Carlos Oquendo de Amat / 5 METROS DE ETERNIDAD