7 poemas inéditos de José Antonio Pérez-Robleda

 

Por José Antonio Pérez-Robleda*

Crédito de la foto el autor

 

 

7 poemas inéditos

de José Antonio Pérez-Robleda

 

 

El caballo del malo

 

FUNDIDO EN NEGRO.

Prólogo

FUNDIDO EN NEGRO.

 

Suena música de Morricone. SILBIDOS.

 

Un caballo trota por el desierto.

 

No hay disparos,

solo un cierto aroma a tierra

que entran ganas de atrapar

y llevarse a la nariz,

un cierto gusto a roca,

la belleza abrumadora

de una tierra baldía.

 

El caballo se aleja hacia el horizonte

con el aplomo de quien conoce su destino.

 

No tiene prisa.

Se sabe el caballo del malo.

 

 

Sigue sonando música de Morricone. SILBIDOS.

Aparecen los títulos.

 

 

FUNDIDO EN NEGRO.

 

 

 

A Kind Awareness: Fred’s Ranch

 

Por deseo de Dios, el hombre tiene el derecho de apropiarse

de cualquier acre de tierra improductivo

y, con ello, recae sobre él el deber

de hacerlo producir bienes para la humanidad.

Hume, II Tratado de la naturaleza humana.

 

Tenga cuidado,

esta tierra me pertenece.

 

Es mía

desde los álamos hasta el río

desde el valle hasta el acantilado.

 

Está abonada con mis muertos,

y por eso puedo hacer

que mi ganado paste sobre ella

por eso puedo sembrarla con mi sudor

y regarla con mi sangre.

 

Por eso puedo cercarla, horadarla,

mancillarla y violarla cuando quiera.

 

Tenga cuidado,

mi arma está deseosa

y, le aseguro, que no la cargó el diablo.

 

No de un paso más.

No me importa si viene de paso.

Se encuentra en propiedad privada:

este pedazo de tierra

ha sido de mi familia desde siempre

cuando llegó el ferrocarril

nuestro derecho ya era antiguo

cuando llegó la diligencia

nuestro apellido ya era famoso

cuando llegaron los gringos

ya estábamos aquí

cuando se fueron los mexicanos

permanecimos aquí

cuando echaron a los españoles

celebramos desde aquí

 

[…]

 

llegamos con los misioneros

 

[…]

 

solo nos antecedió el salvaje.

Pero, ellos no poseían la tierra,

era peligroso,

por eso tuvimos que matarlos.

 

Como pretendo matarlo a Ud.

si da otro paso adelante.

 

 

 

FUNDIDO EN NEGRO.

Intermedio II

FUNDIDO EN NEGRO.

 

Paisaje baldío.

Desierto rocoso.

Barrido de cámara a la derecha.

La cámara se detiene.

El caballo ocupa la parte derecha de la escena.

 

Sonido de cascos de caballo.

 

Por la izquierda entra otro caballo.

No lleva silla.

Es un caballo salvaje.

Quedan frente a frente ocupando toda la escena.

Abren y cierran las fosas nasales.

 

Se reconocen.

Abarruntan la despedida.

 

Y el recuento.

 

Allí mismo.

 

Donde el caballo volvió a ser salvaje

y se reencontró con el hombre

y revivió su historia

y volvió a perecer

en ambos bandos.

 

Sonido de cascos de caballo.

 

El caballo salvaje sale de escena por la izquierda.

El caballo del malo avanza dos pasos.

Se queda en el centro de la escena.

Escarba el suelo,

sin prisa.

 

FUNDIDO EN NEGRO. 

 

El poeta José Antonio Pérez-Robleda

 

V

 

La roca

no teme que se le escape el instante

mientras ella mira hacia dentro

afuera todo muere

por eso es dura y maciza

y no alberga

lugar para la ausencia.

 

 

 

VI

 

La memoria de las rocas

está hecha de hendiduras,

la roca lisa no recuerda

qué derroteros le dieron esa forma.

