Por Giuliana Angélica Trinidad*

Selección Mario Pera

Crédito de la foto Alfredo Herrera

 

 

El nido que se quebró.

5 poemas de Giuliana Angélica Trinidad

 

 

A b r a  c a d a  b r a z o

 

En el nido se quebró la cascara de lo que la luz encubó

…………Pequeño yace:

Un corazón libre de prejuicios, abierto a la verdad, lleno del germen de la vida.

Y cada latido lo hace más grande

Y la confianza hace libre a las buenas intenciones gracias al ejercicio de la verdad.

Se empluma el cuerpo

Se viste el ser

Para ir con el viento y esquivar truenos.

Va el espíritu hacia el más osado de los caminos en busca del poder para ayudar al mundo

Y lograr así influir a los corazones más duros.

 

 

 

Bocadillo irresistible

 

Ingredientes:

  • ¼ para los dos
  • 2 copas para brindar

Preparación:

Girando en órbita gravitacional a baño maría y fuego medio, respire. Sienta los espirales del aire y hágase ritmo.

Para que la mezcla sea uniforme los ingredientes deben estar a temperatura ambiente

Precaliente un abrazo, viértase en molde y déjese hacer.

*Los golpes suaves y continuos generan un vibrato, el cual permite que la preparación no se asiente.

Vea fijamente a los ojos, acérquese y añada los labios. Envuelva la solución con suavidad, hasta que estén bien integrados.

Verifique el sabor, deslizando suavemente su lengua al oído; agregando palabras gratas a los sentidos a velocidad media hasta duplicar el volumen.

Entre vaivenes tejiendo lazos transparentes unan los centros hasta romper hervor

Llegando a punto caramelo revuélvase en eco, hasta lograr una forma danzante y ondulante. Cuando esté listo, sobre la masa esparza su azúcar….

Reserve un momento y tempere. En pocos segundos las texturas se expandirán suaves en el centro notándose ligeras de cuerpo.

Para que se solidifiquen viértanse en el recipiente de corazón, esparza amor al gusto y decore con cariño.

 

vfkv

Crédito: Crichetto Josh

 

Introspección

 

El ave no sabe que tiene alas

Porque se ha creado su propia jaula

y no las sabe extender.

es de la magia darle espíritu a las cosas

conmoverse con la belleza de las rosas.

es de la magia, el atardecer:

danzante solar desplegado y explicito

siempre dispuesto a volver.

Que la mente no sea una prisión

Un monologo de un ciego corazón

Que no engañe ni sabotee el recuerdo

Para dejarse consolar

Porque solo se puede volar libre

cuando uno se sabe orientar.

 

 

 

Palíndromo de ironías dramáticas

 

En estado de sin fin de olas

volaron dos, volviéndose uno,

alas gemelas -completa mariposa-

retrocedió en el tiempo: se halló gusano.

 

Leyó

y el ave lloró.

 

Leí…

Pasé

(pero lo desea)

Sé de mí,

de pétalos.

Sola, te pedí

me des a ese dolor EP: Esa piel.

Oro llévale: Yo y él.

 

 42673251_424860024709251_781373749369765888_n

 

Al mar, que cambio mi forma de sed

 

-Permítame presentarme, no quiero interrumpir su eternidad bailable. Vengo a ofrecer sal, sal demisojos por el cómodo cambio de su sal marina. Dicen: Es la mejor para sanar la más grande herida.

El mar indecible le ensordece la mirada, gira 360 grados su universo iridiscente y aguza una respuesta:

Si recurres a mí, no llevaras más en tu sexo la arena de otros tiempos, sacudirás un desierto y dejarás de lado el clamor de la sed. Porque esa sed probarás desde el punto de partida café de tus pupilas. Tu voz ya alimentada evocara: ¡Hombre, sal de mis ojos! Y el mamporro vendrá por la letanía.

La afonía la libero del peso de sus encadenadas palabras y el silencio tejió un hilo tan grande que revolvió un capullo que le dio fe a sus gusanas ilusiones, volviéndolas partitura lepidóptera.

-Usted es para mí un encuentro que me dibuja un suave mutismo menguado en el rostro. Que se lleva de las patas a mi soledad infecunda, que va alejándose telúrica como un diente de leche que se pierde para luego volverse tesoro.

Poderoso es el mar que modifica atardeceres en panterescos olvidos.

Sumergido está el secreto.

 

 

 

 

 

 

 

*(Arequipa-Perú, 1991). Poeta y comunicadora. Es aprendiz de sus amigos artistas. Autopublica sus poemas de manera artesanal y cartonera cada verano, y los ofrece cuando va de viaje. Ha colaborado en los fanzines arequipeños Supradol, Caleidoscopio y La Triqueta.

Deja un comentario