Por: José Kozer

Crédito de la foto: ©Gesi Schilling /

www.omiami.org

 

 

JK, 75 AÑOS, DENUESTA

 

 

Su asunto, detenerse ante un árbol, execrarlo,

              llamarlo de todo (zarandearlo):

              vituperarlo que qué se ha

              creído, ahí tan campante

              y uno, en fin, y dándoselas

              de imperecedero, desplantes

              del árbol ante otras criaturas,

              lombrices, arañas peludas,

              hormigas, garrapatas, y él

              (75 años) caduca: se vaya

              a freír espárragos y con la

              música a otra parte, ¿cómo

              que qué música, cómo que

              a qué parte? Estos árboles.

              Insoportables. Marrulleros.

              Se creen nacidos de la pata

              del Cid, soplo de Dios, su

              asunto: someterlos. Meterlos

              en cintura. Así como su

              madre lo sometía de niño

              a un rincón, la habitación,

              tonto de capirote, dos horas

              y ni un minuto menos, te

              me enmiendas mataperros,

              lo hago por tu bien, no eres

              Rey, qué te has creído, y

              bien, ahora le toca a él, el

              árbol va a saber lo que es

              bueno: y le echa en cara

              su inmóvil desfachatez,

              fronda mudar, fronda

              volver, crecer, no

              inmutarse con nada,

              cuelga Absalón de una

              rama, que cuelgue, y

              el árbol como si nada:

              el Buda se ilumina, el

              árbol lo desconoce:

              damiselas dejad de

              abrazarlo. Unicornio,

              no te frotes más a su

              corteza, los apostemas

              no se curan frotándose

              en la corteza de los

              robles. O las encinas.

              Tejos. No hay árbol

              curativo para un

              unicornio, ente de

              portentos entre los

              entes de la Creación.

              Dios no los bendijo,

              por impasibles,

              condenados a servir

              de muebles con su

              (serrín) andrajos.

              Astillas. Conglomerados.

              Pulpa (papel) planchas

              (estantes) en adelante

              aguantar el peso de los

              libros, se chiven. Árboles

              gallardos, hermosuras,

              sabrosuras, matan con

              la mirada. Y (le zumba

              el merequetén) su asunto

              se vuelve ahora (en vida

              todo es mudanza) de

              amor conflagración por

              los árboles: a éste se

              arrima, ahí se abrasa,

              frota lo suyo de frente,

              de espalda, a Dios

              ruega que ni Dios lo

              esté mirando: ahí va,

              lo posee (estupro) si

              se quiere, lo penetra

              hasta los últimos

              anillos concéntricos,

              la parénquima, médula,

              brota, brotes.

Deja un comentario