Carlos Oquendo de Amat visto desde la poética del juego