Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

 

Por Francisco Cenamor*

Crédito de la foto el autor

 

 

Amo a Emma.

19 poemas de Francisco Cenamor

 

 

 

Un hombre

que te invite a un baile

que trabaje en la máquina contigo o

que se llame Jacob

que hable ruso te preste libros

hacerle caso porque estás sola

siglos de nosotras estando solas

esperando hombres extraños

casarse pronto

formar familias extrañas

por contrato permanente

llevar una alianza entre la Iglesia y el Estado

Santa alianza y en santa alianza tener sexo

¿pero cómo una niña de seis años

podía sentir todo aquello por Petrushka?

para eso entiendo que eran los golpes

en la cara la primera vez que sangras y

al llegar hasta allí yacer impotente

él también impotente a tu lado

el deseo de huir alejarme

 

 

 

Desechada como un vestido viejo

llegar a Nueva York sin nadie ni nada

pero con veinte años tierra de oportunidad

falansterio fantasmagórico Emma escribió

en la Estatua de la Libertad

“mándame los desamparados,

los batidos por la tempestad;

yo tengo mi lámpara en alto

junto a la puerta dorada”…

lo bordó con su pequeña máquina de coser

en una ciudad grande dicen que la capital del mundo

mi capital cinco dólares y un marido abandonado

el hueco deseo de ser madre

que se fue ahuecando más y más o

el estupor de lo que escuchaba a mis familiares

leales pero ajenos yo quería ser revolucionaria

busqué un apartamento para escribir la página

más grande de mi historia termina el siglo XIX

 

allá vamos

 

 

 

Amor libre esto es

una puede tener su hombre toda la vida y

al poco estar preso treinta años estar preso

estar preso un hombre-niño

que pide filete extra-grande

que va a matar para convertirse en héroe

el otro un hombre despreciable pero no

este hombre no un héroe de dieciocho años

al que no veré al que veré más tarde

tratar de recuperar el tiempo perdido

volver a los dieciocho con aquella joven

un hombre al que querré siempre

que nunca será mío

 

Amor libre

 

 

 

La deformidad de su rostro

hablaba de aquellos héroes

no héroes porque no se trata de héroes

toma de conciencia Chicago 1887

el Estado opresor en la fluidez de su discurso

amor y odio de un rostro embellecido

por palabras expectantes

música en la voz

para sacarles de sus tumbas

la multitud que te atrapa

rostro con rostro

su mandíbula torcida

al dormir recordé su voz y

el martirio de un viernes negro

Nueva York aquí estoy

poseída por el humo de aquellos hombres inocentes

 

 

 

No teorizar vivir pegada a una máquina

el engranaje perfecto de la poca paga

deducida del desmayo la desesperación y

mansedumbre teoría fundacional del capitalismo

en la capital del mundo doce horas

media hora de descanso la jornada día tras día

aflojar los vestidos de las desmayadas

yo no teorizo sobre la rutina deprimente

de millones de esclavas pagadas con dos rosas

a la semana American Beauties

siempre bien valoradas en los despachos gerentes

Le dije he venido a pedir un aumento de sueldo

obrera de gustos extravagantes

teatro por veinticinco centavos

pero arreglárselas era la opción de una obrera

muy bien adiós pero usted no puede comprarme

 

 

No es lo personal poco importa tu propio empleo

los compañeros importan ¿cuánto influyó el realismo

en la solidaridad con los jóvenes nihilistas

que estaban siendo abatidos por el Estado ruso?

es importante pasear por el Puente de Brooklyn

del brazo de Sasha aunque dudó de mis lecturas

aquí los nihilistas no disparan a los opresores

solo eran ideas en la mente de Sasha

tampoco se azota a campesinos desnudos

me agradó su manera de decir

¿por qué te has quedado tan callada?

también teníamos el silencio en común

la obstinación por el sacrificio

tal vez meter una bala en la cabeza a un tirano

pero cómo puede cambiar luego una tanto

era agradable leer a Tolstoi

 

 

 

La vida no es soportable sin la belleza

la causa misma es una forma de belleza

nos conmueve una viuda dando sus últimas

monedas para la huelga o el carbón para Mike

que tiran al pasar desde el tren los maquinistas

yo robaba flores para ponerme en el pelo

cuando el atardecer teñía de oro los prados

la comida el vino también eran belleza

cociné belleza para mis amistades siempre que pude y

aunque el camino del anarquismo sería abrupto

había belleza en la misma idea de recorrerlo

¿cuánta amistad requiere la belleza? el amor

también tanta belleza había tanta belleza

en ejecutar juntos al zar Alejandro II o en un beso Sasha

tanta belleza en un beso

 

 

 

