Teatro: «La mujer y el mar» (2023), de Carla Valdivia

 

La mujer y el mar, nueva obra teatral de Carla Valdivia se presenta en el Teatro de la Alianza Francesa de Miraflores (Lima-Perú) del 11 al 27 de mayo de jueves a sábado, a las 20.00hs.

 

 

Por Bruno Pólack

Crédito de la foto Sandra Elías

Dirección de Arte para las fotos Dania Granda

 

 

Teatro: La mujer y el mar (2023),

de Carla Valdivia

 

 

Bruno Pólack [BP]: Carla, lo primero que me vino a la cabeza al ver tu nueva obra es lo absolutamente poético del texto. Esto, de una manera muy parecida, te lo pregunté cuando salió tu primer poemario, Una casa que no existe (Vallejo & Co., 2022), pero ahora te lo pregunto al revés, ¿qué tanto está presente tu proceso creativo poético en la escritura de La Mujer y el mar?

Carla Valdivia [CV]: Creo que mi trabajo escénico, por el momento, busca expresarse y generar capas de sentido partiendo de la poesía. Para mí, el proceso creativo en La mujer y el mar, ha sido muy enriquecedor ya que me permitió generar imágenes poéticas que expresan verdades mucho más allá de las imágenes en sí mismo.

 

Crédito de la foto Sandra Elías
Dirección de Arte para las fotos Dania Granda

 

[BP]: La alegoría del mar está presente en tu universo creativo, como si fuera la casa a la que hay que volver y tuviéramos dificultades para lograrlo…

[CV]: En realidad, el mar es ese lugar que nos hace vivir y del que creo que conocemos muy poco. Es como si viniéramos de ahí, pero ahora tuviéramos muchas dificultades para volver a sentirnos por completo parte de sus aguas. Me llama mucho la atención, justamente, ese lado que no conocemos del mar. Ahora me estoy dando cuenta que, lo que más me cautiva, es aquello que desconozco.

Mientras escribía esta obra tuve un acercamiento al mar para descubrir qué era aquello que me estaba atrayendo de él, y descubrí el mundo de la pesca. Reflexioné acerca del mar como un espacio tomado por hombres, incluso me di cuenta de que muchos de los botes llevaban nombres de mujer; sin embargo, la relación de las mujeres con el mar era muy distinta a la de los pescadores.

 

 

[BP]: Cierto, también está, como una de las líneas centrales de la obra, esta ruptura de un mundo casi exclusivamente masculino, como es el de la pesca…

[CV]: Sí, justo al sumergirme y poner mi atención en el mar de nuestra ciudad, fui descubriendo las relaciones tan distintas con el mar de hombres y de mujeres. Así fui documentando material para escribir la obra. Muchas de las mujeres me decían que no entraban al mar y cuando les pregunté por qué era así, me decían sorprendidas que no sabían la razón.

También pensé en cómo me sentía yo, como mujer, frente al mar. Eso fue muy complejo, sentía miedo, no me animaba, me preguntaba si tendría la fuerza o el temperamento determinado para entrar. Todo esto mientras escribía la obra.

 

 

[BP]: Por otro lado, también el mar es esta Arcadia donde buscas a tus seres queridos, desde donde ves el mundo con una mirada mágica, con una mirada de comprensión, de búsqueda de comprensión…

[CV]: Sí, quise que el personaje se asomara a la profundidad no sólo en el agua, sino también respecto de aquello que es parte de su identidad, como es su historia familiar y la búsqueda de sí misma. El mar, que es tan profundo, tiene en común con nuestras vidas eso mismo, supongo. Siempre llega un momento en que hay que sumergirse en una misma para encontrar las respuestas que nos permitan avanzar.

 

 

[BP]: Además, la familia (sobre todo las mujeres) es un tema importante de tu universo como artista, ¿qué tanto sostiene este entramado femenino, en esta obra, tu búsqueda de respuestas y tu necesidad de entender?

[CV]: Tal vez esta historia se sostiene en las relaciones que se han forjado entre las mujeres de la familia. Por un lado, existe una abuela que hace silencio y que es valiente en sus acciones y, por otro, una madre fría porque el miedo no le permite aproximarse a su hija. De ahí sale la hija que decide ir más profundo para sacar a flote esa casa que en cualquier momento podría hundirse.

Creo que las respuestas están, justamente, en la transformación de esas relaciones: hay algo que todas necesitan entender.

 

Crédito de la foto Sandra Elías
Dirección de Arte para las fotos Dania Granda

 

[BP]: Cuéntanos también del equipo que está trabajando contigo para montar esta obra; la dirección, la música, la dirección de arte…

[CV]: El equipo que trabaja conmigo está conformado por distintos profesionales con quienes he trabajado en diversas oportunidades. En la dirección adjunta está Joaquina Maldonado, en la composición musical me acompaña Favio Rojas, que es parte del proyecto desde que sólo teníamos unas cuantas escenas que explorar, la dirección de arte es realizada por Dania Granda, el diseño de luces por Lucho Baglietto y la realización audiovisual es de Marco Antonio Tam.

 

 

 

 

 

*(Lima-Perú, 1988). Se desempeña como creadora escénica y como escritora de teatro, poesía y guion. Ha publicado en poesía Una casa que no existe (2022).