Por Miguel Ángel Zapata*

Crédito de la foto www.banteerns.ie/wbyeats/

 

 

Yeats, el Magnífico

 

Durante mi primera lectura de la antología: The Collected Poems of W. B. Yeats (1989) descubrí en Croosways (1889) una cadena de símbolos difusos engarzados a un lirismo sui generis.  La manifestación del lirismo no se queda ―en el caso de W. B. Yeats*― solo en la necesidad de expresar lo que sentimos, como sugería Hegel, sino que llega a redescubrir una visión mística y secreta del universo. El universo, fragmentado en un espacio disímil, puede ser un rio, una ciudad, un personaje o un sueño. Yeats trabaja la forma rígida del verso, utiliza mayormente octavas reales, pero, aun así, logra ―dentro de su estrechez― una expansión hacia el descubrimiento de lo desconocido y la renovación del lenguaje. Croosways lleva un epígrafe de William Blake: “The stars are threshed, and the souls are threshed from their husks”. Desde sus primeros poemas Yeats se reconoce como un seguidor de la poesía de Blake, no tanto influenciado por la forma practicada por el poeta inglés, sino por la filosofía de su pensamiento y su relación con la mística del universo. Aun así, Yeats evitó la aparente oscuridad de Blake, sus visiones místicas, y optó más por un mundo palpable pero espiritual.  La relación con Blake funciona a través de un circuito cerrado de sueños y fantasías, de una gama de imágenes que devienen del mundo esotérico. Este sería, sin duda, el primer referente y punto de partida de la poética que va a desarrollar Yeats en sus próximos libros.

 

9780684807317-es

*

 

Aun cuando algunos críticos menores y otros poetas de renombre como T.S. Eliot reconocen algo de talento en la obra de madurez de Yeats, y no en sus primeros libros, el poeta irlandés se levanta como uno de los poetas más completos de su generación, y uno de los más influyentes en la poesía en lengua inglesa contemporánea.  Tal vez Eliot y Pound fueron los críticos más lúcidos de su generación y entre los más influyentes.  Ahora, después del tiempo transcurrido, nos quedamos maravillados con los descubrimientos críticos de Pound por el hecho de introducir la conexión necesaria con la poesía de otros hemisferios, y de otras lenguas aparentemente ajenas. Eliot escribió una nota crítica sobre Yeats en el Atheneum, Julio 4, 1919, donde lo critica duramente y no lo deja salir ni a respirar aire fresco.  Todo fue a propósito de la reimpresión de The Cutting of an Agate de Yeats.  Eliot dice que la mente de Yeats es una mente, que de alguna manera se mantiene independiente de la experiencia.   Y agrega que “it’s a mind in which perception of fact, and feeling and thinking are all a little different from ours”. Debido a la presencia de mitos, imágenes llenas de símbolos, viajes de adentro hacia afuera, hacen que aparentemente el poeta se aleje de la experiencia cotidiana. Aquí vemos un elemento que se mantiene no solo en discusión en la poesía norteamericana, sino también en la poesía escrita en lengua española a partir de 1980.

La existencia de una poesía oscura, la mala imitación de poetas como Eliot o Pound en ciertos poetas que escriben en lengua española. Tal vez exista una exageración o abuso de la poesía conversacional o de la oscura o experimental. Toda buena poesía es experimental desde Horacio hasta nuestros días. Sabemos bien que después Eliot va a escribir algo positivo sobre Yeats, considerándolo con Pound como los mejores poetas de su tiempo; claro siempre, poniendo a Pound como el primero de esa breve lista.

Yeats como es el caso de varios poetas notables que escriben en lengua española, tuvo que luchar contra la corriente. Pound obviamente tiene hoy en dia más seguidores que Yeats. Muchos son muy malos seguidores. Pound abre ventanas, y Yeats las cierra para observar más detenidamente lo mítico y la lírica del tiempo interior. Pound es una planicie inconmensurable, y Yeats es un valle con el cielo que se asemeja a una olla.

 

20490263

*

 

Como suele suceder en la historia de la poesía los ataques entre poetas van y vienen, y a través del tiempo se repiten y hasta parecen los mismos. Yeats también, en su momento respondió a las críticas de Eliot, y agregó unos cuantos manjares sobre la poesía y la actitud del poeta norteamericano, nacido en Missouri, Estados Unidos, pero más inglés que los ingleses. A Yeats le pareció exagerada e inentendible la acogida que tuvo The Waste Land (1922) entre las nuevas generaciones de poetas. Yeats consideraba la poesía de Eliot como fría y seca, y desdeñaba sus ritmos planos y salobres. Yeats prefería la poesía llena de fuerza y energía, un arte que viniera desde adentro, desde lo más profundo del espíritu humano.

De la misma manera y casi en la misma esfera, la poesía del peruano César Vallejo va luchando contra la corriente de los que pretendieron acallarla para siempre. Neruda, Paz y Borges, casi no lo mencionan en sus ensayos sobre poesía o memorias, y si lo han hecho, es de manera muy superficial, sobre todo en Los hijos de limo de Octavio Paz, donde el ninguneo es más que evidente. Yeats tuvo más poder que Vallejo en vida, ya que disfrutó del privilegio de ser político y muy reconocido en vida, a pesar de los comentarios de Eliot.

De la misma manera Paz y Neruda fueron muy influyentes en su tiempo, pero no sé cuántos seguidores importantes habrán dejado en la actualidad. Yeats deja varios poetas importantes que lo han admirado. Tal es el caso de Stephen Spender, Theodore Roethke, Phillip Larkin, y W.H Auden, quien escribió un poema extraordinario en memoria de Yeats.

