Por Denise Griffith*

Poemas por Vanesa Almada Noguerón**

Crédito de la foto la autora

 

 

Sobre Los demás (inédito, 2019),

de Vanesa Almada Noguerón

 

Los poemas de Los demás tienen la particularidad de ir desde lo colectivo a lo individual y de lo individual a lo colectivo. Claro que cada experiencia es personal, pero a la vez existe un desdoblamiento y una consciencia de que, como dijo Rimbaud, «yo es otro». Encontramos sillones vacíos de dos cuerpos, cajas vacías, bichos en busca de agua estancada. El énfasis está en lo que falta, en la carencia. Pero siempre vendrán a salvarnos de la soledad, por muy desconocidxs que seamos. Hay un trayecto en común que puede ser de dos personas o más: como es sabido, el conocimiento y el lenguaje forman nexos comunicativos y en este poemario queda en evidencia. Lamentablemente, el cuerpo es un envase con fecha de caducidad, con «toda su imperfección orgánica» y la putrefacción de los hongos. En este sentido es una cápsula que encierra. Sin embargo, cuando unx permanece aislado durante un largo periodo de tiempo, acaba por volcarse.

El aislamiento no es el caso de Vanesa Almada Noguerón como escritora, que se nota va tejiendo con paciencia un entramado. Por un lado, La ciudad y sus departamentos, Big brother, San Junípero. Por el otro, las piedras, los árboles y las ramas, los yuyos. Da la impresión de que la autora vivió mucho y que es capaz de habitar multiplicidad de cuerpos. Una buena escritora no es aquella que se queda entre sus cuatro paredes o caja escribiendo hasta quedar demente, sino aquella que sale a investigar, a vivir. Acá queda claro que hubo un recorrido. Vanesa tiene la impronta de pintura húmeda y a la vez puede mancharte, pero no del color que sobra, sino de ese color que nunca alcanza. Son versos actuales que no dejan aisladx a quien los lee.

Esta es una poesía imaginativa: son versos que podrían haber sido escritos por Susana Thénon. Pero de haber sido Thénon, no tendríamos el gusto de estar publicando a una autora con mucho aún por hacer. Los poemas de Vanesa Almada Noguerón tienen una cadencia especial, que los vuelve pegadizos y potentes. Diseñados meticulosamente para leer varias veces. Además, se conserva cierto misterio para que quien lo lee haga lo suyo y lo haga suyo. En esta serie de poemas se condensa toda una cuestión filosófica muy amplia.

Los demás es un poemario que conlleva el peligro de reconocerse en la otredad.

Lxs invitamos a ser parte por un momento de este universo único.

 

La poeta Vanesa Almada Noguerón

3 poemas de Los demás (inédito, 2019),

de Vanesa Almada Noguerón

 

 

exit

 

en este sueño siempre hay un pájaro que me deconstruye

me arrastra con su porción de canto

a un caos nuevo

a un muro encefálico no verbal no mítico

ensangrentado de otros muros

de otros bloques de muros ciegos

envenenados o envueltos en el espanto

 

escribo;

en este sueño no alcanza el lenguaje porque las señas

––igual que los llantos––

pueden durar muchos años

 

escribo con los pedazos que van dejando

las palabras de otros;

busco el ovillo del hilo que va a salvarme del monstruo

busco el monstruo que sigue asesinando el fondo del costurero

 

/escribo/

en este sueño de caos tóxico

/escribo pero no alcanza/

(escribo

mientras un pájaro

canta)

 

 

 

locutorio

 

la cabina es el cuerpo

brevemente suspendido

puesto a certificar

fracciones ruidosas

de mensajes harto aleatorios

brevemente insustanciales

 

lengua y habla

forman cercos confusos de entendimiento

 

resulta agotador pretender reencontrarse

en una cápsula de diálogo

tan primitiva

 

 

la cabina es el cuerpo

brevemente expuesto

 

la metáfora tardía del hashtag

supuso una fragilidad imperdonable

dentro de los cánones preestablecidos

de la comunicación

 

(las mutaciones del artefacto

pasaron ––brevemente–– a ser

las equivalencias

de las vacantes conversacionales)

 

hubiera resultado agotador

pretender reencontrarnos

en una cápsula de diálogo

tan inconsistente

 

 

 

untitled

 

otra de las cosas

que puede aspirar a hacer el ratón

en la trampa

es perpetuarse en su tejido imberbe de recuerdos

aferrarse a la evocación forzosa de un momento por defecto demasiado anterior a éste

y asirse así de fragmentos

de pretéritos inmóviles cuasi involuntarios

deliberadamente acomodados en fila

como a la espera de la medalla o de la condena

 

soy hija de esa parte de la historia

soy hija de una madre privativa de la inexistencia

soy hija de un padre espectador y de un sillón vacío de dos cuerpos

 

me tomo el tiempo para dividir mentalmente en cuadrados perfectos

todos los muebles de la casa

me tomo el tiempo para descubrir la idiosincrasia fáctica de los estantes más altos

compruebo la complejidad irracional del proceso y enuncio

 

hablo en el lenguaje de las portadas de los libros absurdamente perturbadoras

hablo en el lenguaje arriesgado del hipocampo de acrílico con vocación de meteorólogo

 

no encuentro un solo indicio

del big brother que vigila

la pajarera del hámster

 

soy hija de una bandera harapienta hecha con huesos y corazones de criaturas imaginarias

soy hija de otro sueño que quedó afuera del inventario

soy hija de la mujer que me habita pero que busca

en la habitación más próxima

un gesto de niña

 

caminar todo el paseo sin pisar raya

perpetuarse en un recuerdo / (por defecto

demasiado anterior a éste)

asirse de fragmentos

acomodarse en la fila

esperar  ––con rigurosa y hasta ridícula impaciencia––  la medalla

o la condena

 

 

 

*(Buenos Aires-Argentina, 1993). Escritora y editora. Trabajó en la librería el Ateneo Grand Splendid y, en la actualidad, se desempeña como editora en Liberoamérica. A la par, hace crítica de teatro en GEOteatral. Contacto: griffith.denise.03@gmail.com

Ha publicado el poemario Antojos de desorden y participó de la antología El gran libro de los perros.

 

 

**(Buenos Aires-Argentina, 1980). Ha estudiado Letras y Gestión cultural. En la actualidad, reside en la ciudad de Mar del Plata (Argentina) y colabora en Liberoamérica, revista y plataforma literaria. Dirige el blog: almadanogueron.blogspot.com.ar

Ha publicado Entre los ruidos (2015) y Quemar el fuego (2017).

Deja un comentario