Pequeñas comunas realizar el proyecto hacerlo ahora

nadie vive en el futuro es una casa que nunca habitamos

causa común para todos todo para nosotros nada

nada nos pertenece tener amor y repartirlo

dejar que fluya en cualquier dirección

acallar en mí las convenciones sociales

sentir posible cualquier posibilidad nada de apego

a las cosas nada de apego a la familia

pero te amo dijo él amor si el amor nos salva

es la belleza que buscamos

gloriosas visiones de la nueva sociedad

apuntaladas en las paredes de nuestra casa

debía salir de allí y contarlo al mundo decirlo

 

 

 

Hablar decir orar la palabra y yo

todas las imágenes del horror

explotación vidas arrojadas concretas

aquella vez no hablé de la jornada de ocho horas

aún así todo era ya bastante malo

¿dónde habían estado tantas palabras?

incendio de un público encendido

era entenderles había estado codo con codo

en la máquina saber sus anhelos de belleza

eso debía ser el paraíso haber llorado con ellas o

haber amado por soledad y

sentirle ajeno ahora sororidad era eso

haber sido como ellas o

bien ser sarcástica mostrar en su plena estupidez

al trabajador mismo desenmascararlo de su tesoro

su pequeño privilegio su pequeño sentirse enorme pero

¿qué privilegio el salario si aquello era su esclavitud?

¿qué me envió a decir señor Most?

no son ellos el monstruo que cercena

señor Most no me trate solo como a una mujer

 

 

 

Las chicas apoyaban la huelga

los bailes hasta las tantas

nada obsceno había en aquello

hablar con cariño repartir la comida que habían traído

era todo tan familiar debatir darse cuenta

desdecir la realidad terminar bailando

después aquel chico tan atractivo me llevó aparte

se puso solemne para pedírmelo

aquella actitud mía tan frívola impropia del anarquismo

¿por qué la libertad tenía que ser algo serio?

¿por qué renunciar a la risa el llanto las emociones?

no hay causa sin afecto si no puedo bailar

no es mi revolución dicen que dije

hubo voces de protesta en algunos mítines

también había belleza en aquellos mineros parapetados

tras una barricada sus torsos desnudos sudorosos

belleza era Sasha que por primera vez se estaba marchando

 

El poeta Francisco Cenamor

 

Se desmandó el caballo por la agudeza de mi voz

soflamas revolucionarias el primer Primero de mayo

de la historia yo rodando en aquel carro

obreros siguiéndome sindicatos prensa perpleja

Juana de Arco arroja banderas rojas a la carrera

así comenzaba mi carrera en la revolución

policías propinando palizas para que la masas

vuelvan al redil de la plaza autorizada

no hay autonomía en el movimiento

líderes sindicales llamando al orden tras mi desorden

caballo y carro desbocados por vocación de ser dado

mis dados estaban ya entonces en juego

 

 

 

Pertenecemos a Homestead la clase obrera que se levanta

parturientas expulsadas de sus casas el hombre de acero

antes muertos los obreros que pagarles más

así se forjó la sociedad que alabamos Sasha compró aquel arma

fue después de los Pinkerton asesinando impunemente

decidí financiar la operación alquilar mi cuerpo

no dejar nunca solo a Sasha la propaganda por el acto

¿merece vivir alguien así? la vida un bien preciado

teníamos veinte años y el la estropeaba era difícil no pensar así

¿acaso inventé aquel ser milagroso que me sacó de la calle?

yo afirmo que todo sucedió como dije al final Sasha pudo acercarse

 

disparar

 

aquel tipo no murió a Sasha entonces lo enterraron en vida

estaba orgullosa mi corazón enterrado en vida

 

 

 

Primer artículo escribir por primera vez

¿ellos matarían al hombre al que amaba?

el hombre de mi vida ahora pertenecía al Estado

mi nombre escrito perseguida expulsada de casa

aquí comenzó el diario de caza la mujer más peligrosa

del mundo tener mi propia revista Mother Earth

no no estaba en la tierra materna aquellas chicas amables

que alquilaban su cuerpo si fueron hogar me acogieron

vestirlas mientras escribía soflamas mi sustento

escuchar sus vidas azarosas el anarquismo

que se había instalado en mi mente Sasha orgulloso

en su celda las chicas competían en ser amables

confidencias la primera detención en Baltimore

¿por qué en Baltimore? no creo en las casualidades

dialogamos a través del tiempo tú y yo dialogamos

 

 

 

Propaganda anarquista en Austria todos ellos lo hacían

los bares estaban repletos de amigos los hombres

me adoraban en secreto fantaseaban con eso dominarme

no podrían yo no fantaseaba con eso nunca se lo sugería

algunos literatos me incitaban a discutir sobre anarquismo

altas horas de la noche perfilaba bien mis discursos

los afinaba Ed estaba siempre a mi alrededor pero Sasha ESTABA

una necesita ser querida de cerca y ser fiel a lo que ama

a quienes ama fiel era tratar de sacarlo de la cárcel

seguir aquí su lucha el amor puede ser un templo

con sus tontos deseos de un hogar soñado

en cualquier caso es bueno alguien que te abrace

 

