Texto por Miguel Ángel Lescano Tena*

Crédito de la foto el autor (izq.) El autor /

(der.) www.andina.pe

 

 

 

Sol/es, fantasía y el amor en los versos:

“Si hay alguien triste, / que levante el llanto hacia la luz”

                  de Alejandro Romualdo                   

 

 

“AMOR FUERZA” (detalle). Acrílico y tintas serigráficas sobre madera. 110 x 110 cm. 2019.

 

I.

Dos versos iniciales del poema A fuerza de sol de Alejandro Romualdo dicen:

“Si hay alguien triste, / que levante el llanto hacia la luz” (100).

Son versos cargados de sol y melancolía.

 

 

Se elevan para transformar el carácter en fuerza eterna.

Son percepciones que iluminan campos de trigo.

Creando espacios mágicos para caminar en celeste luz.

Lima. En el mes de julio no sale el sol. Neblinas transparentes niegan el romance.

La sonrisa se esconde como capullos entre arbustos solitarios.

“…que levante el llanto hacia la luz” escribe Romualdo.

Destella como un rayo en la mente del receptor

¿Qué nos recuerda este encendido verso?

¿Pinturas post impresionistas? Van Gogh para aplacar su tristeza dotaba de colores puros sus paisajes. Donde el color era como tener éxtasis en frescas mañanas.

El sol amarillo se multiplica en la pintura de Romualdo.

La tristeza se convierte en fragancias iluminadas.

Sol + sol = soles de fuerza. Se configuran en el horizonte poético: matices de naranjas, fondos rojos, líneas rosas y celestes eternos.

¿Se convirtió esta tristeza en fantasía de amor? El amor es sagrado.

Jorge Eduardo Eielson precisa solo: “Santo, santo es el amor” (73).

Buscar en los ojos del poeta el paraíso interior.

Colores cálidos irradian un cambio para las personas con tristeza.

Se escucha entre color y color Claro de Luna, canción de Debussy.

¿Será el arte una forma de ser feliz?

Romualdo inicia simbólicamente una figuración excelsa.

Sueños cromáticos son disparados al sol.

FUERZA AMOR.

 

 

 

II.

En mi corta existencia el sol me ha generado alergia.

Todas las mañanas de veranos inverosímiles amanecía cubierto por un velo rosa sobre la piel que me creaba malestares y me transformaba en un bonzo.

Sucesos que ocasionaron que me encerrara en habitaciones sombrías e invisibles. ¿Cuartos oscuros o bibliotecas de ciudad?

Eternos tiempos que la pasaba leyendo o dibujando. Era el niño raro.

Estos encierros imaginarios me enseñaron que el tiempo y el espacio eran luces que iluminaban el pensamiento. Mezclarlo todo.

En ocasiones tapaba el sol con la mano para que no me lastimara su luz.

Huía a inviernos. A otros mundos. Verte en silencio fue mi condena.

 

 

 

III.

El amarillo contrasta con colores azules y naranjas.

Se matiza en música impresionista.  ¿Son melodías profanas?

¿Sinfonías como campos de algodón?

Son versos limpios y frescos.

La imaginación de Romualdo transforma la melancolía en arte vital.

Es el pintor futurista que transita con poderes veloces y energía propia.

Sus sol/es iluminan el infinito. Iluminan como espejos.

El poeta no se refleja en ningún destello. Es luz propia.

Se ha convierte en el espejo de si mismo. Irradiación solar.

Levantan los brazos mujeres y hombres y beben energía poética.

¡SOLO LA POESÍA SALVARÁ AL HOMBRE!

El llanto una vez más queda en silencio.

Romualdo crea praderas azules para caminar minuto a minuto.

Libre como un pelícano que vuela hacia el mar.

 

 

 

IV.

Pintores colocan sus caballetes sobre montes para pintar nuevamente el sol.

El Rímac cubre con flores de amancaes los ojos de la población.

Pintan reflejos cromáticos. Líneas gruesas. Matices carmines. Todo se pinta de poesía. Casas privadas e interiores de ciudad.

Donde en elevadas praderas habita la doncella para ser amada como color.

El sol convertido en mujer evade la tristeza. Se convierte en rayos solares.

Nace el amor para todos.

El reflejo del arte se estrella en rostros como cuchillos. Con la sangre se escriben nuevos versos: Amor Fuerza. Melancolía eterna.

Hay que tener cuidado con el sopor invernal que puede hacer desaparecer el color rojo y convertirlo en llanto amargo.

José María Eguren escribe: “La fantasía de la mente se exterioriza en pintura y poesía” (267).

En ese sentido el verso de Romualdo precisa que hay que llevar el llanto hacia la luz nuevamente y verla explotar como destellantes cromas.

Paul Gauguin pinta el cielo rosa y se crucifica en bosques.

Romualdo pinta nuevas flores naranjas y aparecen soles en el cielo marfil. Amarillo, último color que vio Borges antes de quedarse ciego de por vida. Pero sus tigres de bengala recorrieron su camino.

 

 

 

V.

Romualdo comparte sutilezas impresionistas. Poesía de color para la vida.

¿Vida triste o alegre congojo? Cambios mentales.

Postre de lúcumas y café caliente en el bosque de eucaliptos y arena.

¿Lloverá nuevamente en tu memoria o el sol aplacará tu visión?

El llanto acaba y la nueva luz irradia la mirada: TODA LA LUZ.

Imagen contundente que aglutina esferas iluminadas.

Soles que chocan entre sí. Suspiros para amenguar la tristeza.

Ezra Pound sutilmente susurra: “Teme al tiempo / No a mis ojos” (51).

Los ojos ahora sí explotan de amor y júbilo.

El llanto cesa.

Se eleva la mirada al infinito. La alegría poética llega.

La poesía de Romualdo es libertad y goce.

Es trabajo social. Luces para todos. Es nuevo amanecer. Transformación política.

Cambio de realidad por un nuevo discurso como la VERDAD.

Fuerza amor en la pintura de Romualdo.

 

 

 

Referentes:

 

Borges, Jorge Luis. Ficciones.  España: Emecé Editores. 1996

Eguren, José María. “Obra Poética Motivos”. Venezuela: Colección Clásica. 2005.

Pound, Ezra.  “Antología poética”. Buenos Aires: Fabril Editora. 1963.

Romualdo, Alejandro.  “Poesía integra”. Lima: Voz viva. 1986.

Thomas, Denis.  “Lo impresionistas”. Barcelona: Ediciones Polígrafa. 1981.

Eielson. Jorge Eduardo. Poesía Escrita.  Mexico: Editorial Norma. 1989.

 

 

 

 

 

*(Lima-Perú, 1963). Poeta. Magíster en Escritura creativa por la Universidad Mayor de San Marcos (Perú). Ha publicado Lima Sobre Lima (1987), Sonrisa Negra (2002), La música dibuja el cielo (2011), DISONANTE. Texto & Imagen (2017) e ILUSIÓN Caja de Poesía (2018).

Deja un comentario