Por José Kozer

Crédito de la foto © George Ward Tjungurrayi /

www.bmiaa.com

 

 

Poema “Imago mundi”,

por José Kozer

 

 

A tutiplén pleonasmos como quien no quiere la

            cosa y todo le da a la

            bartola igual.

 

Tierras labrantías los girasoles se resisten a una

            vida heliocéntrica

            dejando de girar

            veneran la luna

            se inclinan le van

            día y noche a la

            zaga con el tiempo

            alcanzan un número

            preciso de semillas

            en cada flor (ciento

            ocho): brotar madurar

            en lo más crudo del

            invierno en tierras

            norte de Islandia

            Hokkaido Beijín

            cubiertos de blancos

            girasoles todo el año.

 

Alzo la falce soy cigüeña, la hoz del meseguero soy

            la grulla del segador,

            la dalle hijastra de la

            guadaña, en la huerta

            nada perece: todo se

            mitifica, cómo iba a

            haber muerte cuando

            no hubo nacimiento,

            esa apariencia, nada

            antes, tampoco de la

            Muerte después: me

            pongo a fregar los

            platos del desayuno,

            respiro, bebo de nuevo

            fregando una taza de

            té de jengibre endulzado

            con una gota de miel

            extraída del fondillo

            de una abeja, gota

            soy de semen.

 

Llevaba dos semanas procurando el nombre de

            un árbol a la entrada

            de una casa señorial

            donde pasé unos días

            hará veintipico años

            afueras de Barcelona:

            gente de ringorrango,

            politicastros (dineros)

            árbol cómo árbol te

            llamas y luego me

            vino a las mientes,

            catalpa: contemplaba

            aquellos árboles (dos)

            leía poesía oriental

            bajo sus grandes

            hojas, amplitud de

            lo diminuto en la

            poesía oriental.

            Descubrí que beber

            una tisana al paso,

            a la vera del Universo,

            en milpas, florestas,

            bajo catalpas, inmerso

            en poetas arcádicos

            me llevaba a no pensar,

            idear, no corretear por

            la cabeza a troche y

            moche y bebiendo sin

            beber el jengibre acabé

            por no llevarme la taza

            a los labios mientras

            ingería otro sorbo.

Deja un comentario