Presentamos en Vallejo & Co., una reseña crítica al reciente libro compilatorio de Roger Santiváñez, Sagrado (Poesía Reunida 2004-2016) (2016).

 

 

Por Luis Enrique Mendoza

Crédito de la foto (Izq.) Ed. PEISA/

(Der.) Mabel Valdiviezo Youtube

 

 

Roger Santiváñez: lumpenizando lo sagrado

 

 

El trabajo escritural de Roger Santiváñez (Piura, 1956) ha librado tres batallas significativas. La primera batalla ha sido contra la poesía peruana anterior a la década del ochenta, puesta en cuestión y asimilada por el grupo Kloaka, colectivo de poesía del que Santiváñez fue miembro fundador junto a Mariela Dreyfus. La segunda ha sido contra su propia producción poética, definida por continuidades disruptivas y por reacomodos “lumpen-poéticos” entre sus primeros libros y sus últimas publicaciones. Y la tercera, contra sí mismo, expresada en el desplazamiento de un estado de revuelta dionisíaca en favor de un horizonte apolíneo a orillas del río Cooper, New Jersey, donde actualmente reside Santiváñez.

Quien quiera deshuesar los entresijos de estos quiebres, puede empezar leyendo El chico que se declaraba con la mirada (1988), Symbol (1991) y/o Cor Cordium (1995), en línea directa con el plurilingüismo ascendente de su poética (Silvia Goldman: “Symbol de Roger Santiváñez: La palabra que sobra es la palabra que falta”). También cae de madura la lectura de su primer recopilatorio, Dolores Morales de Santiváñez/Selección de poesía 1975-2005 (2006), donde la violencia verbal está concentrada en un solo texto. Una tercera vía es empezar por el final: Sagrado (Poesía Reunida 2004-2016), libro que recoge su poesía reciente.

 

Sagrado_rs

 

En total, Sagrado recoge ocho libros de Santiváñez, más algunos poemas anteriores. Punzantes, órficos, eléctricos, sonoros, cada poema se asimila al título de cada libro, cual vórtice: Eucaristía (2004), Amastris (2007), Labranda (2008), Amaranth (2010), Roberts Pool Crepúsculos (2011), Virtú (2013), Sylva (2015) y New Port (2015). Rótulos que confirman los enlaces neobarrocos de su autor, así como un abordaje descentrado, (casi)formalista y a-nómico de la materia poética tratada.

 

Conviene explicar los términos en referencia.

 

La escritura de Santiváñez es descentrada porque la presencia del sujeto escritural pierde protagonismo en favor de las relaciones eléctricas entre las palabras y los versos. (Casi)formalista debido al uso singular de algunos tropos literarios (encabalgamientos, metonimias, metáforas, paranomasias, etc.) cuyo fin no es componer imágenes “bonitas” sino encauzar el magma volcánico de las “secuencias fónicas”. A-nómica porque quiebra la sintaxis del castellano en beneficio de un conjunto de conexiones lingüísticas asociadas a la Natura naturans Natura naturata (Spinoza, dixit): el amor obsceno, los paisajes bucólicos, el habla lumpen, la memoria proyectiva. En suma, lo sagrado cotidiano.

De lo anterior destaco lo que he venido a llamar el “descentramiento” de la escritura de Santiváñez. Escritura que está asociada a un conjunto de relaciones eléctricas entre las palabras y los versos. Estas relaciones son de distinto calibre y orientación. Al respecto, Mario Montalbetti (Hueso Húmero 53) sostiene que existe una diferencia esencial en todo poema: las relaciones entre las palabras al interior de un verso y las relaciones entre los versos al interior del poema. Las primeras son horizontales, las segundas verticales. Lo cual refleja, dice Montalbetti, aquella diferencia otra que existe entre la transmisión de información al interior de una neurona (relaciones eléctricas) y la transmisión entre neuronas (relaciones químicas). Un eje horizonte y otro vertical. Pues bien, en el caso de Santiváñez la relación entre las palabras (y lo que sucede entre ellas) y las relaciones entre los versos son de tipo horizontal. Son relaciones eléctricas, impredecibles, luminosas y ultra-sonoras.

(…)

Ese resonar no cesa never ever se ex

Tiende en el tiempo que me resta para re

Vivir su son aquí en la página que escribo

 

roger

 

Para entender esto debemos considerar el vuelo compositivo de los poemas de Santiváñez. Proceso creativo que no solo está modelado por su protagonismo en los movimientos contraculturales limeños de los años ochenta y su experimentalismo radical, sino por la secuenciación de tonos, formas y temas que, como el propio Santiváñez ha afirmado, estimulan el surgimiento de las “secuencias fónicas” de sus poemas. Una música eléctrica y electrificante que adopta el disfraz de palabras, versos y quiebres textuales. De rimas maculadas. Desbocadas a lo más. Limeñas y anglófonas. Punzantes, órficas, incestuosas. (Casi)formalista por el uso de tropos y a-nómica por sus recutecus verbales: “& allí manca el poema”.

A mil años luz del tono conversacional, los poemas de Sagrado presentan una sintaxis descentrada de la normatividad del lenguaje. Solo por esa “razón”, la producción de Santiváñez merecería ser incluida -si se pudiera- dentro del compacto Medusario (1996), que es la mejor antología de poesía neobarroca latinoamericana. En ese aspecto, los poemas de Sagrado se caracterizan por su autoconsciencia del lenguaje, el aplazamiento del significante, el cuestionamiento al statu quo escritural, la sonoridad textual y su afinidad a las vanguardias. Para más detalles, recomiendo la lectura de Góngora & Argot. Ensayos sobre la poesía de Roger Santiváñez (2015).

 

Ahora me permitiré una extrapolación.

 

Poco antes de la caída de la Unión Soviética, media docena de líderes políticos de Europa oriental desafiaron el liderazgo de Mijaíl Gorbachov. Gorbachov resistió durante un tiempo, pero al final cedió a las presiones políticas locales, lo que se cristalizó en la disolución de la URSS, el 25 de diciembre de 1991.  “Quemaron toda la casa para poder encender un cigarrillo. Solo para llegar al poder”, afirmó Gorbachov años después sobre la actitud de quienes confabularon en contra suya. Veinticinco años más tarde, Santiváñez ha hecho lo propio con el lenguaje. Confabuló en contra de la unidad normativa del español. Quemó la casa para poder recoger las cenizas del lenguaje. Y llegó a lo sagrado, lumpenizándolo.

 

 

gse_multipart1448

1 poema de Roger Santiváñez

 

 

EUCARISTÍA (2007)

 

1

 

Poesía aquí me presento

Luz sesgada imagen / dársena

De tu izquierdo cordial

 

Espacio vacío nombro tu soledad

Desdén sonoro junto a tu monte

Son dos cosas & el amor

 

Vuelta al sueño destruido

Recupera esa forma del corazón

No pienses escribe & llora

 

Azur bóveda ingrávida perfección

Que dó naturaleza muerta stella

maris que Paris no pudo alcanzar

 

 

2

 

Vía sacra es esta hendidura

Que toco roco de tu película

Dorada & suave como nylon

 

Portio mea lamo el túnel grace plena

Pétalo sé mi canción exquisita

Squizofrénica forado escape divino

 

Hacer poesía lingua franca vulva

Volada pasionaria honoris causa

En este triste sino de tu signo

 

Sonido flor pesca de un mar celeste

Como el cielo que en Colán frikeó

Consigo fusión de un sunset bajo Dios

 

Quería hablar de tu figura / solaz

De las olas de la soledad / spuma

Que volví a refrescar santuario in

 

 

3

 

Un mar celeste como el cielo que en Colán

Fundó contigo silueta fijada / horizon carré

Línea frágil entre tú el cielo & el mar

 

Un mar celeste & un cielo marino / brisa

De la risa de ti misma brotada en el surtidor

De la fuente de la juventud

 

Créame pura en la pureza purificada

En la purificación de tu rebeldía

Ahorrada en sangre miseria milagrosa

 

Ribera river dale fluido bello & músico

Dial de la melancolía / pernocto docto en

Sacadita lis de la flor de mi sagrario

 

 

4

 

Borde presionado & de todos modos virgen

Te siento pero subo en el cielo de tu aire

Lo nuevo es difícil carnoso yo tu oso perezoso

 

El extraño cuore es mi dolor-es

Del río / mi abuela en Yo-wanka o Álapa no

Sabrá si supo saber sé que sí o quizá

 

Máscara derretida es la mejor canción

Sacramento preparado con el fuego que

Tú dibujas con solo recibir los versos

 

De esta poesía escrita desnuda mente &

En la forma húmeda que ahora ofrecemos

Por tu religión de mí / das flor resurrección

 

 

5

 

Fluxus aún no existe es el susurro de un viento

Santo / plácido recuerdo de una soledad que

Olvido sin saber / soy o no soy el

 

Llamado a recrear el sentido de rozar tu

Cuenco en mi pensamiento / tu silencio es un

Ánima viva que brilla con sus gotas de rocío

 

De miel rosa oscura tejido frambuesa

Inspiración bendita / solitude yo te primo

& me rayo contemplándote bajo el parque

 

Visión absorta enigma acariciado por la

Saliva del paraíso / sé tú el altar de mi

Oratorium serena / marem magenta de ti sun

 

 

6

 

Así entramos descalzos a tu mundo Vulcaína

Danos el reino urbano donde mora la

Incertidumbre cierta como mi vida de Moro

 

Te pedimos a través de esta diáfana celestía

Vuelvas a la luz de la que en su seno

Brotaste rebelde como adolescente en plena

 

Crisis corpus sombreado por el árbol más

bello del campo dorado en que el orín

De los ángeles llovía dulcemente en mí

 

Mi ser expreso digo es música

Rítmical sesión perdura perdona

Poesía yo sé tú lo sabes lo sabe el pueblo

 

 

7

 

Vox Dei allegrum Vulgus -dijo Pound

En el arte de la poesía en la noche

Nosotros elevamos un cántico hacia ti

 

Para ser quechuas o sea bien

Llamas en llamas se incendia mi país

4 paredes albicantes de su celda Vallejo

 

Y en el rocío

De la familia en la madrugada se

Confundió reconociendo

 

A los vecinos y notarios públicos que diga

Púbicos tus bellos versos leídos en el

Recital de tu Velvet Underground

 

 

8

 

Pentagrama clave de fa-

Ser el amor ven tel mabel la miel tienes

El dominio teórico & práctico tienes la

 

Creación pura aunque ni la poesía sea

Pura pero qué es la pureza qué es dime

Todo esto / Ahora que solo el sonido del mar

 

Resuena en Magdalena

Fue el siempre oscuro afán de amar

El sueño de un deseo poética mente

 

Storia de la poesía ser esta

Recobrada cascada de cariño húmedo igual

Que el olor al musgo & formación de tu pez

 

 

9

 

Sino eres tú entonces dime quién suscita

Citas de amor aromática sacra paraísa

Ezrahíta el americano he celebrado por 35

 

Enormes rosas coral / Venecia A Lume Spento

Pudo visitar el Castillo religare

En la correspondencia calma del alma del Señor

 

Rezado en la belleza de una canción siempre

Poesía sabor de tu íntimo mare ídolo per

Nocta en la sabia creación eso es lo deseado

 

Orgasmo de una pasión pura como la pose que

Puedo crear para ti en tu noche ideal caricia

De tu piel de nuevo virgen en la sola maniera

 

 

10

 

Ese divino hoyo fiebre de una nueva

Oh este es el rosa & el palo santo

Madre me lloraba bajándome vorágine

 

Eres mi mejor devota la más

Dulce & suavena militante de

Este corde pudibundu

 

Sine que non óbice oratorio

Seguro nota musical delicada

Mae te amo te quiero con

 

Mi soledad que se vuelve hermosa

Cuando rosa se abre & se cierra

Como tu risa en la boca que puedo

 

Tocar solo como estilo para vivir

 

 

11

 

Solo para tu carita de estambre que se

Revienta en millares de hojas esparcidas

Extraños sueños siniestros

 

Me hicieron doler pero reconocí que

El dolor político no es otro tema de

Mi canción nunca me metí en la trinchera

 

Me fui huyendo como dijo Heraud

Aunque él sí murió por nosotros

Soy hinostroziano no creo

 

En las guerras no creo en nadie soy

Un lumpen maldita la hora en que hablé

Con un lumpen no soy un lumpen soy

 

 

12

 

Tiempo recuerda esta luz que es tuya

Ábrete lienzo en que puedo leer mi canción

Sí un camino manantial cuya fuente

 

Veo Creedence Clearwater Revival

Selva que huele a amor humana presea

Labios tocados por el sol

 

Perdido entre vainas me da

Música veneciana palafitos invulnerables

Húmeda de nuevo transparente afán

 

Pervive azúcar furiosa mar que la golpea

Sin misericordia ni crueldad qué inencontrado

Ritmo escarba esta poesía

 

 

13

 

La dulzura de tu plácida sagacidad

Estrategia puramente documental

Sombra impura desnuda como el mar

 

Sume sus ondulaciones resacas espumosas

No sé qué es esta poesía o canción egoísta

Solitario afán que no pueden mis manos recrearte

 

Estación iridiscente

Fresca ambrosía

Chimbote

Deja un comentario