Por: Juan Manuel Roca

Crédito de la foto: Izq. www.artsology.com

der. www.beatkusagi.com

 

 

Posible encuentro de Louise Michel

y Jean Arthur Rimbaud en la comuna

 

 

 

Es posible que el encuentro entre Louise Michel y Jean Arthur Rimbaud se haya dado en un umbral de la Comuna. Si la historia no lo permitió, merece ser escrita de nuevo. Digamos que ocurrió de la siguiente manera: Lousie Michel, la impaciente anarquista, tropezó con un hombre que huía del futuro, de una comarca salvaje que acostumbraba a visitar tras vadear las fronteras movedizas de su infancia.

 

Ella venía del exilio

Desplegando una bandera

En un palo de escoba,

Una bandera negra

En recuerdo de sus muertos.

 

Dicen que la escoba la heredó de una vieja hechicera y que la usó en los estrados para barrer vestigios de la oscura noche medieval.

 

El poeta conservaba su sombra intacta, aún tenía sus dos piernas tragaleguas y un paladar que seguía econtrando amarga la belleza. Venía cargado de frutos robados al viejo guardián del Paraíso. Los dos intercambiaron recetas contra el hambre y los exilios, la impaciencia y el presidio. Sus palabras obedecían a sus gestos, arropados bajo el sol rojo y negro de las barricadas.

 

Ella venía del exilio

Desplegando una bandera

En un palo de escoba,

Una bandera negra

En recuerdo de sus muertos.

 

Lousie Michel defendió a las prostitutas en la cárcel, mujeres de lengua suelta y corpiños apretados que para Rimbaud eran la higiene de la raza. Un posadero llamado Fourier les sirvió una sopa espesa, humeante como las calles de París: “Buen apetito”, susurró el posadero”, “el futuro está servido”.

2 Responses

Deja un comentario