Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

 

Por Marília García*

Traducción del portugués al español por Ignacio Morales

Crédito de la foto (izq.) Ed. Chancacazo /

(der.) Keiny Andrade –

www1.folha.uol.com.br

 

 

7 poemas de París no tiene centro & otros poemas (2020),

de Marília García

 

 

Parque de las ruinas

 

2.

 

hace 200 años

debret llegó a rio de janeiro

integrando la “primera misión artística francesa”

expedición que pretendía crear una escuela de bellas artes en brasil

y difundir una nueva imagen del nuevo mundo

 

brasil se había vuelto el centro del reino de portugal

y debret llega aquí como pintor histórico

con la función de atestiguar

él mira y ve:

[           ]

 

comienza pintando la corte imperial

comienza pintando paisajes y aunque no es naturalista

también hace un pequeño inventario de la fauna y la flora

brasileñas

 

como esta pintoresca papaya

 

 

o este pez gallo

 

 

dibujo de corte científico, al que se le atribuye

una velada intención caricaturesca

 

 

pues veían en él cierta semejanza con el perfil

de don joão vi

debret comienza con esas pinturas

pero luego se impresiona con lo que ve en las calles:

un gran número de esclavos

conviviendo con europeos recién-llegados

una mezcla de personas y temporalidades diferentes

y parece que es justo ahí

que decide retratar lo cotidiano y

hacer instantáneas

 

es así como debret comienza un trabajo de cronista

salía de su atelier en catumbi e iba a pintar a la calle:

se sentaba sobre un cojín en el piso a pintar lo que veía

 

 

hizo alrededor de 700 acuarelas

que después sirvieron de base para componer los grabados

de su “viaje pintoresco e histórico al brasil”

 

 

12.

 

debret pintó el día-a-día

pero     para él                ese día-a-día es pintoresco

y extraordinario

 

smoke y blow-up

retratan lo infraordinario

y de repente algo aparece:

                                             algo que ya estaba ahí

pero al ser leído con otros ojos

puede volverse fantasmal                         algo que ya estaba ahí

pero necesita una mirada exterior para volverse

un acontecimiento extraordinario

 

el diario 1973-1983 de perlov también trata lo infraordinario

y parece casi tocar la vida

                                                     en un punto de la película que dura

casi 6 horas          perlov viene a brasil

se queda un tiempo en são paulo

donde vivió durante la infancia

y después           va a rio              la ciudad donde nació

y filma copacabana

en seguida hace una única escena en el barrio de santa teresa

con el tranvía pasando

en esta única escena                    grabada en la época en que yo nací

veo al fondo

                              la casa de mi infancia mi extraordinario

la ventana desde donde veía el mundo

 

[en la película la imagen está borrosa

y fuera de foco           en la memoria

la imagen está borrosa y fuera de

foco por           poco no consigo

capturar el punto           pido al

lector que imagine esa ventana con

el ruido del tranvía de fondo]

 

 

[pausa]

 

 

[testear la memoria]

 

hace algunos años leí una entrevista

del escritor emmanuel hocquard

a cierta altura el entrevistador pregunta

por qué hocquard no escribe un ensayo

sobre determinado tema

hocquard responde que                para él

un poema podía ser tan teórico

como un ensayo

un poema podría partir de una experiencia

y producir pensamiento

tal vez ya haya hasta “ensayado”

ese tema en un poema

pasé años pensando en esa respuesta

y lentamente la transformé en preguntas:

¿en qué medida el poema puede formular un pensamiento?

               ¿qué cuestiones propone?          ¿cómo lo hace?

¿qué forma utiliza                              qué dispositivo?

 

si escribir ensayísticamente es escribir experimentando

¿es posible que un poema sea tan crítico como un ensayo?

 

busqué la entrevista de emmanuel hocquard

para citar aquí con precisión

y no la encontré            busqué el texto donde había leído eso

              y no lo encontré             estoy lejos de casa y sin

acceso a mis libros

estoy probando citar de memoria

                                           estoy probando usar sus palabras

en otro contexto                   busco manejar las palabras

no encontré el texto que buscaba                        pero quería

hablar de sus poemas

 

¿será que un poema puede ser colocado en un tubo de ensayo?

