Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

 

Por Lêdo Ivo*

Traducción al español por Damaris Calderón**

Crédito de la foto www.lacajadeimaginacion.com

 

En la tierra blanda.

5 poemas de Lêdo Ivo

 

 

El tren sediento

 

En Fernando Velho el tren se detuvo para beber agua.

La locomotora, saciada, seguía bufando.

Su hipnótico ojo de vidrio

Iluminaba urupemas llenos de pitangas y mendigos.

Las sombras avanzaban.

No sabíamos distinguir el remo del bote.

El libre del esclavo.

En el matadero, dónde el hueso y la carne?

Cuándo el gato y la liebre?

Dónde está la realidad?

La noche del lago.

Desaparecen entre los plataneros

las ganancias y salarios

de todos los albores.

Nosotros, los niños, éramos el tren sediento,

las vías en la tierra blanda

y el mundo olía a jazmín y a carbón de Cardiff.

 

El Poeta Lêdo Ivo
C. 1955

Soberanía

 

Seguí el río

de aguas y éxtasis:

Sin margen.

Un soberano

sueño habitaba

fuera de los párpados.

Y yo me perdía

entre las paredes

de la hora dorada

Sol invisible

de Boston! Gloria

de estar sumido

como las estatuas

en las plazas cuando

hay musgo y pájaros.

 

 

 

 

Hombre perdido

 

Si un día usted

se pierde en una gran

y extraña ciudad,

haga como yo hice

en Nueva York.

Pregunte a cualquiera

que pase al camino.

Todo hombre enseña

la verdad a otro

hombre que perdió

un nombre de calle

de casa o de pájaro.

Por ejemplo: el propio

hombre se perdió

y necesita encontrarse

para ser de nuevo

Igual a sí mismo.

 

El Poeta Lêdo Ivo

Transeúnte al anochecer

 

Lo que queda de mí cuando anochece

es una gota de sudor donde contemplo

la vida entera gastada en un solo día.

Astro o señal de tránsito, mi sueño

esperó que yo pasara y se extinguió.

Trabajé, mas a cambio, sólo me dieron

un pan de poliéster; y envejezco

entre signos roídos por el viento

y palabras sin son y sin sentido,

simples aliento de existencia,

hélice de barco en dique seco.

Cae la noche y me quejo: no gané

ningún dios ni dinero o amor nuevo.

Sudor? Rocío? En la oscuridad me disuelvo.

 

 

Los cementerios

 

-Qué cementerio es este?

-Un cementerio de automóviles. Aquí yace mi Chevrolet, se pudre mi Buick.

El viento roe el resplandor de América.

-Qué cementerio es este?

-Es un cementerio como cualquier otro. Bajo la hierba y los grillos,

reposa mi padre.

Y sueños. Y antiguos recuerdos de dólares.

-Qué cementerio es este?

-Es un cementerio de muertos de guerra.

Los soldados escuchan la risa de los niños

Pero no tienen más bocas ni dientes para alegrarse.

-Qué cementerio es este?

Es un cementerio de blancos

Es un cementerio de negros

Es un cementerio de judíos.

-Qué cementerio es este?

-Cómo se explica que estemos vivos?

Cinco mil mueren diariamente en América

y todavía estamos, turistas, preguntando siempre lo mismo.

 

 

 

*(Maceió-Brasil, 1924 – Sevilla-España 2012). Poeta, periodista, ensayista y novelista. Periodista y Abogado. Obtuvo el Premio Olavo Bilac de la Academia Brasileña de Letras, el premio de novela Fundación Graça Aranha y el Premio Casa de las Américas. Publicó en poesía As imaginações (1944), Ode e elegia (1945), Acontecimento do soneto (1948), Ode ao crepúsculo (1948), Cântico (1949), Linguagem: (1949-1951) (1951), Ode equatorial (1951), Um brasileiro em Paris e O rei da Europa (1955), Magias (1960), Estação central (1964), Finisterra (1972), O soldado raso (1980), A noite misteriosa (1982), Calabar (1985), Mar Océano (1987), Crepúsculo civil (1990), Curral de peixe (1995), Noturno romano (1997), O rumor da noite (2000), Plenilúnio (2004), Poesia Completa 1940-2004 (2004) y Réquiem (2008); en novela: As alianças (1947), O caminho sem aventura (1948), O sobrinho do general (1981), Ninho de cobras (1973), A morte do Brasil (2007); en cuento: Use a passagem subterránea (1961), O flautim (1966), 10 [dez] contos escolhidos (1986), Os melhores contos de Lêdo Ivo (1995) y Um domingo perdido (1998); en ensayo: Lição de Mário de Andrade (1951), O preto no branco. Exegese de um poema de Manuel Bandeira (1955), Raimundo Correia: poesia (apresentação, seleção e notas) (1958), Paraísos de papel (1961), Ladrão de flor (1963), Modernismo e modernidade. Nota de Franklin de Oliveira (1972), Teoria e celebração (1976), A república da desilusão (1995), O Ajudante de mentiroso (2009), en traducción: A Abadia de Northanger de Jane Austen (1944), Nosso Coração de Guy de Maupassant (1953), Uma Temporada no Inferno e Iluminações de Arthur Rimbaud (1957) y O Adolescente de Fiodor Dostoievski (1960).

 

 

 

**(La Habana-Cuba, 1967). Poeta, narradora, ensayista, filóloga, editora y pintora. Licenciada en Letras por la Universidad de La Habana (Cuba) y magíster por la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (Santiago de Chile). Reside hace veinticinco años en Chile. Realiza talleres de creación literaria. Es miembro de la Sociedad de Escritores de Chile y de la Sociedad de Estudios Clásicos de Chile. Ha obtenido el Premio El Joven Poeta (Cuba, 1987), el Premio Unión de Escritores y Artistas de Cuba (1989), el Premio Revolución y Cultura (Cuba, 1994), el Premio de poesía de la Revista Libros de El Mercurio (Chile, 1999), Beca Simon Guggenheim (poesía, 2011), el Premio Altazor a las Artes (poesía, 2014), el Premio de la Crítica a la mejor obra publicada en Cuba (2018) y el Premio de la Fundación Pablo Neruda (Chile, 2019). Ha publicado en poesía Sílabas. Ecce HomoEl remoto país imposibleDuro de roerLos amores del malParloteo de SombraLas pulsaciones de la derrotaMi cabeza está en otra parteEl tiempo del Manzano, entre otros.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: