Por: Mónica Belevan

 

Song of Experience

 

-C’est im-possible, dice Mauberley,

[Splitting syllables for emphasis]

No ser ya el epígono de somebody;

Dadas como están las cosas, dadas,

Es decir, las cosas como están –historically-;

Las cosas como son, things being what they are, et al;

Las cosas como no pudieron ser, quizás,

Poniéndonos nosotros antes que a los genios,

Para que su genio nos supere (por detrás);

Y nada quede ya que lamentar

Sobre botellas que se me hace

Ca-da dí-a más di-fí-cil aplicar

Al ejercicio de la profesión telar

Que implica el urdir complots y tramas reales,

Por no poder ya, impotence!  oh tragöedie!

Tramar ficciones.

 

Things being what they are, and where they are

Ma cher, no queda más que asesorarle:

Darling, I would recommend

You choose your masters most precisely                                                        

No sea que estos vayan a fallarle, como buena parte de

Las malas influencias de las que, en buena parte,

Uno sigue dependiendo para la supervivencia de la trascendencia

De nuestras versiones ínfimas de los enormes temas,

Las resoluciones píticas e insignificantes que otorgamos

A los materiales muertos e inmortales que en nada

Ya preocupan de verdad a gentes que no buscan la verdad

(Entre las que me incluyo, por saber que la verdad

N’existe pas).

 

Ocúpese, como nosotros, de encontrar la mejor forma

De vender lo poco que no tiene por vender

Por recobrar, del modo más altisonante –y hasta elevado, si pudiera—

La orfebrería del sofisma

Ocúpese, rapsoda, de hacer economías donde duelan

El éxito implica siempre un alto sacrificio

(El de los de/más).

 

Créame cuando le digo que ninguna detracción a su integridad será

Realmente terminal. El alma es como el rabo de la lagartija,

Que se regenera, por lo menos la primera vez, en trauma

Para su edification literaria; y a la segunda vejación,

En un scandale espirituelle como para aplacar sus

Ínfulas más periodísticas; a la tercera,

En una rara sensación de insensibilidad

Que le permitirá acceder a –don de dones—

 

                          [ MUTE ]

 

La ataraxia.

 

En la estela de silencio que le dejará, en su estrépito,

La piroclastia recreativa y decreadora de los medios y las masas

Sepa prepararse usted

A tiempo y contra el tiempo, como Zaratustra en la montaña,

Antes de volver a descender entre los hombres

Por la pasamanería del infierno,

Y verá usted que esas gentes perecibles se han vuelto

Con el tiempo –y pese al tiempo—, tan hechas a usted

Que pronto encontrará los modos de satisfacerlas,

De periodizarlas, de in-sense-ibilizarlas

 So to say.                                                      

 

Y es en vista de todo ello que le ordeno,

Le suplico, le aconsejo, que elija a sus maestros bien

No se deje seducir por nadie que le diga que las cosas:

No son como son, y no están donde están,

Y ante todo que usted, por sobre todo lo demás,

No es lo que es, porque lo es, y sabe que lo es

(¿verdad?)

 

-Pasando a otro tema, dice Mauberley, ahíto,

Se imagina what the world would be like if we thought in verse?

 

 

 

Retratos incompletos de Lucrecia

 

ARCHIMBOLDO: La cara recubierta por las formas lentas y cimbreantes de los frascos, los ojos dos fondos de cáliz, rotos, hondos y resplandecientes de ponzoña; y, para otorgar profundidad al rostro, un crucifijo: que las manos extendidas del Señor marquen el arco tenue de las cejas, y su cuerpo, suave como un pez, deje entrever el rastro de un Padre, varios Hijos y un Hermano.

 

CRANACH: De éste lado, van los dos primeros: Sforza, escoltado, aquí, por la Verdad, allá, por la Calumnia. Junto a él, el de Aragón, con la impronta sórdida de Cesare, su espejo, al cuello. Y de aquél: el carcelero de Ferrara y la Loba, con las fauces laxas, a sus pies.

 

BOTICELLI: Pletórica e implosiva, como una presa de la peste, mas desecha en brotes, sombras, bulbos y celajes. La cabellera extensa, suelta, envuelta como una filigrana eclesial entre las piernas, sienta las distancias –falsas, meramente estéticas— entre amores: el profano y el sagrado (puesto a un lado, como si otra cosa fuera).

 

BRAQUE: Los versos de Ariosto y de Pietro Bembo desvirtuados, hechos trizas, letras, por el lienzo. Por acento, una hebra fina y destructiva de cabello preso.

 

DE CHIRICO: Alma plena de estaciones, fuerte y ferroviaria. Un suplicio retumbante, como una planta rodadora, y una pila de columnas rotas a un costado, son lo único que nos permite discernir que estamos a la altura de los cuatro vientres de Lucrecia.

 

BACON: Color y carne desgarrados son residuos del carácter esencial de la Belleza, primer y máximo Inclasificable.

 

 

 

Quincas Borba

I do not commiserate, I congratulate you
Walt Whitman

Humanitas, Rubião, faculta
Que mi perro corresponda a mi persona.

La homonimia tiene patas cortas, manchas,
                Un hexágono incisivo por aserradero
A la altura (y a lo largo) de la boca,
Dos caninos y una borla, raída,
Al borde del abismo vertebrado y vertedero de la cola.

                Quincas reconoce a Quincas
                En la seña de los nombres y los rastros dactilares de la orina
                Quincas reconoce a Quincas
                En la calidad retráctil de la lengua,
                En las heces y el hedor puntual de la rutina.

Y usted, Rubião, tampoco alberga dudas
Sobre la acuidad del atavismo
Que indica, como un juez o un perro de aguas,
                (Quincas da y Quincas quita, da lo mismo)

El lugar exacto donde usted no pudo resistirse a morder
La mano de su amo:
                 Quincas, canis, pantocrator.

 

 

 

Hanno

 

El viento viene de adosarse a los alféizares y a la columna de,

                                                                                                      la vértebra que, es mi madre.

Viene el viento de asentarse como el polvo sobre las alhajas, pedrería que columbra a mi madre

bele

                                                                    con su madre

                                                                            y sus madres sobre madres

                                                                                       hasta el fin de un pozo

                                                                                                 en que el último

                                                                                                             escalón he sido, siempre, yo.

 

Relumbro, soy el ancla

sobre el lienzo inacabado de la arena sobre el mar,

soy el cielo que ha servido de telón a toda empresa humana.

Sé –y soy— de música.

Toda descendencia es un descenso,                                                            Todo lo que hay sobre la tierra es

 

     el libro de mi padre contra el blanco deslavado de un mantel que es, también, un blanco,

     un mal hereditario de esos que se sintetizan más disimuladamente con cada generación que                                                                                                                        pase a lavarse las manos

 

confiada en que su sucesora la superará:

                 esos son problemas para nuestros hijos,

                                                                    y para sus hijos

                                                   y los hijos de los hijos,

                                                                           y demás,

                                                                                        hasta la última falange de mi sangre.

 

 

H e m o s p r e s e r v a d o s u f o r tu n a, p u e d e n, t o d a v í a, i n v o c a r a s u s a n c e s t r o s p a r a

 

d e s t r o z a r l l l l l l o s A s u m i m o s l l l l l l a c u l l l l l l p a E l l l l l l o c a s o c a e r á s o b r e l l l

 

l l l l o s h o m b r o s ú l l l l l l l l t i m o s d e n i e t o s t a n d i s t a n t e s c o m o e s t r e l l l l l l l l l a s

 

 

l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l i l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l i b u l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l l e r o.

 

Deja un comentario