 

en los años 90 el escritor estadounidense charles bernstein

escribió un poema llamado “un test de poesía”

yo quería hablar de su test

pero voy a hablar de otro texto de los 90

que es también un test de poesía:

una prueba de soledad de emmanuel hocquard de 1998

la historia de la escritura de este libro nos aproxima a montaigne

hocquard se aísla en una cabaña en bourdeaux

y busca pensar el mundo            y pensar la soledad

así escribe el libro

 

la historia de los ensayos de montaigne es conocida:

se retiró del mundo

siguiendo la tradición humanista de reflexionar en soledad

y se fue a vivir a las propiedades de su familia en bordeaux

para escribirse a sí mismo

 

La poeta Marília Garcia

 

por los grandes bulevares

 

[por dentro]

 

¿qué ve ella cuando cierra

los ojos? líneas sinuosas, un mapa

hecho a mano, parece una pista vista desde arriba—

los campos cortados o podría ser

una sombra rayando el verde cuando pasa

en lo alto.

 

                              ¿qué ve ella cuando

mira en línea recta intentando

describir

              a la muchacha que conoció en el café?

la transformación de

wavelets o un pez-luna-

-llena en una región abisal.

no es nada abisal

estar en esta superficie,

¿quieres decir de vidrio? ¿esférica?

o un animal marino en miniatura:

¿un pulpo de 1 mm?

 

                                      el cine es 24 veces

la verdad por segundo. este segundo

podría ser 24 veces su cara

cuando cierra los ojos y ve.

 

[por fuera]

 

no es por falta de repetición, pero no

encontraba la palabra exacta.

ella no sabe lo que ve y todo queda temblando

se fast forward.

ahora cierra los ojos para

entender, para ir más

lento.

              no se pierde a alguien dos

veces, era eso lo que creía

pero a esa altura llego al mismo aeropuerto

dos semanas después y la escena se

repite.

estás teniendo un problema

de realidad, susurró él.

—¿cuál es el desastre esta vez?

 

¿qué ve ella cuando abre el

tragaluz? al sacar esa foto del

puente o cuando lee

el subtítulo:

                             “en los abismos la vida es sometida

al frío, oscuridad, presión.

ocho mil metros de profundidad”

una montaña

al revés.

 

 

 

1. [pasaje de érica zíngano e ignacio morales]

 

“parís no tiene centro”

me dice ella durante

la caminata

pero yo quería contar

otra cosa

yo quería contar

lo que pasó ayer

en la esq. de la calle

notre-dame-de-lorette

 

yo escribo en francés

porque quiero escribir

un poema literal

le pedí a mi amiga

érica zíngano

traducir el poema al port.

nosotras hicimos un acuerdo:

es un poema literal

y será una traducción literalmente

literal

 

la primera vez

que yo estuve en francia

compré un libro

de jacques roubaud

y puse el libro

de jacques roubaud

en mi bolso

como un tipo de guía

de parís

 

y yo fui a los lugares

que el libro

de jacques roubaud

indicaba

fui al 9° arrondissement

el barrio donde vive

y fui a ver

la gioconda de e. mérou

no es la gioconda

que está en el louvre

sino la gioconda “a dos pasos

de sacre-coeur”

jacques roubaud

da sus instrucciones

para ver la gioconda

de e. mérou:

 

“los verdaderos apreciadores

para ver la gioconda

no van al fin del mundo

ni siquiera al museo

del louvre

solo van hasta la esq. de la calle

rouchefoucauld con la

notre-damede-

lorette

entran en el café

y ella está allí.

 

[…]

 

el cuadro está en la pared

beige y crema

y el marco es beige y crema

y un poco anaranjado

la tela está, inclusive, firmada

por la mano del artista

e.

mérou

es la gioconda.

la gioconda de mérou.”

