5 poemas de «La Infiltrada» (2021), de Paola Cantero

 

Por Paola Cantero*

Crédito de la foto (izq.) Andesgraund Eds. /

(der.) la autora

 

 

5 poemas de La Infiltrada (2021),

de Paola Cantero

 

 

La infiltrada

 

El amor que sí

que sí     que sí                                                       yo soy el único importante

esa es la lógica                                                      esa es la verdad

yo no te dije que te vengas

Santiago con sus calles vacías

con sus locas ofendiendo a las mujeres que pasan a su lado

las locas poéticas

Las calles con sus calles llenas de estudiantes             marchan

como zombis

sus banderas multicolores

y sus micros verdes como tomates podridos

con olor a axila                         olor a pan con hamburguesa de soya

con sus gritos con su distancia

con sus saltos fuera de este mundo al metro

y sus viejos enojados                               nariz contra vidrio

y llenas las calles de perros vestidos como cristianos

con capas de curas gay

perros solos                                                       perras viejas

en las esquinas vendiendo pinches

vendiendo los huevos

vendiendo paraguas

sopaipillas                                                                     pasadas en aceite negro

como sus calles de negros bailantes

y negras                                                                        aquí no hay niños

ni hay lluvia

hay helicópteros                                                  rondando día y noche

sus luces no dejan dormir                          cuando alumbran

entran por la ventana

 

Despierto

me bebo un trago        abro el frízer el vapor llena la sala

la bruma se expande

adentro y afuera                                                 el conserje duerme

bebo hierba de San Juan

para no gritar                             para no caer     una y otra vez

bebo el vino      el pisco         el té con limón      huelo el luche

lloro

y nadie me escucha

El helicóptero pasa nuevamente

me escondo como si fuera una infiltrada                   me agacho

enciendo el computador

leo “Howl”      guardo silencio                                como las calles

salgo

el conserje afónico me mira con tristeza        camino rápido

salgo a las luces de calle Lastarria

los gringos me sonríen

me hablan en portugués          les respondo

Eu gusto da????

Eu moro da Rahue

 

Eu

Camino            paso frente a las pizzerías            las calles

guardan silencio profundo

hombres y mujeres                 los hipster caminan rígidos

en su pasarela

Los poetas tristes de otras épocas

duermen debiendo la renta en cada esquina

borrachos                                                                                      empapados

 

Miro mi reflejo en los vidrios

donde beben    serios

es una cosa seria aparentar

Los cibergays se llenan                                                        compro cigarros

busco

me siento junto a la señora de los dulces afuera “del museo Bellas”

Las calles vacías se ven vacías ante mí

ante la traslúcida silueta mía                                            lloro

la señora habla más fuerte

habla                                                         vende cigarros

me voy                                                      ¡Ay!

El Forestal levanta sus alas verdes tratando de atraparme

me introduzco en un sótano                                           huyo

las mazmorras me esperan

Bebo                                                      bebo              los oficinistas huyen

 han perdido su capacidad de verme

no alcanzan ni a sentir mi perfume

 

Soy un fantasma                      por fin                 al fin

finalmente

me he convertido en un cadáver                        salgo

me pierdo entre las calles        las esquinas me impiden razonar

son tantas

y son ninguna

al final                                                          como en una pesadilla

de alguna manera ilógica                            vuelvo a Lastarria

¿Vuelvo?                                       El conserje ha muerto

el edificio ha sido tomado por los fantasmas del cerro Santa Lucía

era previsible

durante un tiempo tuve a uno alojado en la cocina

y hasta que le advertí que era de ellos          se fue

Un domingo                                                           debí levantar la voz

los domingos son para levantar la voz

donde la vida y la muerte se encuentran

ese será el día de mi partida       ese es el día de decir las cosas

cuando todo termina

y todo comienza                                                    el día del cuándo

¿Cuándo llegará el día de aquella feliz mañana?

El día del resfrío                         Santiago           sus calles no entienden

y sus trivialidades

sus urgencias           sus correos              sus FONASA            sus bancos

sus                         Entel

los números para ser atendido en la rotisería del supermercado Unimarc

el elogio al jamón

 

y sus quesos de agua                                         y sus pepinos agrios

enciendo un cigarro y veo a mi Rahue

mi redonda esfera de afectos

mi árbol                     la perrita                                                abandonada

mi esposo que ocupa la cama y la pianista

el cielo                                               la lluvia                         la lluvia

el humo del cañón limpiado con el sahumerio del amanecer

la fogata                     olvidada                           Santiago su silencio

no entiende

que hubo alguna vez un mirador      que hablaba de mi “deber

Ya no le canto a la patria               a salvar la bandera o sumarme

[a la plaza

ya no es prioridad                                 la hegemonía es respirar

Quizá se me han caído los dientes

esa es la razón por la cual olvidé reír

Seis días y medio ha llovido                         la cascada se ha secado

la pescada

la marraqueta                                      todo tiene sabor diferente

la piel de algún hombre desconocido huele a cloaca

alguna cloaca es un hombre                           y comienza el hambre

el desierto

la gran mentira inicia en cada esquina

es un carnaval es un múltiple carnaval

que a los ojos de cualquier niña provinciana es una fiesta

de besos

de manos suaves                                                          de bella dentadura

el paraíso está aquí                                               en su soledad

en el cemento de los gritos y las crisis              las de pánico

las del terremoto                                                                   las del Transantiago

las de ellos              las de todos                                    bailamos

contorneándonos hasta el delirio                renunciamos al trabajo

[de vivir

felices arrastramos la cruz hasta el monte donde se repite

[noche tras noche

la ceremonia

y gritamos de placer                   y agradecemos

al padre                                                   al padrecito                                  al papito

