Baile de máscaras. 13 poemas pandémicos de Ademir Demarchi

 

Por Ademir Demarchi*

Traducción del portugués al español por Tom Bojorquez

Curador de la muestra Fabrício Marques

Crédito de la foto Brenno Brandalise

 

 

Baile de máscaras.

13 poemas pandémicos de Ademir Demarchi

 

 

A una transeúnte

 

que nariz linda

brillando fuera

del burkacubrebocas

 

 

 

El bandido

 

no usa cubrebocas

por temor

a ser reconocido

 

 

Enmascarado en el supermercado

 

enfrente de la pescadería

distraída una sirena

ummm lista para la cena

volteé ojos de media

consejo de mamma mia

tapé oídos con avena

lépido huí de la pandemia

 

 

 

Derecho inalienable

a la propiedad privada

 

un cementerio sólo mío

para ir antes de morir

 

 

Un muerto es un muerto es un muerto

 

los pétalos avelludados

los ramilletes

las espinas

bermellas blancas sanguíneas

amarillas negras rosáceas azules

el perfume adulzado

enmarcando con gala

el morado difunto

 

 

 

Uno es el otro

 

la primera persona

que –

no existe a no ser por quimera

es otra como un embargo

 

fútil cuando se pronuncia

es preciso matarla

para domarla

 

toda vez que se pronuncia

en su pesadilla ofuscante

es preciso callarla

para mostrarle los gorgojos

a sus huecos vientres infértiles

 

es preciso negarle el derecho al pronombre

para que su cuerpo deje de doler

para que su ego deje de lucir

para que adquiera en el hambre

una tercera forma de existencia

indeterminada y brillante:

 

 

 

Aviso

 

en mi pesadilla

tú no dormirás

 

El poeta Ademir Demarchi

 

Diario del espejo

 

para ken kaneko

 

soy el hombre bobo de las artes

cambio un cuadro

por un plato de comida

hago para mí

hago para mí, digo

todo el día un autorretrato

si estoy triste

triste estoy

multicolorido

si estoy alegre

veo en negro

veo en negro y blanco

me hice un viejo

un viejo que nadie llama

pero estoy iluminado

tengo llama

estoy viendo en negro

y en negro y blanco

 

 

 

Alta contemporaneidad

 

todo lo que es insólito

se respira en el aire

 

 

 

Elegía para los más de 500 mil

muertos por Covid en Brasil

 

es extraño morir

se muere durmiendo

se muere cantando

se muere andando

cuando todo para

es extraño de ver

nada hay que ampare

encontrar bala perdida

hospedar vírus en la vida

se muere soñando

se muere cogiendo

se muere comiendo

seres ríos bosques

animales y personas

cuando se abren los ojos

cuando cesa el gozo

cuando se abre la boca

es extraño matar

es extraño sentir

es extraño decir

se muere leyendo

se muere escribiendo

se muere de reír

de tristeza accidente

suicidio y enfermedad

es extraño pensar

es extraño saber

que alguien se va

que alguien se fue

y que iremos también

en ese extraño vivir

 

 

Yo

 

yo

toda fantasía diseminante

que le niega el sentido unívoco

 

evita la oposición entre

lo alto y lo bajo

para robarse por la grieta

y por el campo abierto

de lo contrariamente absoluto

 

yo

como una oración monótona

o la negación infinitesimal de un número

 

yo como un nombre

 

siempre falsa designación

 

-la desinencia oculta

por un punto después de cualquier letra muda

 

-la incógnita nula

intraducible y sin respuesta

precaria y frágil

que se suicida en la escritura:

 

 

 

¿Qué estás haciendo?

 

¿qué estás haciendo?

nada

aunque esté leyendo y tú veas

nada

trabajando, escribiendo

nada

mirando por la ventana: nada

dejando el tiempo roer

cómo por mi cuerpo

fluyen los neutrinos:

por la nada

por incontables agujeros

soy nada

y es eso lo que estoy haciendo:

 

 

 

Lugar de falla

 

sólo habla de sí

no habla del otro

cuando habla de otro

reluce oro

el habla transparenta falla

es de sí que habla

utilizando el otro:

 

 

 

———————————————————————————————————-

(poemas en su idioma original, portugués)

 

 

 

Baile de máscaras.

