ESTAS VÍAS DEL TREN SON COMO EL GÓLGOTA, ¿ME ENTIENDEN?

Una monja les da de comer pero
antes
los hace que la escuchen
leer de un librito. Si se tarda
no es
para divertirse con el hambre
sino porque eso agrega
algo extraño al olor de quienes no
se han bañado en semanas.

 

 

 

LA FAMILIA REGULADA

 

La gloria está en los dientes

—se los dije.

Yahveh come prepucios filisteos

y Alá se engolosina

con clítoris de jovencitas africanas.

 

Hacemos cosas que no deberíamos hacer.

Yo me vendo por agua y otros organizan

excursiones vacacionales

a las que llaman Semana del Carnicero.

 

Los dioses nos han hecho

para su deleite.

 

 

 

(SIN TÍTULO)

 

La trapecista,
los domadores, los magos,
los animales.
Hasta los payasos
más inocentes
no entienden que sus clientes cambiaron.

 

 

 

LO QUE NO SE HA PODIDO HACER EN NINGÚN LADO

 

 

Dejas todo

a la suerte y nunca tienes.

 

Ella

que al mismo tiempo se pinta las pestañas,

conoce las respuestas y viaja

igual que tú en camión

 

no deja nada.

 

Prefiere el escándalo

a la tragedia, por eso el color rosa

cuando dice: oiga

vea

ya no nos demos más;

quédese usted en su barrio

 

quieto

 

y yo me quedo en el mío.

 

 

 

ESTAMOS ATADOS DE MANOS

 

Camino sobre el agua

pero el público

se duerme

cuando proyectan mis películas

 

Los niños del flautista

juegan con los ratones y el parto

de los montes

deja caer apenas algún emperador

que va vestido

entre las risotadas de la gente desnuda.

 

—Yo pasaré al futuro

y ustedes

abrirán esa puerta

que detrás tiene tigres

 

—les ha gritado

un tigre, una botarga

que anunciaba cereales

antes de caerse rabioso por culpa del calor.

 

Eso que llaman un momento

en que coinciden fondo y forma.

Deja un comentario