija

la hija se duerme

se despierta

se vuelve a dormir

y de nuevo se despierta

En el trueno inesperado del volumen que sube

la esposa irritada cierra

las cortinas irritadas, la tele, las luces, el baño

 

Como la hija

el poema que está a medio-germinar

en la profundidad de la mente

queda perturbado

en la profundidad de la mente

La lluvia afuera y el olor de la tierra

están suspirando por alcanzarme

y yo desde adentro de la habitación

por alcanzar el poema

 

Hago un gran esfuerzo por salvar

la mente del poema y la

profundidad de la mente

Más tarde, en horas tranquilas,

si fuera posible descargar esta misma lluvia

y si se levantara el mismo olor a tierra,

yo escribiría el poema salvado en mi disco duro

y disfrutaría tremendamente

esta primera lluvia nocturna de la temporada

 

 

 

¿Qué le ha pasado a la lengua?

 

¿Qué le ha pasado a la lengua

del niño que chupaba palitos de caña de azúcar?

¿Qué le ha pasado a su lengua, esa vagabunda,

que rodaba una vieja llanta por todo el pueblo?

¿Qué le ha pasado a la lengua de todos los días

de este niñito que jugaba a bolón y canicas?

 

¿Qué le ha pasado a la lengua de ese niño

que gustaba de jugar a surparambya[1], a gilli-danda, a lagori,[2]

a los trompos, a papi-mami, a doctor-doctor?

 

¿Qué le ha pasado a ese pájaro libre

que en la jatra[3] soplaba con júbilo su pito?

¿Ese niño provocador, que jugaba appa-rappi[4]

y cricket con bola de trapos? ¿Qué ha pasado?

 

Ese mismo niño qué más tarde hablaría con sus amigos,

consciente de que su lengua es absolutamente ghati[5].

¿Qué le ha pasado a su lengua?

Kaay zhaala[6]?

 

 ———————————

[1] Juego de brincar entre las raíces salidas del árbol de Banyan.

[2] Gilli-danda y lagori pertenecen a la categoría de los juegos tradicionales de la India denominados Desi games que los niños jugaban, sobre todo en las zonas rurales, y que con el progreso se están perdiendo. Gilli-danda es una especie de cricket jugado con un palito que representa la pelota (gilli) y uno más grande que se utiliza como bate (danda). Lagori, en cambio, se juega en dos equipos, apilando piedras planas y lanzando desde lejos una bola de tenis para derribarlas y tocar a un miembro del equipo opuesto.

[3] Una celebración popular o feria.

[4] Juego de niños en el que se trata de tocar a otro lanzando una pelota. Gana el que no es tocado.

[5] Inglés hablado con un fuerte acento vernácula.

[6] ¿Qué pasó? En idioma Maratí.

 

El poeta Hemant Divate leyendo.

 

Las flores se han vuelto brutales

 

1.

 

Las flores se vuelven brutales,

los árboles se vuelven brutales,

el idioma se vuelve brutal,

la poesía se vuelve brutal.

 

Los poetas han dejado

de escribir en su propio idioma

y han empezado, en cambio,

a molerlo en granos siempre más finos.

 

2.

 

En lugar de cada doce leguas, ahora

los idiomas cambian por completo

cada doce años.

Lo cual significa que después de treinta seis años

ningún idioma puede seguir siendo el nuestro.

 

Por ejemplo, el idioma que yo hablaba

cuando era niño, hace treinta y seis años

ya no evoca ninguna afinidad.

 

Lo que significa que no puedes creer ¡coño! que estos decrépitos

aprecien la poesía que hoy escribimos nosotros, ¿cierto?

 

Respetados vejestorios,

ustedes se han adueñado del idioma entero

lo han masticado hasta dejarlo hecho una papilla.

Nosotros, solos, consumiremos un idioma entero.

¿Apostamos?

 

 

 

La muerte del poeta

 

En estos tiempos, los poemas pueden oler el tufo

de la muerte de la lengua

pero nunca sienten los heraldos

de su propia inminente aniquilación

 

Puede que algunos realicen su vida

escribiendo poesía en la muerte

 

Pero yo nunca he escuchado de alguien muriéndose

mientras escribe o lee poesía

 

Oh Dios del verso

concédeme una bala en la cabeza

mientras escribo un poema

o, si yo fuera el único que se muere,

deja que la explosión de una bomba me lleve

quién más podría tener tanta suerte

morir en el acto de leer poesía

 

Deja que la oscuridad y la luz que tengo en frente

como un relámpago, sin escándalo, se vayan

mientras yo paso a la página siguiente

 

 

 

Hombre sin ombligo

 

La negación es un alivio que sube y baja

tocando su propio tambor

y

el feto de los recuerdos crece eternamente

¿Por cuánto tiempo te he de esperar?