13 poemas pandêmicos

 

 

A uma passante

 

que nariz lindo

brilhando fora 

da burcamáscara

 

[nota para o tradutor: burca = burka; “burcamáscara”= burka + máscara]

 

 

O bandido

 

não usa máscara

por temor

de ser reconhecido

 

 

 

Mascarado no hipermercado

 

na frente da peixaria

distraída uma sereia

hummm pronta pra ceia

revirei olhos de meia

conselho de mamma mia

tapei ouvidos com aveia

lépido fugi da pandemia

 

[mamma mia= mi madre]

 

El poeta Ademir Demarchi, leyendo

 

Direito inalienável

À propriedade privada

 

um cemitério só meu

para ir antes de morrer

 

 

 

Um morto é um morto é um morto

 

as pétalas aveludadas

os ramalhetes

os espinhos

vermelhas brancas sanguíneas

amarelas negras róseas azuis

o perfume adocicado

emoldurando com gala

o roxo defunto

 

 

 

Um é o outro

 

a primeira pessoa

que      –

 

não existe a não ser por quimera

é outra como um embargo

 

fútil quando se pronuncia

é preciso matá-la

para domá-la

 

toda vez que se pronuncia

em seu pesadelo ofuscante

é preciso calá-la

para mostrar-lhe os carunchos

de seus ocos ventres inférteis

 

é preciso negar-lhe o direito ao pronome

para que seu corpo deixe de doer

para que seu ego deixe de luzir

para que adquira na fome

uma terceira forma de existência

indeterminada e brilhante:

 

 

Aviso

 

em meu pesadelo

você não dormirá

 

 

 

Diário do espelho

 

para ken kaneko

 

sou o homem bobo das artes

troquei um quadro

por prato de comida

faço para mim

faço para mim, digo

todo dia um autorretrato

se estou triste

triste estou

multicolorido

se estou alegre

vejo em preto

vejo em preto e branco

tornei-me um velho

um velho ninguém chama

mas estou aceso

tenho chama

estou vendo em preto

e em preto e branco

 

 

Alta contemporaneidade

 

tudo que é insólito

se respira no ar

 

 

 

Elegia para os mais de 500 mil

mortos de Covid no Brasil

 

é estranho morrer

se morre dormindo

se morre cantando

se morre andando

quando tudo para

é estranho de ver

nada há que ampara

encontrar bala perdida

hospedar vírus na vida

se morre sonhando

se morre fodendo

se morre comendo

seres rios florestas

animais e pessoas

quando se abrem os olhos

quando cessa o gozo

quando se abre a boca

é estranho matar

é estranho sentir

é estranho dizer

se morre lendo

se morre escrevendo

se morre de rir

de tristeza acidente

suicídio e doença

é estranho pensar

é estranho saber

que alguém se vai

que alguém se foi

e que iremos também

nesse estranho viver

 

El poeta Ademir Demarchi

 

Eu

 

eu

toda fantasia disseminante

que lhe nega o sentido unívoco

 

evita a oposição entre

o alto e o baixo

para furtar-se pela fresta

e pelo campo aberto

do contraditoriamente absoluto

 

eu

como uma oração monótona

ou a negação infinitesimal de um número

 

eu como um nome

 

sempre falsa designação

 

– a desinência oculta

por um ponto depois de qualquer letra muda

 

– a incógnita nula

intraduzível e sem resposta

precária e frágil

que se suicida na escrita:

 

 

 

O que você está fazendo?

 

o que você está fazendo?

nada

ainda que esteja lendo e você veja

nada

trabalhando, escrevendo

nada

olhando pela janela: nada

deixando o tempo ruir

como por meu corpo

fluem os neutrinos:

pelo nada

por incontáveis buracos

sou nada

e é isso que estou fazendo:

 

 

Lugar de falha

 

só fala de si

não fala do outro

quando fala do outro

reluz ouro

a fala transparece falha

é de si que fala

utilizando o outro:

 

 

 

 

 

*(Paraná-Brasil, 1960). Poeta y traductor. Reside en São Paulo (Brasil). Magíster y doctor en Literatura Brasilera y Letras francesas por la Universidad de São Paulo (Brasil). Edita a revista Babel, de poesía, crítica y traducción; así como el sello Sereia Ca(n)tadora, de libros cartoneros. Como traductor, está terminando la tarducción al portugués de una antología de crónicas de Ricardo Palma, así como ha publicado traducciones al portugués de los poetas peruanos Alberto Hidalgo, Antonio Cisneros, Blanca Varela, César Vallejo, Emilio Adolfo Westphalen, Jorge Eduardo Eielson, José María Arguedas, José María Eguren, José Watanabe, Manuel Scorza, Martín Adán, etc. En la web: www. babelpoetica.wordpress.com y www.sereiacantadora.wordpress.com

 

 

 

*(Guadalajara-México, 1995). Profesor, investigador y traductor. Reside en la Ciudad de México. Estudió Lengua y literatura por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ha publicado traducciones del portugués al español con Carlos Vitale en La Reversible, Círculo de traducción en Barcelona, así como en algunas revistas brasileñas como son Nota do tradutor y mallarmargens; vertió un Cancionero del poeta Vanderley Mendonça. En la actualidad, prepara su primer poemario y un estudio sobre Transblanco de Haroldo de Campos y Octavio Paz.