Iván García nos propone una breve pero interesante selección de poetas santos, a partir de las traducciones al portugués de Décio Pignatari en 31 poetas 214 poemas. Do Rigveda e Safo a Apollinaire. São Paulo: Unicamp, 2007. 2ª edición,

 
 
 

Poetas santos de Shiva (siglos X-XII)

 
 
 

Traducción del portugués: Iván García

Crédito de la foto:http://www.columbia.edu/itc/mealac/pritchett/
00routesdata/bce_500back/vedas/surya/suryamod2.jpg

 
 
 
 
madre

ardí

en una llama sin fuego

 

madre

sufrí

de una herida sin sangre

 

madre

gemí

de un placer sin gozo

 

amando mi señor-blanco-jazmín

vagué por mundos imposibles

 

                                        (Madeviaca)

 

 

 

 

A ese misterio

que va cargado de sí mismo

 

Indiferente a las diferencias

 

Rezo, oh Señor

 

                                        (Dasimaia)

 

 

 

 

El Señor es

como si no fuese

 

                                        (Alama)

 

 

 

 

No sé nada de métricas y acentos

tampoco de números cuerdas y tambores

no distingo entre un yambo y un dáctilo

 

Como sé que no te ofende

canto con gusto

Mi Señor de los Ríos Que Se Encuentran

 

                                        (Basavana)

 

 

 

 

Shiva sin piedad

Shiva sin corazón

 

¿Por qué me diste una vida

miserable en este mundo

apartándome de lo otro?

 

Dime mi Señor

 

Entre la vida del mundo

 

¿no quedaba para mí

la de alguna florecita

o la de algún árbol?

 

                                        (Basavana)

 

 

 

 

Si la gente ve

senos y una larga cabellera

dicen que es mujer

 

si ven barba y patillas

dicen que es un hombre

 

pero aquello

que vacila

entre ambos

qué es?

 

Oh Señor

 

                                        (Dasimaia)

 

 

 

 

El caballo prefiere una carroza ligera

El hombre generoso una buena carcajada

El pene busca la grieta peluda

Y la rana una laguna en calma:

 

Por el bien del espíritu, oh Mente,

déjate de ideas ociosas.

 

                                        (Himnos del Rigveda, siglo XVI a.C.)

Deja un comentario