7 fragmentos de «Tránsito Ciego» (2013), de Valentina Marchant

 

Por Valentina Marchant*

Selección por Mario Pera

Crédito de la foto Facebook de la autora

 

 

7 fragmentos de Tránsito Ciego (2013),

de Valentina Marchant

 

 

Quiero para mí la única soledad por cuya mirada

pasa la leve destrucción cotidiana de las cosas.

Rosamel del Valle

 

 

*

 

había muchas mariposas blancas. así. literalmente.

en la escritura apiñada de los árboles.

había fantasmas que trepaban alrededor de las hogueras.

literalmente una embestida que se abría.

una grieta incurable.  

 

me pregunto cuál será ahora el símbolo. cuál será.

el puente entre el aleteo y el desgarro.

qué querrá decir esa despedida.

la mano en alto dando vuelta en círculos.

 

mariposas blancas debajo de la lengua.

pujando. enhebrando una causa en lo oscuro.

tendiendo puentes hacia algo que no tiene forma de palabra.

 

porque yo no veo.

 

 

 

*

 

decido arrancar las vendas.

mirar el tajo abierto. el obsequio de guerra y tránsito.

meter cada uno de mis dedos en la sangre seca de la herida.

dibujar un abismo. enfermar. recordar la casa

tapizada de voces que alguna vez entonaron un canto maldito.

la antorcha precaria que ilumina un cielo de cenizas.

 

porque la memoria no es ningún refugio. porque la memoria

no es ningún refugio.

 

 

*

 

una leve esperanza me ha inducido a la hechicería.

entierro un cuerno de unicornio en el patio.

invoco a la reina del reverso del cielo.

 

ya no hay vuelta atrás.

con la punta de una estrella dibujo un amanecer pálido.

el aliento agrio de los hijos que abandonaste

en las carreteras de ciudades enterradas por la historia.

 

ahora que el cielo cae a pedazos en un granero vacío.

tu voz resuena como un eco que llega simplemente a machetazos.

de qué sirve invocar a la muerte entonces.

si próximo se haya el último artilugio. la posibilidad

de una magia negra

e inaudita.

 

somos el devenir.

la extinción.

y el maleficio.

 

 

 

*

 

se resquebraja el deseo de sostener esta antorcha.

que el tigre emerja. que el tigre muestre sus caries.

sin el filtro de la luz.

 

enfocar ha sido siempre un acto obsceno.

como parir en un hospital lleno de lombrices vestidas de blanco.

enfocar. abultar la ausencia en una pira funeraria.

salir de puntillas. ahora.

que hay luna llena y flores.

abrir la herida de guerra. ser el veneno en la taza a la hora del té.

un grillo en la sopa de las viejas.

porque recordaré el túnel y los cadáveres apoyándose unos sobre otros

y seré incapaz de articular palabra.

no quiero enmarcar el eco que me llega a machetazos.

nunca he creído en el poder de los amuletos.

es simple:

el incendio redujo el molino a cenizas.

 

 

 

*

 

la multitud entre las hojas agita una melodía que me pertenece.

debería. es el momento.

tomar los puñales que serán pinceles o barcos

y abrir el ojo de Ofelia como quien derrama la yema de un huevo

sobre la orilla más caliente del mar. 

 

la palabra deber

es sin embargo una espina que se hunde

entre la hierba y la baldosa.

 

La poeta Valentina Marchant.
Crédito de la foto: Shago Hidalgo

 

*

 

la fantasía desmembrada del orgasmo.

puesta sobre la mesa a la hora de comer.

la sombra de un hombre postrada frente a mí.

a la hora de comer.

 

golpear la cabeza contra el muro.

 

 

 

*

 

no intento reflejar nada.

las piedras aguantan la única posibilidad.

un sinfín de plumas se me pega a los ojos.

en la orilla alguien deshoja su propio llanto.

Padre lanza migas de pan a pájaros que nunca regresan.

la escena se repite.

Ícaro. soy incapaz de un acto heroico.

tengo ganas de hacer hoyos en la tierra.

afuera todavía crecen inmensidades.

hacer hoyos en la tierra.

como intentando comer algo.

introducir la cabeza en el tajo abierto de las manzanas.

deslizar mi cuerpo. como agua.

hacia todos los rincones.

 

 

 

 

 

*(Santiago de Chile-Chile, 1988). Poeta, profesora e investigadora. Reside en Barcelona (España). Licenciada en Lengua y Literatura Hispánica y magíster en Literatura por la Universidad de Chile. Se desempeñó como profesora de estado en castellano por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Obtuvo la beca de la Fundación Pablo Neruda (La Chascona, 2010), la Beca del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (Chile, 2019) para realizar el magíster de Creación literaria en la Universidad Pompeu Fabra (España) y la Beca Chile para realizar sus estudios de doctorado en Teoría de la literatura y literatura comparada en la Universidad Autónoma de Barcelona (España, 2020). Es cofundadora de la revista Saranchá, Atisbos de literatura iberoamericana actual (2021). Ha publicado Tránsito Ciego (2013) y El reverso del agua (2022, en prensa).

 

 

A %d blogueros les gusta esto: