Asurbanipal tratando

de hablar nushu

mientras mira un grabado

de Enkheduanna

 

 

Cuando caminé después del Saqueo Universal

mi cuerpo me pareció un par de zapatos femeninos

también las palabras Mi voz era apenas

una pequeña pisada un sonido lejano y me dije

si tengo robarle el placer de ser mito a la muerte

tengo que advertir que vengo de entre el fue y el será

porque no hay nada mejor que hablar solo

Conviene cantar Conviene mirarse como un sueño

y dejarse llevar fuera de este comienzo

que parece una bienvenida al olvido

Entonces me repito los nombres son exilios

son simples murmullos sumerios

 

[Y soy yo] una grieta en el barro fuera de este mundo

Soy yo y no otro el que caminará desnudo

[comiendo tierra] mientras vomite soles y murallas

Soy yo la herida abierta [del Saqueo Universal]

 

 

 

Enkidú le habla de sus sueños

a Gilgamesh

 

 

Yo había descubierto el bosque de Amoxcalli

un peldaño más arriba de la cama del cielo

arrastrando la madrugada de los ojos y con un continente en mi espalda

En el camino los salones estaban

repletos de damas de alcurnia

pero yo no buscaba diversión entre las aves de rapiña

Fue más verme como el aire que como escritorio

donde se acostara el corazón y la venganza

lo que me llevó a darle de comer a la sepultura

Estaba en busca del tiempo esa fragata perdida

en tierra después de esa lluvia bíblica

del Saqueo Universal Yo sabía el verdadero nombre

de mi angustia Yo estaba detrás de Humbaba

 

 

Gilgamesh y su visión de la

Modernidad

 

Nací [abriéndome paso] con los oídos anclados a una silla de ruedas [entre los dedos] y ya no pude caminar al pasado y toparme a los niños del paladar pegados a las calles y las madres dando a luz a hombres en gramos que pesaban sus emociones en la balanza de la angustia Así nací conectado a una máquina que me daba a respirar las alucinaciones de una ciudad y otra que descargaba impulsos [clavados como un puñal] en letras que se agitaban a la velocidad de los átomos y una a una también vi esas mismas letras enfermarse con otro mal distinto al mío porque las palabras empezaron a palidecer cuando un sol deshojado no cabía en mi boca ni tampoco los días acumulados en mi garganta podían salir y apenas si se tartamudeaba la ilusión de la inmortalidad Así empezó este insomnio histórico [a la página en blanco] porque en las noches bebo uno a uno los pergaminos cargados de demasiada cafeína para que no me dejen dormir ni soñar  Lo admito lo mío es un cuerpo demasiado jodido para enviar de vuelta al vientre de sus madres a todos aquellos que parieron la vida en un golpe para ver si esta vez si se les desarrolla por completo el seso

 

Los libros en un museo y

Gilgamesh los ve desde

la vitrina

 

[Ahora lo digo:] mi boca es la irreverencia

de una ciudad que existió en la mala poesía

y a la que se le fueron cayendo los dientes

La lengua hecha una tablilla de barro

adoquinó caminos y levantó montañas

adornadas de diosas con la cara de María Félix

Es curioso que [el fin de] dos ríos empotrados

en la panza sean inmensos intestinos

por donde transiten largos caminos

de mierda poética

con la muleta de [la historia] bastarda

Es curioso que haya aprendido a amarrarme

las tripas con alambre de púas

y [sea un museo] que camine cojeando por las calles

Éufrates y Tigris en la noche latinoamericana

[donde los vivos posan] en pleno centro de Caracas

[para los muertos] y no piense en otra cosa sino en mostrar mi gran abdomen cocido

donde tengo amarrado a Ur a Uruk a Nínive

para que nadie se las lleve como se llevaron a Irak

 

 

 

Sobre El Autor

adminv&co

Literatura y más

Deja un comentario