 

así que

yo decidí ir para allá

pero mi recuerdo

de ese día

no es claro

yo me acuerdo

de sentarme en el café

yo me acuerdo

de una señora más vieja a la izq.

que bebía un té y miraba

a su gato dentro de una bolsa

yo me acuerdo

de haber buscado

a jacques roubaud

por todo el lugar

pero yo no vi

a jacques roubaud

en ningún lugar

 

en el prefacio que roubaud

escribió

para la ed. francesa de galaxias

cuenta que un día

despertándose

abrió la ventana de su cuarto

y vio

ese día era un día tan bonito

el sol brillaba

miró por la ventana

y vio

en la terraza del hotel en el edificio del frente

a haroldo de campos

que estaba ahí diciéndole goodbye

 

yo siempre soñé

con ese encuentro

en ese día en que miré

por el ventanal del café

los edificios del frente

tal vez

jacques roubaud

él mismo

pudiese aparecer

a través de las ventanas del café

en una de las ventanas del café

“¿qué hora es?”

¿qué?

era la señora de la izq.

que me preguntaba la hora

yo no sabía

ese día yo no vi

a jacques roubaud

para mí eso está claro

pero ya no me acuerdo

si yo vi o no

la gioconda de

e. mérou

pasaron 13 años

yo estoy de nuevo en parís

estamos a final de año

esta vez leo está conmigo

como todos los turistas en parís

queremos ver la gioconda

como todos los turistas en parís

vamos a ver la gioconda

pero no la gioconda del louvre

vamos a ver la gioconda

de e. mérou

vamos a ver la gioconda

de j. roubaud

 

así que

escogemos un domingo

y vamos para allá

al llegar me doy cuenta

el café se llama café matisse

para ver a la gioconda en parís

la de jacques roubaud

era necesario ir hasta el café matisse

pero ese domingo

uno de los últimos días del año

hace frío

y el café está cerrado

 

pasaron 20 días

2015 ya comenzó

y yo decido ir allá

una vez más

yo decido ir allá

caminando

paseando

con leo

 

yo tomo una calle en dirección al norte

de parís

está llena de pasajes

yo tomo la calle saint-denis

después el boulevard poissonnière

y el faubourg montmartre

esa calle también está llena de pasajes

yo decido atravesar los pasajes

es temprano      estoy paseando

yo voy a tener tiempo para llegar

al café matisse

yo pienso

 

yo comienzo a atravesar

los pasajes

yo hago un vaivén entre

el passage du grand-cerf

el passage du bourg-l’abbé

el passage du caire

el passage des panoramas

“parís no tiene centro”

me dice ella

parís está lleno de pasajes

 

yo escribo este poema

en francés

porque quiero escribir

literalmente

yo le pedí a una amiga mía

érica zíngano

traducir el poema al port.

nosotras hicimos un acuerdo:

es un poema literal

y será una traducción literalmente

literal

así

nosotras atravesamos juntas

toda esa historia

sobre la gioconda

 

yo estaba en un pasaje

que se llamaba panoramas

tenía varias salidas

pero de repente ya no puedo más

ver la salida

yo estoy en otro tiempo

yo veo el hotel chopin

yo veo un perro alado

yo veo el museo grévin

donde hay un palacio

el palacio de los espejismos

ahora esa ciudad es

un espejismo

yo pienso ahora

yo también me volví

un espejismo

 

yo estoy paseando

pero ya no sé

qué dirección tomar

¿cuál es la salida? pregunto

dónde está

estoy en una sensación             laberinto

este pasaje      está lleno de salidas

me dice alguien

yo estoy intentando salir mi sra.

¿hacia dónde debo ir?

otra sra. una sra.

más vieja de cera

me dice adónde ir y

así

encuentro la calle

 

salgo

y comienza a nevar

hace frío

ya no sé donde estoy

yo miro en el mapa

es extraño

yo me devolví algunas calles

yo entré en un pasaje

y salí

algunas calles antes

tal vez sea solo

un espejismo

hace frío ahora

nieva

y la ciudad comenzó

a ser una ciudad blanca

y yo ya no sé

dónde estamos

 

tal vez sea

por causa del palacio

el palacio

de los espejismos

yo intento encontrar

el faubourg montmartre

para ir una vez más

en dirección al norte

yo espero que ese

espejismo literalmente

no altere

mi poema literal

 

de repente

al doblar una esquina

yo veo a alguien

“¿encontraría a la maga?”,

pienso

no sé si estoy teniendo una alucinación

la ciudad se tornó una mancha blanca

pero alguien me saluda desde lejos

y yo lo reconozco:

es ignacio morales

traductor de este poema al español

él viene caminando

en mi dirección

y tiene un libro en las manos

paramos para saludarnos

me quedo con la duda

si estoy efectivamente en el tiempo del poema

o si fui a parar al futuro

 

nunca nos vimos personalmente

y por un instante

no sé si es un encuentro real

pero entonces me muestra el libro

“parís, situación irregular”,

de enrique lihn,

y me dice que necesito leerlo

nos despedimos

y deja el libro conmigo

dejé mis pies en

parís, dice él

 

entonces yo salgo caminando

y pensando en eso

después de algunos pasos

en falso

encuentro la calle notre-dame-

de-lorette

 

yo decido hacer un pequeño

video grabar la subida de la calle

notre-dame-de-lorette

yo soy una turista

yo voy a grabar la gioconda

así

simplemente así

 

en ese mismo momento

leo quiere hablar conmigo

pero me mira

y mira la cámara

y él no va a hablar durante

la grabación

yo le pregunto ¿qué?

y él dice

no puedo hablar ahora

no estamos solos aquí

yo quiero saber

lo que él me va a decir

pero él no lo dice

por causa de la cámara

nosotros subimos la calle

notre-dame-de-lorette

yo grabo a las personas

los cafés los autos la nieve

los edificios

nosotros caminamos

en silencio

 

cuando ya estamos

casi allí

en lo alto de montmartre

llegamos a la esq. de la calle

rochefoucald con la

notre-dame-de-lorette

el café matisse está ahí

y el café matisse

está abierto

atravesamos la ciudad

digo yo

 

en la barra

dos mujeres nos miran

y dicen

al mismo tiempo

buenos días

¿ellas son gemelas?

me pregunto

ellas son tan parecidas

ellas hablan juntas

ellas tienen el mismo pelo

bien corto

ellas tienen el mismo delantal

a cuadros

una vez más

digo leo

¿ellas son gemelas?

pero él me mira

sin tener cómo responder

 

yo paro de filmar

quiero preguntarle

lo que él quería decirme

mientras subíamos la calle

notre-dame-de-lorette

pero ahora

buscamos la gioconda

y miramos las paredes

como detectives

la sala está llena

de cuadros

pero no tiene

la gioconda

solo tiene

reproducciones de matisse

es el café matisse

es evidente

¿pero la gioconda también

estará aquí?

¿o nosotros nos equivocamos

de café?

 

nos sentamos

pedimos dos cafés

una de las gemelas

trae los dos cafés

y nos mira

yo quiero preguntarle

si ese es el café

de la gioconda de e. mérou

pero nosotros somos turistas

y no quiero que ella piense

que estamos buscando

la gioconda

yo no puedo preguntarle

 

bebemos los dos cafés

y le quiero preguntar

dónde está la gioconda

no quiero que ella piense

que estamos buscando

la gioconda

pero sí

nosotros somos turistas

y estamos buscando

la gioconda

 

así que

le pregunto

y ese postre

de chocolate

ella dice

¿con “crema inglesa”?

no sabemos lo que es

la “crema inglesa”

pero queremos

con “crema inglesa”

 

así que

roja de vergüenza

yo le pregunto

por favor, sra.

yo tengo una pregunta

para hacerle

existe un poema

que cuenta que

en la esq. de la calle rochefoucauld

con la notre-dame-de-lorette

había un café

y que en ese café

había un cuadro

de la gioconda

firmado por la mano del artista

e. mérou

¿usted sabe si es aquí?

 

ella me mira

ella no entiende

muy bien

ella me pregunta

¿un poema?

y ella me pregunta

¿es un poema muy antiguo?

y yo digo no

es un poema contemporáneo

yo tomo mi celular

y le muestro el poema

de jacques roubaud

a la gemela del café matisse

ella me dice

un momento, por favor

me voy a informar

ella agarra mi celular

y va a hablar con la hermana

ella le muestra el poema

de jacques roubaud

en mi celular

hablan entre ellas

ríen entre ellas

y nos miran

juntas

 

ella vuelve y me dice

sí el café es aquí

y la gioconda estaba aquí

pero la propietaria

hizo una reforma

recientemente

ella cambió el café

y transformó el café

en el café matisse

con esos matisses

que están viendo aquí

 

y por causa de eso

ella tomó la gioconda

y llevó la gioconda

con ella para arriba

donde vive

 

la gemela dijo eso

con una sonrisa

y volvió a la barra

en ese mismo instante

yo miré a través del ventanal

del café al edificio del frente

y yo vi a haroldo de campos

en la terraza del hotel

diciendo goodbye

 

yo creo que

esa img.

describe muy bien lo que

yo atravesé aquí

mientras yo escribía

este poema literal

aun así

yo espero que

ese espejismo

no altere

mi poema literal

como todos los turistas

de parís

todo lo que yo quería era

ver la gioconda

 

 

¿la poesía es una forma de resistores?

 

ayer fue el día más caluroso del año en são paulo

llegamos a vivir a são paulo en invierno

y hacía mucho frío                       llegamos a vivir a são paulo

en invierno las noches eran heladas y las mañanas

luminosas                       tenía que salir todos los días

con mi bufanda roja chaleco de lana

y encima una chaqueta de cuero

pero aún así

el viento helado me quemaba el rostro

                           las manos heladas las orejas heladas

ayer fue el día más caluroso del año

en são paulo y leo preguntó si antes del invierno

no había hecho calor                  ¿será que en enero

no hizo calor? preguntó él

yo todavía no había tenido calor en são paulo

pero llegamos a vivir a são paulo en invierno

y hacía mucho frío

                                        el calor aquí es seco

parece que me voy a secar         las manos          la garganta

la nariz parece que todo se va a secar

tuvimos que comprar un humidificador

de aire              en amuleto de roberto bolaño

auxilio dice que el polvo de la ciudad

de méxico debe venir de todos los floreros

que son quebrados en la ciudad de méxico

me quedé pensando de dónde vendrá

esta sequedad de são paulo pero aquí no veo polvo

debería existir polvo             pero aquí no veo polvo

si existiese polvo podría ser de los pedazos de

las cosas quebradas todos los días

en la vida de las personas

pero aquí no veo los pedazos

¿dónde están los pedazos?

solo veo todo seco

 

ayer fue el día más caluroso del año en são paulo

sin embargo a pesar del calor

me bañé con la ducha eléctrica encendida

me estaba bañando con la ducha eléctrica encendida

cuando la resistencia de la ducha se quemó

antes de vivir en são paulo

me bañaba en una ducha a gas

no sabía que la ducha eléctrica tenía resistencia

cuando descubrí que el problema de la ducha

era la resistencia

me acordé de un mensaje que había recibido hace dos años

de celia pedrosa

me acordé del mensaje que recibí hace dos años

de celia pedrosa y que me hacía una pregunta

sobre la poesía

“¿la poesía es una forma de resistencia?”

intenté responder la pregunta de celia pedrosa

intenté entender la pregunta de celia pedrosa

pedí ayuda a google

tomé notas

escribí

me hice otras preguntas

y no conseguí responder la pregunta

de celia pedrosa

celia pedrosa estuvo aquí en casa

en são paulo pero aún no hacía tanto calor

fuimos a almorzar a un restaurante de mato grosso do sul

almorzamos una mezcla

de comida pantanera paraguaya y japonesa

hablamos sobre la resistencia

de la poesía pero no hablamos sobre la pregunta que me hizo

celia pedrosa y que no pude responder

ayer al oír la palabra resistencia

de la ducha me acordé del mensaje de celia pedrosa

¿la poesía es una forma de resistencia?

¿siempre           por definición?                ¿o solo

en determinados contextos        sociales políticos culturales?

hace dos años al preguntarle a google

respondió poco a poco con la función autocompletar

latam

latitud

la polar

la polución

la posta

la poeira

la poesía

la poesía anarquista

la poesía barata

la poesía boliviana

la poesía hermética

la poesía más linda del mundo

la poesía persevera

la poesía pulsa

la poesía romántica brasileña

la poesía underground

la poesía épica

la poesía es

la poesía es un arma

la poesía es una pulga

la poesía es una farsa

la poesía es una forma de

la poesía es una forma de resistores

la poesía es una forma de resistencia

la poesía es una forma de resistencia a la angustia del momento

la poesía es una forma de resistencia a los discursos dominantes

 

me quedé pensando si la poesía

es una forma de resistores

entonces leo trajo una ducha nueva para cambiar

leo cambió la ducha

y ya no hacía tanto calor

porque llegó una tormenta en la mitad de la tarde

ese día no podíamos ni imaginar

que dos meses después

sería el mes más caliente de la historia de são paulo

pero ahí ese día

cuando la ducha se quemó

ya no hacía tanto calor

y descubrí que lo que calienta el agua

es la resistencia

 

un día henry deluy vino a brasil

y agendó una reunión con algunos poetas

brasileños         henry deluy estaba preparando

un dossier de poesía brasileña para la revista

action poétique

nos sentamos en el fuerte de copacabana para conversar

acción poética

él preguntó si había algún poeta francés contemporáneo

publicado en brasil

al oír la respuesta “nathalie quintane”

henry deluy respondió

mais ça c’est pas de la poésie

un día fui a mérilheu a encontrarme con emmanuel hocquard

él preguntó si había algún poeta francés contemporáneo

publicado en brasil

al oír la respuesta “nathalie quintane”

emmanuel hocquard respondió

mais ça c’est pas de la poésie

un día conocí a una pareja de brasileños en parís

gaspar y cristina

ellos me presentaron al poeta jean-luc pouliquen

él preguntó si había algún poeta francés contemporáneo

publicado en brasil

al oír la respuesta “nathalie quintane”

jean-luc pouliquen respondió

mais ça c’est pas de la poésie

ayer cuando se quemó la ducha eléctrica

descubrí que la resistencia transforma

la energía eléctrica en energía térmica

que la resistencia ocurre cuando un conjunto de electrones

encuentra dificultad para desplazarse

eso es               la corriente encuentra resistencia

y al encontrar resistencia         se transforma en calor

eso se llama efecto joule

ayer cuando se quemó la resistencia de la ducha

me pregunté si la poesía

es una forma de resistores

el objetivo de la resistencia es generar calor

pero en ocasiones el calor es excesivo

como los circuitos eléctricos

necesitan ventiladores encendidos

varios ventiladores encima de la resistencia

para equilibrar el circuito

ayer cuando la resistencia de la ducha se quemó

me quedé pensando en la pregunta de celia pedrosa

me quedé pensando en la electricidad y la electrónica

en los chips los códecs y en los tests tests y más tests

todos los tests que hacemos para sobrevivir

—¿de dónde vienen ustedes?

—cuidado no se aproxime           el mástil de mi barco

va a caer encima del suyo

—¿de dónde vienen ustedes?

—no sé

—¿para dónde van?

—no sé

—¿quieren rescate?

—cuidado          solo me queda un mástil se va a caer

 

creo que aquí en são paulo

las personas acostumbran cruzar la calle en el paso de cebra

creo que aquí en são paulo

las personas no tienen la manía

de cruzar la calle en medio de los autos

esto es lo que he pensado aquí en são paulo

por ejemplo

estoy yendo a hablar al centro universitario maría antonia

y cruzo la calle fuera del paso de cebra

estoy yendo a hablar al centro universitario maría antonia

y decido ir en metro para vila buarque

¿cuántos pasos en la calle         que atravieso?