 

 

Sacaron sus armas tú ahora no lo piensas

pero todo lo que ves se forjó así te mataban

por disentir no pudieron acercarse a defenderme

los compañeros asustados veían balas dentro del cañón

mi primera vez recuerdo el silencio de la celda

hacer ruido fue mi forma de rebeldía

alguien vino a decir que solo el silencio estaba permitido

deberíais haber visto su cara cuando la biblia

cayó a sus pies la gente soporta mal que no creas en supersticiones

mucho menos que se las arrojes a los pies la salvación

estaba en coser metros de dobladillos toallas deshilachadas

donde ir cosiendo tiempo y silencio si te van a detener

es importante llevar siempre un libro encima

 

 

 

Los días de octubre son luminosos

cuando entras en prisión filas a rayas azules y blancas

tres veces al día siete veces por semana métrica perfecta

que marcaba el ritmo de la prisión la palabra parduzca

definía a la perfección el sustento excremento en hileras

los llevábamos al río doscientas noventa noches

en las que dormir la monótona servidumbre cuando tu mundo

es el odio el golpe cualquier caricia resulta una eterna amistad o

las interminables visitas de los domingos abiertas las puertas

el crimen es el resultado de la pobreza pero a veces la enfermedad

te salva te marca un camino ventanales que dejan ver el río

al fondo incendiar mentes sanar cuerpos aquellas pobres almas

que aún siguieron encerradas encerrados en mi cráneo

quedaron los ruidos terribles de aquella prisión

 

 

Montaje la policía es una cadena de montaje

mano negra del anarquismo peligrosos libros de

filología inglesa aritmética a punto de estallar

todavía hoy defensores de la libertad firmando

órdenes de expulsión la democracia funciona

Emma Goldman no tiene cabida en la tierra de promisión

el viejo barco es una isla que va a zarpar con nosotros

los expulsados defendíamos a Rusia su Revolución

los compañeros desconfiados apreté su mano

siempre acompañaré a Sasha nuestras manos el silencio

¿por qué el Gobierno de los Estados Unidos

tenía miedo de nuestras silenciosas manos unidas?

la tierra se aleja en el horizonte apenas una franja

el bamboleante frío del barco soldados insubordinados

hablaban contigo nos ponían nombre sus caras de niño

su adiós el exilio es una playa desierta

 

 

 

Querida Rusia acógeme en tu seno escuchaba

esa música celestial el pueblo enfrentado a la burguesía

heroico enfrentando enfermedad y hambre enjambres

de obreros disciplinados en las fábricas soviéticas

contrarrevolucionarios todos sin carnet del partido

camaradas viviendo en hoteles requisados leyendo

aún a Pasternak Mandelshtam Ajmátova en nuestro idioma

casi olvidado la Revolución su libertad su política social

sustento obrero alto espíritu revolucionario combatir

enemigos pero uno no sube simplemente a un tren y

se va salvoconducto del partido anarquistas desenfrenados

domando la tierra tomando las fábricas acción directa

ganar la guerra revolucionaria el partido dirige la llama

Lenin Trotski Zinoviev nada romántico anarquistas

 

unidad

unidad y firmeza

 

 

 

Vanguardia proletaria concentración de poder militares

requisan enseres campesinos la palabra clave aquí es

 

COMUNISMO

 

arrebatada por el poder despótico del partido herramienta

burguesa imposibilidad manifiesta del partido obrero

ellos traerían lo nuevo no constelaciones celestiales marxistas

extendiéndose por toda la madre Rusia no merecen ser pronunciados

sus nombres burgueses burócratas zaristas afiliándose al partido

afilando cuchillos mortales anarquistas apártense por el bien común

 

COMUNISMO (arrebatado)

 

la Revolución siempre es del Pueblo contrarrevolución

bolchevique al final todo es cuestión de usar el léxico correcto

nombrar por lo que no es y bañarse en sangre o conmigo o

contra mi si yo tengo este ejército que apuesta al rojo y

aplasta martillo que aplasta hoz que siega

 

soy Emma Goldman Revolución traicionada

 

 

 

 

 

*(Leganés-España, 1965). Poeta. Edita el blog literario Asamblea de palabras. Profesionalmente se dedica a impartir clases de interpretación y dirigir espectáculos. Ha publicado en poesía Amando nubes (1999), Ángeles sin cielo (2003), Asamblea de palabras (2007), Casa de aire (2009), Nada somos, (2011) y Restos de naufragio (2017). En breve aparecerá un nuevo poemario titulado Asesinato.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: