Vallejo & Co. publica su segundo libro impreso, Bodegón. Poemas recuperados 1973-1976 (2017), de Enrique Verástegui. Aquí un breve texto como adelanto más 1 poema.

 

 

Por Renzo Porcile*

Crédito de la foto (izq.) Ed. Vallejo & Co. /

(der.) www.literalgia.lamula.pe

 

 

Sobre Bodegón. Poemas recuperados 1973-1976 (2017),

de Enrique Verástegui**

 

 

Enrique Verástegui ha probado ser artífice de las más deliciosas (y sediciosas) fricciones. Desde los primeros libros, su obra ha sido un complejo diálogo entre la cultura popular contemporánea y los más clásicos referentes, dotándola de una inteligencia imperante y un barroquismo hábil. Este nuevo libro, Bodegón. Poemas recuperados 1973-1976 busca fraguar esa opinión, regresando en el tiempo hasta los años comprendidos entre la escritura de sus dos primeros poemarios para confeccionar una suerte de libro 1.5 a partir de textos publicados en revistas literarias y periódicos que acabaron perdiéndose en el tiempo. Más de cuarenta años después, estos poemas, precedidos por un prólogo de Jorge Pimentel, son finalmente reunidos para completar así el paisaje de la potentísima obra de un Verástegui determinado por la beligerancia horazeriana, el experimentalismo del lenguaje y el erotismo como revolución.

 

bodgon

 

1 poema de Bodegón. Poemas recuperados 1973-1976 (2017)

 

 

ENCUENTRO CON UNA SIOUX

EN BOGOTÁ

 

Donde en la dulzura tropológica florecen

las azucenas pasionales —& es ser jardinero

del lenguaje una suave subversión

 

 

1.1                 Entre la bruma el fugaz brillo rosa,

                       metálico azul de las hojas más que un dulce

                       contraste, minucias de un claroscuro

                       en el jardín de tu cuerpo es una perversión

                       gramatical: cabellos que más que luces,

                       sierpes son y en el entrevero de metáforas:

                       más que los suavísimos duraznos son tus senos

                       los cántaros con vino embriagantes del poema,

                       y ya borracha también por la mezcla

                       de las lenguas nuestros cuerpos se encuentran

                       más cerca de Iowa que Nebraska pero más lejos

                       de Montana que South Dakota, y en esa

                       geografía no puedo encontrar de Bogotá

                       sino una lámpara iluminando el Diccionario

                       que me ayuda a hacerte el amor sobre

                       el campo mismo de Little Big Horn.

 

 

1.2                 En tu mesita de noche: Genet

                       y Levi–Strauss se entreveran como sombras

                       de un campo acariciado por cierta tenue luz

                       que más que de la luna es un resuello

                       de las flores pulverizadas en el cielo agnóstico,

                       y mi escritura, álgebra verbal en la página

                       adora el amargo terciopelo de tu cuerpo

                       lleno de quemaduras como un sofá por las colillas;

                       noche de Bogotá en tu vientre (reflejo

                       de las llanuras de Dakota) cabalga la memoria

                       del sioux guerrero y como un lirio tus ojos ardían

                       como señales de una mitología natural, Andrea,

                       como son tus pechos mis cotos de caza

                       y lo fueron ardiendo en mis labios por un tiempo

                       fugaz pero por la escritura eterno.

 

 

1.3                 Ahora en mis palabras se destroza en llamas

                       doradas el cielo de tus ojos: no busco el suave

                       contraste, busco del verso la simbiosis como

                       del mordisco los duraznos son inseparables,

                       ciudad que se esfuma como tu olor sobre

                       mi cuerpo y en la noche muslos que explenden

                       como pedazos de Bogotá en mi ventana de hotel:

                       tejados ocre se incrustan —perlas quemadas,

                       rubíes en polvo, llovizna de oro— en la lectura

                       que hago de nuestra soledad acompañante.

 

 

1.4                 Metáforas al margen y pérdida

                       del sentido: llanuras como espejos

                       amarillos se refractan —concentrándose:

                       paisaje en miniatura de los astros,

                       trazos de plata sobre negro— en el verso,

                       anverso y reverso de los pétalos,

                       mezcla de luces y sombras por los tejados

                       de tus hombros dorados mientras

                       tu aliento muy tibio a mis labios se mezcla

                       entonando una canción amelódica —eufonía

                       aunque salvaje natural como el crepúsculo

                       engulléndose al mar: llamaradas

                       de terciopelo se elevan de los corceles

                       marinos, catedrales sepultadas bajo

                       un incesante y fluctuante mar metonímico,

                       alucinación que he tenido contemplando

                       la rosa de tu pecho al insinuarse serena,

                       ritmo que es tu cuerpo bajo una maleza

                       de signos moviéndose, melodía amelódica

                       tú grabas en mi Cassette ATPO–403 y es

                       grabación lo que ahora transcribo.

 

 

1.5                 Envuelta en una bata turquesa salías

                       como un destello —dulce piel fluorescente—

                       de la bañera: mis palabras no pueden y

                       lo trazan —fugaz pincelada— el contorno

                       de tus caderas que como en un arábigo verso

                       saben a dátiles, se abren como palmeras

                       en un desierto sin sombras; y en los Cantares

                       son tus caderas una joya preciosa,

                       finísima obra de orfebre. Delicada,

                       tus pasos te llevan de mis ojos al lecho

                       y del lecho a la memoria del cuerpo: vaho

                       desprendiéndose de tus labios como

                       de una flor su polen el viento lo arrastra

                       a través de la historia botánica. No pude

                       sino decir Anchata munakuyki mientras

                       en la pieza el teléfono resonaba vacío:

                       cuerpos amándose entre flamas de terciopelo

                       puros, tus cabellos velados por un dorado

                       matiz bajo una impura gnoseológica luz,

                       muy lejos ya en la patria de un sueño

                       que ahora se desmorona por la represión.

 

 

 

*(Lima-Perú). Editor y periodista cultural. En la actualidad trabaja en la revista Caretas.

 

 

**(Lima-Perú, 1950). Poeta, narrador y ensayista. Miembro del Movimiento Hora Zero. Estudió Economía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú). Ganador de la Beca Guggenheim. Vivió en Europa estudiando Sociología en la École de Hautes Études en Sciences Sociales de París (Francia). Ha publicado en poesía En los extramuros del mundo (1971), Angelus Novus (tomos I y II, 1989-1990) y Monte de goce (1991), entre otros.

Deja un comentario