Por José Antonio Santano*

Crédito de la foto (izq.) Wikipedia /

(der.) Ed. Impronta

 

 

Sobre Poesía completa [1927-1987] (2015),

de Basilio Fernández           

 

 

Existen hechos en la vida difícil de creer. No es frecuente que un poeta, como es el caso, publique en vida tan solo cinco poemas. Hoy en día es impensable dado el carácter de los escritores actuales, bien atentos al estatus social que proporciona el hecho de escribir un libro, que no quiere decir, ni mucho menos que esa circunstancia lo haga escritor. El oficio de escritor es algo más serio, y me temo que por el camino que vamos no ayudará mucho a engrandecer la literatura española el hecho de financiarse los libros con este nuevo modelo destructivo de la autoedición, amén de la autocomplacencia y la vanidad propia que reporta dicho extremo. Así las cosas, extraña y asombra leer: «Basilio Fernández (1909-1987) es un caso singular: un poeta que solo dio a conocer en vida cinco poemas. Tres que se publicaron en la revista “Carmen”, uno más que apareció en la revista “Meseta” y otro que, como resultado de un reencuentro azaroso con el poeta inglés Basil Bunting, apareció en Rapallo (Liguria, Italia) en el suplemento literario “Il Mare” en 1932».

 

El poeta Basilio Fernández en su juventud

El poeta Basilio Fernández en su juventud

 

Confieso  que este comentario llega con bastante retraso a esta sección, y asumo mi parte de culpa, aunque fuese por causas ajenas a mi voluntad. No obstante, agradezco el esfuerzo y la dedicación de Emiliano Fernández,  sobrino del autor, que ha hecho  posible esta edición de la “Poesía completa [1927-1987] de Basilio Fernández, llegándonos de esta manera una obra necesaria, además de administrarse justicia para este olvidado y desconocido poeta para muchos. Hay que decir que, con anterioridad a esta edición, una selección de poemas llevada a cabo también por su sobrino Emiliano consiguió en 1992 el Premio Nacional de Literatura.

 

basiñf

 

El presente volumen consta de dos partes bien diferenciadas. Una primera que abarca la biografía del autor y otra  que contiene la poesía completa de Basilio Fernández. Si la primera nos acerca a la persona, al ambiente familiar en el que crece el poeta (el padre representa la tradición de una familia de fuertes creencias religiosas y la madre una mujer silenciosas y discreta, muy cariñosa con todos sus hijos pero especialmente protectora del menor, nuestro poeta), los estudios y relaciones con la literatura a través de dos notables escritores: Torrente Ballester y Gerardo Diego, con el tiempo habrá más; la influencia del movimiento creacionista, la vivencia de la guerra civil, relaciones con los intelectuales falangistas, fundamental con Dionisio Ridruejo, su vida en Gijón, etc. La segunda nos presenta al poeta en su más pura esencia, que no es otra que la que expresa por una parte la experiencia de vida, los conocimientos adquiridos y la percepción emocional de esos conocimientos desde una  óptica siempre singular, la del poeta que habita al hombre. Destacan de la primera época (1927-1929)  poemas tales como “Poema a Carmen por dentro” (clara alusión a la fundación de la revista creacionista “Carmen”: «Carmen en holocausto a tinta china / tu maniquí llegado por mi pluma / qué bien ordena y manda a flor de broma a flor / Amor custodio y mártir bailarina…»), “Tránsito” y “El soneto que fue a medias”.

 

El poeta Basilio Fernández

El poeta Basilio Fernández

 

Con el tiempo el poeta acuñará una nueva poética. Son los años 40 y la influencia de poetas como Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre y Luis Cernuda es patente. Poesía existencialista y apasionada: «Y después el hastío, / el tiempo, la reflexión del hastío, / agua pasada, clavo pasado, nubes, / donde un severo ruiseñor clausuraba la primavera, / fácil garganta mixtificada con rosas / o ilusoria comezón en el atardecer de la tristeza.. Sé que estoy solo, solo / con mi celado impulso». Tras la muerte de sus padres en 1948 y 1949 se produce un parón en su actividad poética, dedicándose más al negocio familiar que hereda junto a su hermano Emiliano. No será hasta la década de los 60 y 70, cuando Gijón experimenta un cambio urbano significativo, aunque no deja de ser una ciudad provinciana en el aspecto cultural, cuando también provoque en el poeta que es Basilio Fernández algunos cambios. Sus muchas lecturas y las nuevas influencias de escritores como Pessoa, Wallace Stevens, Octavio Paz, Lezama Lima o Montale, pero sobre todo su vuelta a Elito y Pound, harán que una nueva poética surja a la luz: «La primavera se encapota en desvaídos grises / o se remienda de verano, / es una vana promesa / que nos ofrece la vida…Así la rosa en espiral / acaba por colgarse de la indiferencia». Escasos poemas nos lega en los últimos años de su vida Basilio Fernández. El verso breve denota cansancio, tal vez una excesiva soledad le haga vislumbrar el acabamiento total: «Instante incierto. Un huésped indeciso / se fatiga en mi voz, y desordena / la soledad de temblorosos flecos». Un interesantísimo libro y una pulcra edición que nos acerca al hombre y al poeta, que nos desvela la vida y su esencialidad en la voz poética Basilio Fernández.

 

 

 

 

 

*(Baena-España, 1957). Graduado Social por la Universidad de Granada, Técnico superior en relaciones industriales por la Universidad de Alcalá de Henares y Licenciado en Filología hispánica por la Universidad de Almería. Ha publicado Canción Popular en la Villa de Baena (1986), Profecía de Otoño (1994, Premio Internacional de Poesía “Barro”- Sevilla, 1993), Exilio en Caridemo (1998, Premio de Poesía “Ciudad de El Ejido”, 1995), La piedra escrita (2000, Premio Nacional de Poesía 2000), Trasmar, de narrativa (2005, Premio Andalucía de la Crítica “Ópera Prima”, 2005), La cortaera (artículos periodísticos 2001-2004) (2007), Caleidoscopio (2010), Estación Sur (2012), Tiempo gris de cosmos (2014, Premio “Argar 2015” del Gremio de Libreros de Almería al mejor libro de poesía de 2014), Memorial de silencios (2014) y Los silencios de La Cava (2015), entre otros.

 

 

**(León-España, 1909 – Gijón-España, 1987). Poeta, abogado y comerciante. En vida sólo publicó 5 poemas, toda su obra literaria se mantuvo inédita hasta después de su muerte, recibiendo de modo póstumo el Premio Nacional de Literatura de España (1992) en la categoría poesía. Fue discípulo de Gerardo Diego y se mantuvo vinculado a los poetas de la Generación del 27. Sus únicos 5 poemas publicados en vida aparecieron 3 en la revista Carmen en 1928 (dirigida por Gerardo Diego), 1 la revista Meseta y 1 final publicado en el periódico Il Mare (Italia). Se relacionó al movimiento vanguardista. Han sido publicadas sus antologías de poemas: Poemas 1927-1987 (1991, 1992), Antología poética (2007), Antología 1927-1987 (2009) y Poesía completa (1927-1987) (2015).