Enflaquecemos                                 diez kilos                                         o quince

las calles siguen vacías                  chupándonos             el semen vital

Será posible idolatrar de rodillas nos preguntamos?

nos preguntamos?                                                     Preguntamos

no hay eco estamos viejos

decimos somos                                         viejas con canas

la tarjeta VIP                                               nos roba el ADN

nos atrapa                                                      cada día

no hay día ni hay noche

casi nos sabemos vigilados

vemos los guanacos en la esquina

presentimos las luces de las patrullas a la salida

junto a la venta de panes

imaginamos el movimiento de la coctelera en el bar de al lado

donde el barman es la estrella

huimos de las cámaras de TV que graban a las modelos

a los chicos bellos

huimos

                                   una vez más

                                  Santiago sigue en silencio.

 

 

Pequeña Lulú

 

Llegaste del pasado con tu abrigo doloroso y pequeño rostro

Intentaste arrastrarme a la calle          a enfrentarme

creíste

a ajustar cuentas pendientes creíste

Pero     frente a la calle Tarapacá

bajo el asombro de los pescadores

que desplegaban su trabajo

sus ojos de mar

sus redes de día lunes

signado asombro

Espera

de

la

esquina

Temiendo de persecución

de hambre

mirando hacia los lados

Tiempo de encontrarte

vaga y escandalosa

Pero                                                                    no habida

la muerte se llevó todo                                              las muertes se llevaron

tú y yo

se llevaron

todo se llevaron

 

 

 

22 de diciembre

 

La abuela quería hacer un monumento en la tumba de mi

madre la rebelde que descansa junto a la contadora que murió intoxicada

por comer ñachi del cordero

que gimió varios días amarrado

junto al membrillo y las abejas de la huerta

Murió entre gases y vómito rojo

sangre de asado navideño

Después de enterrarla hicimos en casa el árbol

llenamos de faroles navideños para alumbrar la penumbra

de ataúd y flores secas

Y la ceremonia de la cruz en el piso del living tras el funeral estuvo acompañada por el silencio y el olor a cera

Aunque ese año no hubo galletas ni celebraciones

mi abuela Berta afiló sus dientes

para comer aquel cordero asado en el horno

de la cocina a leña

Colgamos en la despensa los restos y los ratones llegaron a completar

con su danza de rasguños y chillidos

lo que la abuela había iniciado

 

La poeta Paola Cantero

 

Esa que no soy yo me ronda

 

Una mujer que no soy yo ayuda a una mujer sola

las mujeres debemos ayudarnos dice

se lo dice                             me lo dice

Una mujer que no soy yo trepa por las calles de Santiago

por su vacío y su smog

Llora sentada en el parque

Ríe con los payasos del Paseo Ahumada

del Metro Baquedano

Huye de los barristas

y pelea con los cobradores del Transantiago

Una mujer que se parece mucho a mí

se sienta a mirar los edificios

y se pregunta dónde está la gente

do transitan los niños

Una mujer perseguida por otra mujer desnuda con un cuchillo

se esconde tras la estatua de Rubén Darío en el Forestal

Otra come empanadas de queso         otra cebiche peruano

Otra un Superocho

y una distinta a mí

se saca la polera          los zapatos y los tira

a una ventana en sordina

Una mujer me abraza y me da su calor caliente de madre

en una esquina de Quilicura

a la entrada del Metro Salvador

 

 

 

La puta histórica

 

Si soy una puta con historias

Una guasa puta           una guasa puta y pobre

Conglomerados de camas lluviosas han pasado

bajo mi cuerpo

En cada esquina de mi piel tengo besos

He mordido                                                                       y he sido mordida

por el veneno del prójimo

Soy una puta                                                                    que ha olvidado

los rostros de sus amantes

Me he drogado de gritos y promesas

He caído como tonta engañada

Me hice la dormida

Y

me he hecho la tonta

Hice cosas que no tienen nombre y si lo tienen no los conozco

El sueño no ha sido con discernimiento como cuando las niñas aman

No pido perdón                                                        ni tengo justificaciones

en la punta de la lengua

Soy una puta que avergüenza a cualquiera

Cuando me ven cambian de calle

Soy una guasa que tiene encuentros que no ha buscado

que arma lechos improvisados                                                     soy bonita

caderas húmedas y manos cariñosas

Soy mañosa                                                sé besar en los labios

Sé engañar

Aprendí a amar y ser abandonada por puta    me llaman

Me requieren en cualquier sitio

para escuchar mi risa y abrazarme en actos prohibidos

Soy contagiosa como el vino

roja como el hambre                                                          siempre tengo sed

Soy pobre y ando en micro

Nadie se casa conmigo                                          arrastro las historias

Se me nota en los ojos                               en la sonrisa ingenua

Se dan vuelta a mirarme porque camino como puta

Seguramente terminaré

en algún bar borracha y sola                                  desnuda

con el sombrero puesto

 

 

 

 

 

*(Rahue, Chile). Poeta, narradora y crítica cultural. Es magíster en Literatura Latinoamericana. Se desempeña como profesora de Literatura en la Universidad de Chile y UMCE. Obtuvo el Premio Manuel Rojas Chile (2013) y la Beca Fondo del Libro Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (2016). Ha publicado en poesía La Infiltrada (2016); Los Lagos/ Imaginario sur (2016); Rahue/imaginario sur (2015); Exploraciones de la última iluminada (2010); Que las flores tengan labios (1997).

 

 

A %d blogueros les gusta esto: