Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

 

Poemas de Yu Xiuhua

Traducción por Feng Lan* y Juan Carlos Galeano**

Texto introductorio por Feng Lan

Crédito de la foto la autora

 

 

Yu Xiuhua y la renovación poética en China

 

Yu Xiuhua ha sido llamada la “Emily Dickinson de China”. Ascendió a la fama a una velocidad fenomenal, como suele ocurrir hoy gracias a Internet. Su poesía y orígenes han llamado la atención en su país y en el extranjero; aparece en un documental galardonado, y en varios programas de televisión y numerosos artículos, incluidos CCTV en China y el New York Times en los EE.UU. Es la poeta viva más leída y comentada, actualmente, en China.

Yu Xiuhua nació en 1976 de una familia campesina de Hengdian, un pequeño pueblo en la provincia central de Hubei en China. Al haber sufrido una parálisis cerebral al nacer, Yu era incapaz de hablar con claridad, caminar con pasos firmes y usar sus manos para trabajar o escribir de manera eficaz. Tales trastornos físicos inclusive la obligaron a abandonar la escuela antes de completar la educación secundaria. Su discapacidad física, sin embargo, no pudo impedir que siguiera su pasión por la lectura y la escritura. Escribió su primer poema en 1998 y su carrera como una poeta muy original y prolífica cobró impulso en 2009, año en el que comenzó su blog a través de sina.com.

En 2015 había escrito más de dos mil poemas en ese blog.  Sus textos empezaron a recibir atención generalizada en 2014. En noviembre de ese año, Shikan, la revista de poesía más importante de China, publicó una muestra de poemas suyos. Posteriormente, solo en un plazo de tres meses, sus dos colecciones de poemas seleccionados, Moonlight Drops on My Left Hand (‘La luz de la luna cae sobre mi mano izquierda’) y In Such Staggering World (‘En un mundo asombroso’), se imprimieron sucesivamente. El primero incluso resultó ser el libro de poesía más vendido en China en tres décadas. Hasta la fecha, Yu Xiuhua ha publicado tres volúmenes de poemas, una colección de ensayos, una novela autobiográfica y ha recibido varios premios prestigiosos de poesía y literatura en China.

 

La poeta Yu Xiuhua, escribiendo

 

Yu Xiuhau ve la poesía como el “bastón” de su asombrosa existencia en un “mundo asombroso”. Cuando los entrevistadores le preguntaron por qué eligió usar la poesía para expresarse, reiteró que escribir poesía la hace sentir tranquila, alegre y plena. Dijo que las expresiones poéticas están en armonía con su propia forma de pensar y, dado que tiene dificultades para escribir con sus manos discapacitadas, es natural que recurra a una poesía que requiere la menor cantidad de palabras. Abundantes en símbolos e imágenes derivadas de sus experiencias en la vida rural, los poemas de Yu atraen a los lectores con una rica variedad de sentimientos, emociones y deseos, articulados a través de una voz singular y poderosa con la que se identifican las clases poco favorecidas. No es de extrañar el que algunos críticos literarios chinos hayan señalado que la poesía de Yu Xiuhau es capaz de cautivar a un público mayoritario. Ella ha traído de vuelta imaginarios tradicionales con los que el lector común puede relacionarse, imaginarios que surgen de la tierra pero que habían sido dejados de lado por sus contemporáneos. Se podría decir que las obras de Yu representan un triunfo en la renovación de la poesía china moderna.

Yu Xiuhua es consciente de que algunos lectores acuden a su poesía porque están fascinados por las historias que rodean su vida, como una campesina discapacitada, más que por la profundidad espiritual y la belleza artística que su poesía anhela presentar al mundo. Por eso, una vez señaló: “Este es el orden de mis identidades personales: mujer, campesina y poeta. Sin embargo, solo te respetaré si logras olvidarte de mis circunstancias personales cuando leas mis poemas”. Sigamos el consejo de la poeta y dejemos a un lado sus atributos externos. De esa manera, tal vez, podamos llegar a comprender y apreciar sus poemas de una manera verdaderamente íntima y gratificante.

 

La poeta Yu Xiuhua arando en el campo

 

3+1 poemas de Yu Xiuhua

 

 

Atravesé la mitad de China para dormir contigo

 

No importa. Es lo mismo dormir contigo o que tú me duermas.