 

El poeta W. B. Yeats

El poeta W. B. Yeats

*

 

Yeats es en apariencia un poeta rígido, difícil, nada flexible, y al que no quería continuar leyendo. Dentro de ese bosque de símbolos fui descubriendo una voz lirica que entraba dentro de mi como la voz secreta de la naturaleza. Fui, poco a poco a la caza de poema tras poema, con calma, al acecho (una de las tantas maneras de leer poesía) y fui descubriendo la belleza dentro de una aparente dificultad. Es que hay poemas en que la dificultad es un gran muro para la comprensión. Pensaba equivocadamente que no estaba entrando a la esfera de lo que se ha venido a llamar “poesía moderna”. ¿Es decir, si tomo en cuenta las “experimentaciones de Pound, que, según Donald Hall, ha hecho posible la existencia de la poesía moderna en lengua inglesa, entonces qué lugar ocupa W. B Yeats en la Poesia moderna?

Eliot que por un lado huía de las emociones, pero aclaraba que solo los que saben de las emociones podrían hasta prescindir de ellas. Pound hacia un collage con el mundo, las lenguas revividas, y las culturas en una fusión fascinante de exploración por la palabra y la forma. Pound paso tres veranos como secretario de Yeats en Stone Cottage (Sussex) y ahí por primera vez revisaron las traducciones del erudito Ernest Fenollosa. Pound le criticaba su simbolismo que él creía difuso, y se perdía en su ritmo y enfoque.

 

W.B. Yeats con T.S. Eliot

W.B. Yeats con T.S. Eliot

*

 

William Butler Yeats nos descubre un mundo heurístico a través de la palabra poética. La materia de su poesía consiste en el arte de la indagación y el descubrimiento. Este proceso se cumple debido a no solo un afán de conocimiento (tradición, mito e historia irlandeses) sino de los materiales obtusos de su idioma, el trazo disfrazado de la rima, la luz compleja y contradictoria de la tradición.  En la poesía de Yeats se traza una combinación entre lo espiritual, el mito, y la inestabilidad de la naturaleza. Poco se ha escrito sobre su relación directa con la imagen interiorizada de la naturaleza, sobre esa voz que entra en los jacintos y se cae de sus ramas a la tierra fértil de la verdadera poesía.  Muchas lecturas se basan en su contraposición con las poéticas de Erza Pound y T. S. Eliot, bastante alejadas de la propuesta estética y espiritual de Yeats.

 

hitchens-pound

(der. a izq.): Victor Plarr, Sturge Moore, William Butler Yeats, Wilfred Scawen Blunt, Ezra Pound, Richard Aldington y Frank Flint. Sussex-England, 1914

*

 

Yeats es un poeta esencialmente simbolista, ejecutor mago de la metáfora y del poema rígido, pero con las paredes abiertas a la transparencia. El poeta había definido-entre muchas metáforas- la presencia del simbolismo en el arte y en la poesía. En su clásico artículo sobre el simbolismo nos dice que el símbolo está en movimiento, gira entre el color y la emoción, y la metáfora, en cambio, no posee ese poder de transición, porque es estática, inamovible. Los poemas de Yeats desde sus primeros libros están llenos de nombres de lugares (pueblos y ríos) en Irlanda, espacios desconocidos para el lector no lugareño. La poesía en este aire nos acerca al ritual de lo aparentemente desconocido, y que nos enseña a ver más allá de lo familiar.  Son sílabas que nos acercan a otro espacio entre ninfas llenas de perlas. El verso rígido debe abrir sus alas al mundo, así la rima (como en Góngora) se convierte no en una cárcel sino en un campo abierto de posibilidades. Es el campo de las cadenas de símbolos, entretejidas por emociones y metáforas. Por eso Yeats, es el magnífico de la poesía moderna.

 

 

 

 

 

 

*(Dublín-Irlanda, 1865 – Roquebrune-Francia, 1939). Poeta y dramaturgo. Figura representativa del renacimiento literario irlandés, cofundador del Abbey Theatre. Fue elegido como senador en su país. Le otorgaron el Premio Nobel de Literatura (1923). Tuvo como secretario personal a Ezra Pound. Publicó en poesía El peregrinaje de Oisin y otros poemas (The Wanderings of Oisin and Other Poems) (1889), Poemas (Poems) (1895), The Shadowy Waters (1900), In the Seven Woods (1903), El yelmo verde (1910), Poems Written in Discouragement (1913), La escalera de caracol y otros poemas (The Winding Stair and Other Poems) (1933), New Poems (1938), entre otros.

 

 
 

 

**(Piura-Perú, 1955). Poeta y ensayista. Profesor de Literatura hispanoamericana en la Universidad de Hofstra, Nueva York (EE.UU.). Ha publicado recientemente dos antologías de su poesía: La nota 13 (2015) y Hoy día es otro mundo (2015). Entre sus poemarios destacan Los canales de piedra. Antología mínima (2008), Ensayo sobre la rosa. Poesía selecta 1983-2008 (2010), Fragmentos de una manzana y otros poemas (2011), La lluvia siempre sube (2012), La ventana y once poemas (2014), entre otros. Este año se publicará una antología de su poesía en italiano, Uno scrive poesia camminando. Antologia personale (1997-2015) (inédito, traducido por Emilio Coco). En su obra crítica destacan: Vuela un cuervo sobre la luna. Muestra de poesía española contemporánea: 1959-1980 (2014), La voz deudora. Conversaciones sobre poesía hispanoamericana (con Ilán Stavans, 2013), Vapor trasatlántico. Estudios sobre poesía hispánica y norteamericana (2008), Asir la forma que se va. La poesía de Carlos German Belli (2006), (2005), Moradas de la voz. Notas sobre poesía hispanoamericana actual (2002), entre otros.

Deja un comentario