Por Diego L García*

Crédito de la foto (izq.) el autor /

(der.) Ed. Zindo & Gafuri

 

 

5 poemas de (Fotografías) (2018),

de Diego L. García

 

 

Fotografía de un café

 

leamos los (puntos suspensivos)

como lo que completa la fotografía de un café

y sus circunstancias. en el agua

ondularon palabras y más.

no habría forma más perfecta de seguir

ese curso que nadie ha limpiado

ni limpiará. la cercanía es impensada

para aquello que acontece sin memoria

de un trayecto. de todos modos

basta con el relámpago de saberse en un lugar seguro.

un refugio que el cuerpo reconoce

más allá de toda referencialidad.

las ventanillas del día hicieron un salto imposible.

el punto de descenso nos podría causar gracia

dentro de unos años. ahora no es otra cosa:

la luz sobre el café contornea

universos cerrados para el mundo

 

 

 

(Fotografía #6) Una taza dentro de una película

 

ya estamos del otro lado de las primeras imágenes.

lo que se esperaba no era sino un plano enfocado

con la delicadeza de un arte

más o menos conocido. nada de esto.

hace unos días vi una película en la cual la chica

dejaba al descubierto ciertos espacios

fuera del juego trillado de actuar

según una educación sentimental glamorosa. ella

anteponía a todo discurso

algo que no consentía lo esperable. y entonces

todo era corrido hacia un estado demasiado valioso:

encontrarse en esos pormenores

en los que nada hay que cumplir más que lo natural

de pasar por lo humano sin exponerlo

al óxido que dejan las ficciones

cada vez que sacamos un crédito en ellas.

ya estamos lejos. la taza nada especial y sus personajes

no nos deben explicaciones.

posiblemente el tiempo les dé la razón

 

El poeta Diego L. García.

 

(Fotografía #7) Roma

 

una hoja con una canción

que posiblemente iba a ser tirada. la luz

que ya no adolece puede revelar sus falsos efectos

sin mañas de mediodía. cerca

del fin de la tarde una serie de estrofas dicen

que hay días especiales y que una ciudad se funda

antes como deseo. quién podría resistirse?

carpir el día no es quedarse quieto

y las sensaciones no especulan.

piezas que no suelen ponerse en evidencia:

una fotografía de roma puede ser también

una ciudad que nadie ha conocido. una forma de recorrernos

sin guías turísticos. escribir es algo parecido.

ir al mismo punto sin dejar e extraviarse

en su música secreta

 

 

 

Fotografía de baja calidad durante una tormenta de domingo

 

sé que buscamos los recortes adecuados

para no empaparnos

y regresar a donde hay que regresar

para no exceder la tolerancia de los engranajes.

fallamos en eso. es más difícil

llegar seco que acostumbrar la piel

a la humedad violenta y natural.

hay demasiadas reglas en este juego.

a veces pienso que no estaría mal

arrojar los dados muy lejos

y correr en los charcos

 

 

Lunes

 

todo tiene un sonido especial:

la computadora y su ventilación a punto de estropearse.

el cielo como una turbina después de una tormenta.

el árbol de la vereda y su fuego de pájaros.

yo me quedo callado

frente a la luz de la pantalla a medio cambiar para salir.

a medio explicar por las circunstancias

por qué se ha desenchufado esto.

alguien debería llamar

y que el soporte técnico indique

los movimientos para que las piezas

no anden así por cualquier lado

 

 

 

 

*(Buenos Aires-Argentina, 1983). Poeta. En la actualidad, se desempeña como profesor en Letras y escribe crítica literaria. Ha publicado en poesía Esa trampa de ver (2016), Una voz hervida (2017), Una cuestión de diseño (2018), (Fotografías) (2018).

Deja un comentario