¿cuántas calles en el trayecto?

¿cuántas cosas acumuladas en el tiempo?

me quedo pensando en el camino que voy a hacer

tomar el metro en la estación ana rosa

línea azul dirección tucuruvi

bajar en la estación sé           combinar con la línea roja del metro

dirección palmeiras barra funda

hasta la estación república

                               después tomar la avenida ipiranga

entrar en la consolación y listo

llego a la calle maría antonia en media hora

entonces salgo de casa para tomar el metro

camino durante diez minutos

está caluroso pero sin sol

y está seco                    muy seco

camino hasta la estación ana rosa

y siento el polvo en el aire

una nube de polvo        en medio de la sequedad

¿será el polvo de las cosas quebradas

todos los días en las vidas de las personas?

me pregunto                 de dónde viene ese polvo

mientras camino al metro

pienso que tenía ganas

de terminar un poema con la palabra

como gertrude stein                  quiero decir eso

en el centro maría antonia      que lo realmente bueno

sería un poema que terminase con la palabra

                          ¿cuántos pasos en el camino?

cuando ya estoy cerca de la boca del metro

cruzo la calle conselheiro rodrigues alves

cruzo fuera del paso de cebra

y miro                no vienen autos

los autos están parados en el semáforo

cruzo justo a la altura del supermercado pão de açúcar

cruzo la calle corriendo porque estoy fuera del

paso de cebra y cuando ya estoy llegando a la última pista

un auto sale del estacionamiento del supermercado

la conductora mira en dirección opuesta al sentido de la calle

para ver si vienen autos

para ver si puede entrar en la última pista

los autos están parados en el semáforo

ella cree que puede entrar

como mira hacia atrás

no ve que yo estoy cruzando a toda velocidad

justo delante de su auto

 

estoy corriendo            ya no puedo

parar                ella tampoco

golpe vibrando en el aire          hoja de viento en el cuello

los pedazos de vidrio de las vidas de las personas

el polvo de las vidas rotas          el polvo polvo     electrones en los

circuitos resistores

            golpe en el asfalto fuera del paso de cebra

el estruendo sordo        lo último que oí

fue el grito del vendedor de cabritas

sonido              onda longitudinal propagándose

estruendo sordo el polvo y la última cosa ese grito

NO

 

La poeta Marília García leyendo

 

infierno musical

 

i.

 

lo que explicó sobre la melodía

de sistemas no tenía sentido pues

esa vez no había

                                       sonido alguno.

—es una deformación, casi un infierno

musical que,

                           al desbordarse,

congela,

              como mármol, una caída o

una cachetada. pocos usan la palabra antiarmonía

o antidensidad

(aquí nada

se acopla con nada)

la vida se divide en

dos partes móviles y tú puedes

entrar en una melodía circular

después de la combinación correcta.

 

ii.

 

ezeiza es un sitio que no

existe pero llegar es repetir el

gesto inexistente, como decir una

frase sin sonido o volverse el mismo

una semana después en el momento en que

la aeronave se desplaza con

más esfuerzo

                          en el dibujo tenso de la cinta

la única maleta —para tomar la carretera

de noche en el desierto oscuro

y asfixiante

 

 

 

*(Río de Janeiro-Brasil, 1979). Poeta y traductora. Trabaja como traductora. Ha ganado el Prêmio Icatu de Artes y disfruta de una residencia del programa de la Cité internationale des arts, en París (Francia) y el Premio Océanos de Lengua Portuguesa (2018). Ha publicado en poesía 20 poemas para tu walkman (2007), Error geográfico (2012), Un test de resistores (2014), París no tiene centro (2015), Cámara lenta (2017), Parque de las ruinas (2018), entre otros. Su trabajo puede ser visto en www.mariliagarcia.com

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: