Por Andrea Cruzado*

Crédito de la foto la autora

 

 

La carne que a diario nos alimenta.

5 poemas de Andrea Cruzado

 

 

 

Inocencia interrumpida

 

Me paro a mitad de la cuadra

Esperando que algún carro se detenga

Que algún conductor loco

Se apiade de mí

Que algún perro sarnoso

Se atreva a guiarme

 

Debe ser difícil para mi padre

Escuchar a los vecinos

Tildarme de niña malvada

Debe ser difícil, aun así, mi padre

Puede tomarme de la mano

Y llevarme a misa todos los domingos

Recibir juntos la ostia

Contarme historias antes de dormir

Tomar el desayuno

Juntos en la mesa

Pasarnos el café, la mantequilla, el azúcar

 

Podemos

Cortar con el mismo

Cuchillo

La carne que a diario

Nos alimenta.

 

 

 

Conserva

 

Toma esta lata

Llena de carne

Fría y estropeada

 

Ponle una etiqueta nueva

Cámbiale la fecha de vencimiento

No dejes que se pudra

T

………..r

………………..a

………………………..  .z

……………………………….     .a            una línea

Sobre tu cuerpo

Una línea que una

Todos los orificios

Deja caer esa piel

Esparce la carne

Sobre tus músculos

Llenos de moho

 

Inserta el hilo

En la aguja

Cósete y abrígala.

 

de Materia

 

 

 

Hoy por ejemplo

dibujé perros en el cielo

pregunté en mi ombligo

sobre el rastro de tu boca

te supe hallar

te supe

joven

18 años y no estuve virgen

pero estuve enferma

hallar es un verbo

tan parecido a extraviar

……………………………………….Tan parecido.

 

 

 

Las palabras que me gustan

Son los verbos

Que indican

La melancolía de los animales

La geometría de los cuerpos tristes

La piña en la mañana

Leche tibia a media tarde

La humedad de tus labios

La suavidad del beso en la mejilla

Mi labial en tu mejilla

Todo esto es un verbo

También lo es aquello

También lo es

Incluso a las 12

Después del portugués

En la madrugada, luego del francés

Pero este líquido tibio

Humectando mi vientre

Es un verbo

Que yo misma

He de construir.

 

de He resuelto un problema (una serie de crímenes perfectos)

 

 

 

Parto natural

 

Atravesó la luz

Extendió su cuerpo

(lo tomé en mis brazos

limpié restos de sangre

y reposé su cuerpecillo sobre los senos de su madre)

Cubriendo mi desnudez

Apretó mi pecho herido

Y confesé

Yo temía la luz

Pero también temía la nocturnidad

¿Cuál es tu escondite?

Preguntó el animal

Abriendo la costura de mi vientre

Mostrando la víscera y el bicho

Observando mi sangre

Olfateando lo metálico de mi sangre

En ese momento

Comprendí

La cavidad y el espacio

Entre mis intestinos

La luz tocó mis pies

Y desperté.

 

de El animal es un acto, inédito

 

 

 

 

*(Laredo-Perú, 1993). Poeta y estudiante de Ciencias de la Comunicación. Ha participado en eventos literarios como en el VII Festival Internacional de Poesía Chepén y Convergencias y Divergencias: Aproximaciones a la Literatura Peruana del Siglo XX, organizado por la Universidad Nacional de Trujillo y el VII Festival de Poesía de Lima. Dirige el proyecto editorial El Pan, textos livres http://proyectoelpan.blogspot.com. Ha publicado el poemario artesanal Materia (2012).

Deja un comentario