Por Alejandro Sebastiani Verlezza*

Crédito de la foto (izq.) Sandra Caula /

(der.) Ed. Eclepsidra

 

 

Fragmentos de Canción de la encrucijada (2016),

de Alejandro Sebastiani Verlezza

 

 

este nombre nació

de un hilo extraño

que no tiene fin

y me tiene aquí

solo

sediento y pausado

en el filo de las encrucijadas que solo el aire desdibuja

………………….claro

…………………………..cómo olvidarlo

siempre hay uno que insiste ver esperanza donde moran las estacas

…………………………..(está bien)

[…]

si los pasos son jubilosos

y centelleantes

ya no hay hilo

ni el suelo se desfonda

nada puede hacerse

salvo caer en la trampa

y extender el júbilo de la espuma

tanto vértigo por hollar

………….–¿no te parece?–

[…]

El poeta Alejandro Sebastiani

El poeta Alejandro Sebastiani

éramos

la ceniza

 

el humo

derramado

 

no todo

era fijeza

 

(y menos

navegación

sin partida)

 

la fuga del sol

tan rabioso

ávido de esta zanja dérmica

–no sabe sostener sino el polvo–

todo lo que se arremolina

en los bordes de la carretera

–es el viento sus sabias sólidas maniobras–

……………………………tanto paso sin brújula

………………….mi mano escandida

por eso

………………….decía (¿decía?)

habría que nombrar

…………..nombrarlo todo con las palabras del viaje

y disolver el polvo que se acumula debajo de las alfombras y amenaza con alborotarse

…………………………………………………[…]

…………………………………………………(el sendero amaga

…………………………………………………las respiraciones sitiadas van)

…………………………………………………[…]

el centinela

duerme

duerme

siembra

maleza

y olvido

en el fondo del camino

ese

solo ese

será tu voluptuoso trabajo

…………………………………(óyeme bien

…………………………………la piedra rueda y rueda

…………………………………el polvo canta su retorno al fuego)

[…]

entonces

…………..tú eres

la cuna de los nombres

 

y el aposento de mis fugas

 

esa risa de vértigo

que hace subir las blasfemias

desde la panza hasta la lengua

[…]

ay lord

 

si pudiera verte

si pudiera tocarte

si pudiera soltarme de tu ronco trance

 

ay

 

la música que le sacas a las estacas cuando el sol castiga

 

ay

 

el orgasmo

del

agua

cuando la deslizas sobre las hojas

el pavimento

la noche destartalada de mi ventana

tu música sin música

golpe alucinatorio

contra las roturas de mi mano

 

dime

dime dónde bates las puertas

 

dime

sin decirme

dónde habla tu silencio

 

cuál será el nido donde alborotas los limbos

la lluvia

el clac clac de los barrotes

tu terca risa blasfema

[…]

colorencrucijada_portada

ay

tu rastro

la sombra de tu rastro

el claro de la puerta

insinúa los tramos del desierto

explosión ajena

dúctil rumor

navegas por el aire

y te hundes en la cola de mis ojos

[…]

mi dedo

solo rasga

la fuga

en la grieta

y por la copa de las terrazas

que nunca visité

flotan estas motas

…………………………………………(aquí se cocinan

…………………………………………todos los espejismos

…………………………………………mientras los amantes

…………………………………………relumbran en el manicomio)

[…]

………………….(siente ya la canción del animal transitorio

………………….ajeno al entusiasmo de la copa

………………….derramada en la horca de los caminos perdidos)

 

………………………………………… ……..(nadie nadie la desea

………………………………………… ……..(cuando feroz canta su paso)

 

 

 

 

 

*(Caracas-Venezuela, 1982). Licenciado en Comunicación social y en Letras. Es curador, junto a Adalber Salas Hernández, de la antología Tramas cruzadas, destinos comunes (2014). Ha participado en los proyectos expositivos: Ciudad volátil, arquitecturas transitivas de la vanguardia caraqueña (2011), Confluencias (2012), Caracas horizontal (2013) y Manifiesto país (2014). Actualmente está vinculado a las artes visuales, particularmente al collage, así como a la traducción, a las investigaciones de archivo y a la curaduría. Ha publicado los poemarios Posdatas (2011) y Canción de la encrucijada (2016), y el diario literario Derivas (2013).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.