Las flores en mis manos se derramaron en mis ojos,

ahora, al abrir la ventana de la dolorosa ausencia,

para ver adentro, ¿qué veo más

que un cuerpo paralizado

de palabras flacas, debilitándose?

¿A cuál hospital he de ir?

 

El hijueputa mundo entero ha perdido su ombligo

ahora siento

que ya no amo a nadie

tampoco odio

y entonces me sacudo de encima

su guión táctil

el poema crujiendo de abandono de los senos al ombligo

 

Ahora solo me queda caminar un poco más

para alcanzar la ciudad que no es la suya

allí me curarán mi SIDA mental

y me harán hoyos en los pensamientos

y le pondrán tornillos adentro

pero ahora juro

que no recuerdo a nadie

ahora hay que envolver la luna y enterrarla debajo de un árbol de nimbo

como enterramos el cordón umbilical de un bebé recién nacido

 

 

 

Sigo sin entender

 

Sigo sin entender

exactamente ¿qué hay que hacer de primero

al hacer el amor?

 

¿dónde debería uno empezar a acariciar

para que ella se rinda de inmediato?

 

Lo mismo pasa al escribir un poema

¿en qué verso debería empezar el poema

para que salga bien?

 

 

 

Tío Pedru

 

Tío Pedru

Uno a uno tus órganos se vuelven traidores

Tu sillón de madera

El cenicero en el que pones tus bidis

Tu bacinilla para la mierda

El aleteo de tu Biblia desteñida

Y un marco de Cristo es todo que queda

Yo todavía siento tu presencia

Tumbado en el sillón, tosiendo y gimiendo

Fumando bidis inquietamente

Tu vida se está haciendo inaguantable para ti

Pero tú no puedes

Andar por el cuarto inquietamente

Tus labios tiemblan

Pero no pueden pronunciar palabra alguna

Hasta el humo que sale de tu bidi

Parece estar paralizado como tú

 

Frente al Cristo enmarcado

Murmurando una oración en la mente

Todo tu cuerpo murmura

Quizás una última oración para ti y para nosotros

 

Nos preguntabas a todos

“¿Qué hacen estos días?”

En aquel entonces yo no hacía nada

Más que escribir poemas

 

Tú decías

“Estás loco”

Pero leías con gran interés

Mis versos

Decías

“Cuando yo estaba en la U

Yo escribía poemas

Pero era por locura

La poesía te debilita, mijo

 

El día que dejé de escribir

Dejé de preocuparme por los demás

Y me convertí en el más fuerte de los hombres.”

 

Pasaste tu vida sin compañera

Toda tu vida fuiste huérfano

Nunca nadie te amó

 

Y ahora bajo la luz de una bombilla de cero-vatios

Las palabras en la Biblia deben verse muy desteñidas

Así también tú

Nos pareces desteñido

 

Desde las barras de tu ventana

Estarás viendo

El día que se hace noche

Estarás adivinando la hora con un cálculo aproximado

No esperarás que alguien llegue

Y si algo esperas

Es que la ventana y todas las temporadas que percibes a través de ella

 

Se caigan encima de ti como hojas

Y cuando todo está solo

Finalmente recordarás

Tu vida

En silencio

Le rezarás a Jesús

Con el alma angustiada

Tío

No eres pariente de nadie

¿A quién recordarás?

Y si recuerdas tu vida

¿Qué exactamente valió la pena recordar?

Ahora,

Cuando te recuerdo siento

Que en cualquier momento me puedo derrumbar

Pero

Todavía aguanto

Porque estoy loco, Tío,

Todavía escribo poemas

Estoy loco.

 

 

 

 

 

*(Bombay-India, 1967). Poeta, editor y traductor. Es fundador y editor de la influyente revista maratí Abhidha Nantar, publicada ininterrumpidamente por dos décadas. Su editorial, Paperwall Media & Publishing, ha publicado más de cien títulos de poesía bajo el sello Poetrywala. Para más información, ver: www.paperwall.in

Deja un comentario