Nada más que la fuerza de dos cuerpos en colisión, nada más

que una flor empujada a florecer por esta fuerza,

nada más que primaveras en flor para engañarnos

y hacernos creer en los comienzos de la vida.

En la mayor parte de China están sucediendo cosas:

volcanes en erupción, ríos secándose.

Hay presos políticos y trabajadores migrantes que nada importan,

alces y grullas de corona roja baleados hasta el fin.

Cruzo entre disparos y lluvias de balas para dormir contigo.

Pongo todas mis noches en un amanecer contigo.

Reúno a los que habitan en mí para dormir contigo.

Por supuesto, algunas mariposas me pueden desviar de la ruta,

confundir alabanzas con primaveras,

confundir muchas villas con Hengdian, mi hogar.

Pero todas estas son razones para que quiera dormir contigo.

 

 

 

No puedo soportarlo, el viento suena en mi corazón

 

Los sonidos del viento salen por todas partes,

yo parezco muy torpe.

La casa no ha cambiado durante décadas:

la leña al resguardo en la pared contra el sol,

en la luz, el yeso moteado de la pared.

 

Pídele a los sueños de juventud un poco de espléndidas fantasías,

una vida satisfactoria o insatisfecha.

Una estética moral es disfrutar hasta el máximo.

 

Este lugar ha acumulado los sonidos del viento durante todo el año.

La tristeza se esparce aquí y allá por ser tan barata.

No confiamos en las palabras para hablar de la vida,

y la vida es una especie de decoración,

siempre menos que los sonidos del viento.

 

Dentro de muchos años, designarán a alguien para enterrarme.

Todos estos años solo he pensado en la muerte ocasionalmente,

pero he tratado a mi vida como si fuera una costumbre.

 

 

Identidad sospechosa

 

No puedo probar nada en la corte.

Mi bolsillo izquierdo tiene nieve, el derecho tiene fuego.

Fuego que puede barrer la pradera y matar a los peces

del foso mientras abrasa las murallas de la ciudad.

Nieve que puede cubrir carreteras y ocultar crímenes.

 

Tengo luz de luna, pero no brillo.

Tengo flores de durazno, pero nunca las abro.

Toda la vida me ha rondado la brisa primaveral,

pero no he dejado que me acaricie.

 

He robado la planta química de la ciudad,

edificios de oficinas y museos.

He robado su pasado y su futuro

pero vivo en extrema pobreza.

 

Soy mi propio criminal, dejándome escapar.

Soy mi propia juez, sentenciada a la prisión de mi alma.

 

Atravieso la ciudad de Yingzhong a medianoche

sin dejar ni un rastro.

 

La poeta Yu Xiuhua

 

Complazco al mundo con mis dolores

 

Miro mi cuerpo. Es viejo. Incapaz de volver atrás.

Sus partes intercambian dolores: estómago,

brazos, piernas y dedos.

 

Sospecho que he hecho maldades al mundo.

He maltratado a las flores marchitas.

Sospecho que amo a las noches

oscuras e ignoro el amanecer.

 

Menos mal que se pueden omitir algunos dolores:

abandonarlos, dejarlos en desolación prolongada.

 

Frente a ellos, la verdad, me avergüenzo.

No los he amado lo suficiente.

 

 

 

 

 

*Profesor asociado de Lengua y literatura china en la Universidad Estatal de Florida (EE. UU.). Allí imparte cursos de Literatura y Cine chinos, así como de traducción del chino. Es autor de libro Ezra Pound and Confucianism: Remaking Humanism in the Face of Modernity, y ha publicado artículos en inglés y chino sobre temas de Literatura comparada, Cultura de la diáspora china, Cine chino y Estudios de traducción.

 

 

 

**(Colombia, 1958). Poeta, traductor y ensayista. Se desempeña como profesor titular de Poesía latinoamericana y Culturas amazónicas de la Universidad Estatal de la Florida (EE. UU.). Como autor, ha publicado poemarios, traducciones de poesía y una colección de narrativa oral de la cuenca amazónica. Además, ha dirigido un par de documentales que tratan sobre la influencia de las cosmologías ancestrales indígenas en la vida de los amazónicos ribereños del Perú.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: