Por Geraldine Mac Burney Jones*

Crédito de la foto (izq.) Griselda García Ed. /

(der.) Proletarios

 

 

7 poemas de “Garmon o esa vieja

música de nieve” (2019),

de Geraldine Mac Burney Jones

 

 

Garmon / Black Moon – Wilco

 

I.

 

Aquí el sol no acontece. Un arco iris tiembla desde la tierra. Por la mañana la bruma visita a los corderos, se acuesta entre robles y con sonrisa de otro mundo jura detenerse.

 

 

II.

 

Él sale a cazar mi orfandad a las colinas azules.

Orbitante se estremece.

Me pregunta si los dioses existen

y abovedo preguntas más vastas que la noche.

 

 

III.

 

Es el río. Con su lenguaje espiral de reino antiguo.

A veces recuerdo algunas cosas. Pero sopla el viento.

Se desgajan las piedras y Dios galopa muerto.

 

 

IV.

 

Comeremos mañana golondrinas. Al subir la luna te esconderás detrás de los cerezos. Pasará la quieta eternidad del pueblo.

Comeremos golondrinas como astros, mundos, caminos de colores. Vendrán historias remotas. Seguiremos inmóviles mientras todo brilla.

 

 

 

Venus in Furs – John Cale

 

Es hora de atrasar los relojes. Porque el invierno vuelve arropado de noche y mala fortuna.

No veo lechuzas. Los zorros escarban la última sangre de cada gallina. Será un invierno asido de pequeñas criaturas. De a poco vendrán como lobos en la noche. A susurrarme en sueños, a regalarme brújulas para roer antiguos calendarios. Me traerán el pentagrama blanco de las siestas, una mañana trémula con andar de pájaro, los mil rostros de la infancia. Una tarde con mi abuela. Su perfume azul.

 

………………………………………Y mi corazón aullando

 

……………………………………………………………………….como un antílope.

 

La poeta Geraldine Mac Burney Jones.

 

Cordón de Plata – Gustavo Santaolalla

 

Los niños escuchamos.

En cambio, los seres ocultos

arrojan palabras como piedras.

Nosotros examinamos flores.

Ellos devoran jardines con piedad de rapiña.

Así, se silencia un relámpago.

Yo presiento mi desnudez en cada temblor.

Cada palabra, su vértigo.

Somos anémonas en la noche blanca de las horas.

 

 

 

Ar y Mynydd – Meic Stevens

 

I.

 

Navidad aquí es un muérdago viviente. Duelen las luces tendidas de los árboles, un titilar de témpanos en dedos débiles.

 

 

II.

 

Es tiempo de campanas.

Las sombras acontecen.

Las hamacas se tersan como frías ondinas.

Vendrán los pájaros a desgarrar el viento.

¿Será de magnolias su sangre?

 

 

III.

 

Esas nubes diarias me recuerdan que estoy lejos de casa. Entonces no miro al cielo. Sólo los charcos como tibio carbón. Allí también de vez en cuando amanece.

 

 

 

Chairs in The Dark (White Fence) – Cate Le Bon

 

I.

 

El frío. Como las palabras.

Ese lado

…………….por donde la hendidura.

 

 

II.

 

La oscuridad: lluvia obsidiana del invierno.

 

 

White Rabbit – Jefferson Airplane

 

Sólo un gesto

y el día cobra el color de jardines entumecidos.

Así, la noche

y henchirse de orfandad.

 

 

 

Heaven – Talking Heads

 

I.

 

Yo creo en las casas del ocaso

y en los árboles derramados hacia el cielo.

Pero temo.

Se desvanece la música como las plegarias, la infancia y el oficio

de hablar con nuestros muertos.

 

 

II.

 

Tendida desde una soga puedo ver la noche entera.

Arcillarme hasta el silencio. La nada no duele.

Susurra.

 

 

III.

 

Herida al borde de la noche. Como un animal que cae

y tiembla.

 

 

 

 

 

*(Chubut-Argentina, 1984). Poeta. Reside en Gales. Estudió Medios de Comunicación en la Universidad de Bangor y es abogada por la Universidad Católica de Córdoba (Argentina). Obtuvo la Corona de Eisteddfod del Chubut, Plaqueta del Senado de la Nación (2009) y la Corona del Eisteddfod de Trevelin (2014). Ha publicado en poesía Vestal de luna (2012), Canción para un alma en vilo (2018) y Garmon o esa vieja música de nieve (2019).

Deja un comentario