 

Su interés se resume a sí misma

porque en su mundo todo cuadra.

 

Pero, una grieta llega

a descolocar ese mundo:

por la grieta se escurren lentamente

algunos quizás

cuatro o cinco puede

un después

un antes

y demasiados hubiera.

 

 

 

FUNDIDO EN NEGRO.

Epílogo

FUNDIDO EN NEGRO.

 

Suena música de Morricone: MÁS SILBIDOS.

 

Se adivina un caballo en el horizonte.

 

La música alcanza su clímax.

 

Escarba.

Se detiene a comer una brizna de hierba.

 

No tiene prisa.

 

El caballo del malo sabe que su destino

es ser siempre alcanzado.

 

FUNDIDO EN NEGRO.

 

 

 

FIN

 

Sigue sonando música de Morricone.

Títulos de crédito.

 

 

 

FUNDIDO EN NEGRO.

 

(de El caballo del malo, inédito)

 

 

 

Tengo un nombre

no lo diré, por supuesto.

tengo reputación

un trabajo que me gusta

y cuatro camisas a medida

con mis iniciales en el puño.

tengo tres blazers

que siempre

uso con vaqueros,

tengo una tarjeta oro

un club exclusivo

y un scotch con más años que yo.

tengo un futuro por delante,

aún soy joven.

voy a comprar un apartamento

a alquilarlo

a invertir en otro apartamento

aún más grande.

Voy a tener un hijo

que jugará con el perro

e irá a la universidad

graciasalfondodeahorrodeinterésasegurado.

voy a tener otro hijo,

que también irá a la universidad.

 

Pero hoy,

estoy en un sillón

solo

delante de la tele

tratando de ignorar que hay algo podrido ahí fuera.

algo a juego con mis camisas a medida,

con mis inversiones inmobiliarias,

con mis vaqueros de newbissnesmen.

 

El perro me mira,

me ve calculando los dólares que necesitaré

Para estar entretenido otro par de horas.

 

Solo él conoce mi rabia,

a él no puedo engañarlo,

Pero ninguno sabe muy bien de dónde sale

Ni contra qué dirigirla. 

Es domingo en el refugio

de animales rescatados,

una niña con caireles

llega a elegir un juguete.

 

Nosotros

estiramos las patas

ponemos derechitas las orejas

y movemos amistosamente la cola

dentro de nuestras jaulas

 

De repente,

Suena una alarma

o la niña de los caireles se

acerca al perro equivocado

y comienza el caos:

 

Un perro comienza a ladrar

Otro da giros en su jaula

Otro tiembla en un rincón

Otro muerde los barrotes

y otro escarba el suelo de metal

hasta sangrar por las patas.

 

Cada quien tiene su trauma.

 

La niña se va sin su juguete

y el cuidador calma a los perros

 

En el coche, la niña ha decidido

que quiere un videojuego

 

No sabe,

que ahí fuera,

También estiramos las orejas

y movemos la cola

y nos perfumamos

y entregamos tarjetas de visita

llenas de ficciones

 

Que también hay alarmas

y gritos

y disparos

y expectativas defraudadas

y gente a la que no conviene

acercarse demasiado.

 

Cada quien está dañado a su manera.

 

Sólo que no hay jaulas

y el cuidador

es quien lanza

el primer

el primero que muerde.

 

(de La yugular es el camino más directo al corazón, inédito)

 

 

 

 

 

*(Sevilla-España, 1980). Poeta y educador. Nacido en España y mexicano de adopción Filosofo por la Universidad de Sevilla (España). Obtuvo el Premio AMCO (Asociación Mexicana de Comunicadores Organizacionales AMCO, 2012). Es fundador de la video revista el noticiero de poesía. Ha publicado en poesía Mitología íntima (2015) y participado en L. A. (2016) y en el libro colectivo El Fakir Confinado (2020).