«De esferas y trayectos» (2022), de Clara Janés: La poesía de la física

 

 

Por Patricia Crespo Alcalá*

Crédito de la foto (izq.) Ed. Olélibros /

(der.) ©Nacho Goberna –

www.lecturassumergidas.com

 

 

De esferas y trayectos (2022),

de Clara Janés**: La poesía de la física

 

 

Clara y distinta es la voz poética de la que fuera discípula de María Zambrano y miembro de la RAE, Clara Janés. A través de la palabra pura aborda un universo absoluto que trata de aprehender y transforma lo ininteligible para aquellos que quieran saciar su sed acercándose a la esencia, porque su poética cosmogónica engendra desde ese Eros griego o la mística sufí, que leemos en Kampa, en Eros, en Creciente fértil o en Y o el jardín de las delicias, un sistema holístico que refleja tanto lo eterno como lo fugaz, descifrando los arcanos que se esconden tras la frágil apariencia del cosmos, generando su propia música de las esferas.

 

La poeta Clara Janés

 

De esferas y trayectos no es el primer poemario vertebrado en torno a la ciencia, que ya se encuentra en una de sus primeras obras Las estrellas vencidas (1965) y es el epicentro de muchas otras, así Fósiles donde poetiza los distintos tipos a la manera de una paleontóloga, o en Orbes del sueño, Fractales o Estructuras disipativas su curiosidad por desentrañar la configuración del mundo consigue aunar la aparente antagonía entre el pensamiento poético y el mundo científico-matemático. Tampoco es el primer poemario que Clara Janés nos propone a la manera de un diálogo, permitiéndonos descubrir su mirada y su respuesta ante lo que lee en el mundo, y ésta no puede ser sino por medio de la poesía; en Variables ocultas se nos desvelaba esa conversación asíncrona con Antonio Gamoneda a través de su correspondencia, que daba lugar a una metapoética sobre la propia escritura y sus alfabetos. Pero éste sí es el primer poemario donde convergen no sólo ese constante interés por la ciencia, en concreto, la física, en diálogo con aquellos autores, textos y conceptos inspiradores de “Poemas (con)ciencia”, conformando una primera parte, y su faceta de traductora, en la segunda. Ésta última se nos muestra como un “Homenaje a Galileo Galilei”, recogiendo una copia del manuscrito original de Per le stelle Medicee temerariamente oppugnate de Andrea Salvadori y Galileo Galilei, con correcciones de la propia mano de Galileo, la lectura italiana del mismo, su primera traducción al castellano y unas explicaciones para su comprensión, “Guía de inasibles y entelequias”.

En Movimientos insomnes. Antología poética 1964-2014, Jaime Siles constataba la resacralización del universo en la poesía de Clara Janés: “Esta resacralización es fruto de la nostalgia de la realidad y las sucesivas conquistas de la ciencia” (p. 12), conquistas que cristalizan en estos veinticinco poemas, cuyo intento por traducir el complejo sistema físico a la poesía rasga suavemente la palabra y el pensamiento para entregarnos su reformulación:

Sobre el pétalo leve

ondea la sombra

de una mariposa

y cae al agua un gemido.

 

Así se refiere a la teoría de Poincaré y de Edward Lorenz sobre el caos determinista según la cual el aleteo de una mariposa puede generar un huracán en otro punto del planeta. Agujeros negros, cristales aperiódicos, el principio de exclusión de la mecánica cuántica, neutrinos y antipartículas, Copérnico, Galileo Galilei, Newton, Einstein, Schrödinger, Margarita Salas, por citar algunos, recorren los poemas que desembocan en ese Eros cosmogónico que, finalmente, es la causa y conclusión de todo cuanto existe:

Así es la vida:

no saber nada

pero latir hacia delante.

 

 

O

Desatado amor

de las partículas

que asaltan

arden

se estrechan

para que quede claro

que se desconoce la distancia

 

La música, otro de sus grandes temas, también encuentra su espacio entre estos versos, una música que se recorta sobre el silencio y se sostiene sobre el presente en un continuum:

Y en cambio, de la música

se dice sólo que se desarrolla

en el tiempo…

Más una melodía,

siendo invisible,

está presente.

 

La poeta Clara Janés

 

Cual pitagórica, su pensamiento poético se alimenta de la música, de la mística, de la matemática, proponiendo su poesía un camino con el que alcanzar el conocimiento de esa estructura, inaprensible por los sentidos, del universo, y cuyo instrumento es el amor, un amor axial: sólo él puede desocultar esa arquitectura armónica de la que nace esa música de las esferas platónica mencionada. Se fusionan así las líneas maestras de su devenir vital y poético, pues sin ese afán gnoseológico adoleceríamos de esta singular y única voz en la poesía española, que nos descubre la belleza poética que esconde la física teórica:

Ahora sé

que si al vacío

me arrojo,

aquella rosa de amor

que conservo en la mano,

aunque la suelte,

no se moverá de mi lado

hasta el final.

 

Porque al final, y desde el inicio, sólo la propia palabra consigue descifrar la sombra del pensamiento y el significado del mundo:

“Anhelo de voz”

Alcanzar la palabra transparente

la que no indica agua

ni cristal ni aire,

la que no dice ni siquiera aurora,

la que está más acá,

a la orilla del ser

y sólo es breve espacio

que permite

la manifestación de lo innombrable.

 

 

 

 

 

*(España). Poeta y dramaturga. Licenciada en Filología Clásica por la Universitat de Valencia (España). Ha publicado diversos artículos y libros sobre la pervivencia de la mitología clásica en la literatura. Es colaboradora del programa de radio “Mar de Muses” y coorganizó los encuentros poéticos “Lavadero poético” (2019), “Plaza poética” (2020) y, en la actualidad, es responsable y coorganizadora del Festival Poético “Villa de las palabras” (2021, 2022 y 2023) en Puertomingalvo (Teruel-España). Su poesía ha participado en la exposición “Paraula poder” en el CCC de Arte Contemporáneo (Valencia, 2019) y en la exposición colectiva “13×13. 13 Rosas” (2020). Como dramaturga, es coautora, la obra teatral Antígona o la tragedia de Creonte (Univ. de Valencia, 1999). Ha publicado en poesía Erosgrafías (2018), Cantos de la desesperanza (2020) y Manifiesto de Incertidumbre (2022).




**(Barcelona-España, 1940). Poeta, dramaturga, narradora, ensayista, editora y traductora. Licenciada en Filosofía y letras por la Universidad de Barcelona (España) y en la Universidad de Navarra (España). Magíster en Literatura comparada por la Universidad de La Sorbona (Francia). Obtuvo el Premio Nacional de Traducción (España, 1997), Premio Ciudad de Barcelona (1983), Premio Ciudad de Melilla (1998), Premio de Poesía Gil de Biedma (2002) y IX Premio José Luis San Pedro de Getafe Negro (2018). Es miembro de la RAE. Ha traducido del checo al español a Vladimír Holan y Jaroslav Seifert. Ha publicado en poesía Las estrellas vencidas (1964), Límite humano (1973), En busca de Cordelia y poemas rumanos (1975), Libro de alienaciones (1980), Eros (1981), Vivir (1983), Kampa (1986), Lapidario (1988), Creciente fértil (1989), Emblemas (1991), Ver el fuego (1993), Diván del ópalo de fuego (1996), Arcángel de sombra (1999), Los secretos del bosque (2002), Vilanos (2004), Fractales (2005), Ψ o el jardín de las delicias (2014), Estructuras disipativas (2017), Kamasutra para dormir a un espectro (2019), De esferas y trayectos (2022), entre otros.