Por Andrea Abreu*

Selección por Iván Méndez González

Crédito de la foto la autora

 

 

Toda vida esconde una descomposición.

5 poemas de Andrea Abreu

 

 

Mujer-árbol

 

Se rompen las madres al parir a sus hijos

Nuria Ruiz de Viñaspre

 

I

 

La hojarasca de tu pelo

 

rendida en el fondo del lavabo

 

 

Vitamina c para mantener la cabeza lejos

 

de cualquier vacío visible:

 

 

Después de todo este tiempo

 

lo que más temes es envejecer como un

 

árbol desnudo

 

 

II

 

Así permanece la mano después de expuesta a la mano Asida al suelo, como temerosa de evaporarse Rota en el tallo, justo en la parte de la que brotan los dedos, perforada y aferrada a la fuerza de la mentira del mundo ¡Oh, cuánta mentira albergas, querido mundo! Así permanece No puede soportar saber que todo lo que la agarra la soltará de un momento a otro y para protegerse sabe que Para protegerse sabe del abandono conoce que la suerte está en morir de pie, es decir, con los dedos de pie, con la mano alzada y los dedos rígidos como la cola de un ratón que se extiende desde la palma de la mano hasta la oreja de la mano hasta la nuca de la mano hasta la vergüenza de la mano de haber nacido blanca en el interior y abrillantada por fuera Mano sagrada: ¡Madre, no me abandones!

 

(Mano sagrada:

¡Madre, no me

dejes caer!)

 

C7ZUYpcXkAAjsov

 

Campos de cenizas

 

Constatar / el alma

entre

los huesos

 Chantal Maillard

 

Diáspora del cuerpo en

caída nazcan flores de las

cenizas de un cadáver

*

Toda vida esconde una descomposición

*

un higo se precipita:

hormigas se alimentan de una podredumbre

*

Aunque se sientan

lejanas La muerte se

agarra de la vida

*

el estómago es una

morgue el corazón

un crematorio

*

Nos espera un hoyo

cubierto de amapolas

*

ojalá devenir un árbol

en otro tiempo en una

nueva estación

*

Mente en estado larvario    hasta que metamorfosis.

*

Espacio entre sangre y

sangre: vida

*

un gato abatido en la autopista

¿quién agitará su cola?

*

Piafo en sueños

Lamo las hojas de la

higuera de aquel arcano

jardín

*

Despierto. Dentro y fuera de los

párpados tan solo imágenes

*

Mente en el exilio controla cuerpo en la distancia.

*

Del hedor brotó una palmera

En el matadero margaritas quieren nacer

*

Aquí un bosque bracea en la

niebla Toda descomposición

contiene semillas

*

En los humildes pliegues

del tiempo mi vida y la de

una rata

*

Existencia es ulceración

El 18 de agosto Pavese escribe: “Todo esto da asco”

 

La poeta Andrea Abreu.

La poeta Andrea Abreu.

 

Conjugo el verbo habitar

 

«Como si la casa fuera un lugar seguro», picotean los pájaros en el

alféizar de la ventana

Insisten en entrar y en utilizar las tijeras para

cortarse las plumas

para dejar de volar libres

 

porque la libertad es un peso demasiado grande

 

 

«Como si la casa fuera un lugar seguro», pienso

 

Los pájaros se alimentan de la luz

de las bombillas a través de los cristales / de la casa

de la casa que debajo del cielo negro es solo

una joven estrella

en la inmensidad de una noche

cerrada y tibia

La casa que aparenta ser segura pero que solo resplandece si

la ciudad calla y la oscuridad la cerca

 

La casa que depende de las tinieblas para ser hermosa

 

 

«La misma casa», pienso «Como si la casa fuese un lugar seguro»

 

2017072805062477909

 

Escribo

 

Escribo sobre lo que no sé decir. 1

 

 

Empleo la lengua y los dientes.

 

 

Escribo porque no sé decir (me). 2

 

 

Escribo porque a veces escribiendo hallo.

 

 

Hilvano los deshechos que la realidad extiende por el suelo.

 

 

Tomo nísperos de las ramas. 3

 

 

Pongo en remojo las simientes de mi cabeza.

 

 

Yo palabras a medio hacer.

 

 

Miedo de vibrar las cuerdas vocales.

 

 

Tiempo del vértigo de la mano y el lápiz. 4

 

 

Escribo sobre lo que me frota.6

 

 

Escribir es frotar el ambiente y las ideas.

 

 

El miedo son las cuerdas vocales cuando cantan.

 

 

Escribo porque escribir es decir silencio. 10

 

 

Escribo para romper los muros que tejen los sonidos

 

 

 

  1. Confieso que solo estoy destrozada por los orígenes / de las cosas, Anne

 

  1. Escribo para restaurar el orden, Nuria Ruiz de Viñaspre.

 

  1. También soy una estrella / pensad que en mí hay flúor, Berta García.

 

  1. la lengua es un intento / de traducir el vacío, Lila.

 

  1. Aire de polvo y chispas que se elevan, Adrienne Rich.

 

  1. Palabra poética que se alimenta de la negación de la palabra, Myriam Díaz Diocaret.

 

 

 

 

*(Tenerife-España, 1995). Poeta y periodista. Licenciada por la Universidad de La Laguna (España). Actualmente vive en Madrid, en donde cursa un Máster en Periodismo cultural y nuevas tendencias de la Universidad Rey Juan Carlos (España). Ha publicado el fanzine Primavera que sangra (2017) y del poemario Mujer sin párpados (2017).

 

Deja un comentario