Vallejo & Co. presenta una breve traducción al español de algunos poemas del gran escritor italiano Giuseppe Ungaretti. Estos pertenecen al libro El cuaderno del viejo, publicado en 1960, y están incluidos en la primera sección de este, “Últimos coros para la tierra prometida”.

 

 

Por Giuseppe Ungaretti*

Traducción del italiano al español por Juan José Podestá**

Crédito de la foto www.lastampa.it

 

 

Últimos coros para la tierra prometida.

7 poemas de Giuseppe Ungaretti

 

 

21

¿Podría ser que yo vuelva

sin maldad, niño?

 

¿Con ojos que no vean

nada más, mientras destella la luz,

que la limpia inquietud de la fuente?

 

 

 

22

Sin aliento la tarde se hace irrespirable

Si ustedes, mis muertos y los pocos vivos que amo,

No acudís a mi memoria

Para aliviarme cuando,

Desde la soledad, comprendo, solo en la tarde.

 

 

 

23

En este siglo de la paciencia

Y de prisas angustiosas

Vuelto hacia el cielo, que se comba más

Y más, como una cáscara, que nos hace pequeños

En su poder, privados de los límites,

En el vuelo de una altura

De doce kilómetros puedes ver

El tiempo que aclara y se convierte

En una dulce mañana

Puedes, no en relación

Al envolvente espacio

Que viene a recordarte

Que te lanzan a una velocidad

De mil millas por hora,

La irrefrenable curiosidad

Y la fatal voluntad

Olvidándote del hombre

Y crece ya en una medida deshumana,

Puedes aprender qué sucede cuando uno se ausenta

Sin tener nunca prisa ni paciencia,

Mirando bajo velos

El incendio de tierra por la tarde.

 

 

24

Me coja con sus garras azules el halcón

Y en la cima del sol,

Me deje caer en la arena

Para pasto de los cuervos.

 

Ya no cargaré el barro en los hombros

El mundo me tendrá en llamas

Los picos cacareantes,

El mordico fermentado de los chacales.

 

Señalará después el beduino

Lo que encontró en la arena

Escarbando con su bastón,

Un hueso blanquísimo.

 

 

 

25

Bajaba a Siracusa sin la luna

La noche y el agua de plomo

Quieta reaparecía en su zanja,

 

Andábamos solos entre las ruinas,

 

Una cuerda se agitó a lo lejos.

 

 

 

26

Ahogada en estertores desparece,

Torna, retorna, torna fuera de sí,

Y cada vez la oigo más adentro,

Hacerse cada vez más viva,

Clara, afectuosa, más amada, terrible,

Tu palabra extinguida.

 

 

 

27

El amor ya no es esa tormenta

Que en el resplandor nocturno

Me cautivó hace tan sólo un rato

Entre el insomnio y los deseos,

 

Centellea desde un faro,

Hacia el que va tranquilo

El viejo capitán.

 

 

——————————————————————————————————————————

(poemas en su versión original, italiano)

 

El poeta italiano Giuseppe Ungaretti

 

Ultimi cori per la Terra Promessa.

7 poesie da Giuseppe Ungaretti

 

 

21

Darsi potrá che torni

Senza malizia, bimbo?

 

Con ochi che non vedano

Altro se non, nel mentre a luce guizza,

Casta I’ irrequietezza della fonte?

 

 

 

22

É senza fiato, era, irrespirabile,

Se voi, miei morti, e i pochi vivi che amo,

Non mi venite in mente

Bene a portarmi quando

Per solitufine, capisco, a será.

 

 

 

23

In questo secolo della pazienza

E di frette angosciosa,

Al cielo volto, che si doppia giú

E piú, formndo guscio, ci fa minimi

In sua valía, privi d’ ogni limite,

Nel volo dall’ alteza

Di dodici chilometri vedere

Puoi il tempo che s’ imbianca e che diventa

Una dolce mattina,

Puoi, non refirimento

Dall’ attorniante spazio

Venendo a rammentarti

Che alla velocitá ti catapultano

Di mille miglia all’ ora,

L’birrefrenabile curiositá

E il volere fatale

Scordandoti dell’ uomo

Che non sapará mai smettere di crescere

E cresce giá in misura disumana,

Puoi imparare come avvenga si assenti

Uno, senza mai fretta né pazienzia

Sotto veli guardando

Fino all’ incendio della terra a sera.

 

 

 

24

Mi aferri nelle grinfie azurree il nibbio

E, all’ apice del sole,

Mi lasci sukka sabbia

Cadere in pasto ai corvi.

 

Non porterò più sulle spalle il fango,

Mondo mi avranno il fuoco,

I rostri crocidanti

L’ azzannare aroroso di sciacalli.

 

Poi mostrerà il beduino,

Dalla sabiia scoprendelo

Frugando col bastone,

Un ossame bianchissimo.

 

 

 

25

Calava a Siracusa senza luna

La notte e l’ acqua plúmbea

E ferma nel suo fosso riappariva,

 

Soli andavano dentro la rovina,

 

Un cordaro si mosse del remoto.

 

 

26

Soffocata da rantoli socompare,

Torna, ritorna, fuori di sé torna,

E sempre l’ odo piú addentro di me

Farsi sempre piú viva,

Chiara, affettuosa, piú amata, terrible,

La tua parola spenta.

 

 

 

27

L’ amore piú non é quella tempesta

Che nel notturno abbaglio

Ancora mi avvinceva poco fa

Tra l’ insonnia e le smanie,

 

Balugina de uan faro

Verso cui va tranquillo

Il vechio capitano.

 

 

 

 

*(Alejandría-Egipto, 1888 – Milán-Italia, 1970). Poeta. Perteneció algún tiempo al grupo los Herméticos. Su obra aborda temas como el tiempo, lo insondable de la vida y la memoria. Entre sus libros más relevantes se encuentran Sentimiento del tiempo (1933), El dolor (1947) y La tierra prometida (1939).

 

**(Tocopilla-Chile, 1979). Poeta, periodista, narrador y traductor. Reside en Iquique. Magíster en Literatura latinoamericana, se desempeña en una biblioteca. Ha publicado en poesía Novela negra (2010); en narrativa El tema es complicado (2013) y Playa Panteón (2016).

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.