Por Pamela Rahn*

Crédito de la foto la autora

 

 

Es difícil la alegría.

9 poemas de Pamela Rahn

 

 

Mi alma tan idiota

 

 

Se acerca la filosofía a nuestro cuello

 

Los dos    a oscuras

en posición vertical a la luz

………………………………………………………dormimos sobre sábanas blancas

………………………………………………..como si la noche terminara dentro de nosotros mismos.

 

Una emanación parasitaria

 

Dos cuerpos pasivos

que se necesitan

pero contener el silencio.

 

…….Se debe a que padecemos de una infinita pereza

………por eso nos concentramos en callar el canto.

 

Ya el silencio dejo de vernos

………………………….Se ha vuelto ciego

Abatido por las voces

asume nuestras palabras como monstruos medievales

Derivaciones de una noche borrosa

que fue extraña           porque no pudo ser intima

 

ajustada como un guante

a nuestro muñón de alma

(citando a Andrade)

 

Estamos juntos

la cama

Es grande        demasiado grande

 

Lo sabemos.

 

El espacio vacío apremia algún calor

 

Tus piernas sobre las mías

sin rodeo

con un descaro infinito

tan cálidas

que se derriten

encima

 

y zumban con todo su poder

en mi alma

tan idiota.

 

 

 

¡Agárrate fuerte!  

Si creces te marchitas 

 

Se te olvida el poema

y no hay vuelta  atrás.

 

…………………………………………….El lenguaje te deja desnudo

……………………………………………………bajo la luz blanca.

 

se te olvida la sinfonía del viento

 

el niño de los pájaros se le seca el canto

 

Envidias su vuelo

como envidias todas las cosas pequeñas y maravillosas

que ahora no entiendes

 

Porque no eres tu

…………………………………eres la pesadilla

 

¡Agárrate fuerte!

Si te caes pierdes

 

No dejes de conocer las nubes

 

Mastodónticas

Bíblicas

Crisálidas

 

No dejes que la locura sea una rama seca

 

No dejes que tu voz sea clara

 

Lastímate la garganta

 

Cocina con leña

 

Si te caes eres una flor podrida

 

Si te caes

resucitas

 

Serás el viejo señor que paga las cuentas

Sonreirás dos veces al día

Comerás con entusiasmo

Dormirás a la hora.

 

Tal vez no sea tan malo.

 

 

 

La rueda

 

Aquella rueda nos sostuvo

 

pequeña tabla

por donde pasaban objetos

y personas sin nombre

 

giraba a través de sí

infinitamente

 

ayudada por pies torpes

que ocultaban su vejez relinchante

de caballo de circo infantil

 

Adultos sudaban sobre ella todos los mediodías

intentando revivir en los cuerpos de los niños que fueron

 

Alumbrada

bajo un hospital que calmaba el ruido de sus vueltas

 

nos vio caer

 

lentamente

 

soñando visitar templos sagrados

y pecar en algún lugar cualquiera

 

con los zapatos llenos de barro

bajo la ciudad

amenazante de lluvia

 

reíamos de nosotros mismos

como alguna vez lo hicimos

bajo algún patio escolar

 

solo que éramos

mas grandes

mas tristes

menos humanos

 

Me cargaste

mientras unos niños nos veían besarnos

 

estaban inmersos en el lugar de la vida

en el que se suponía debían estar

 

Sin entender nada

eran tan felices

 

Dejamos la rueda vacía

 

acomodada por el viento

giraba con rapidez

sobre los cuerpos livianos.

 

Una rueda es una tabla

 

Uno de nosotros lo sabia.

 

 

 

Es tan raro estar feliz

 

Es difícil la alegría

es como estar en un parque en donde llueve

te columpias

dejando que las gotas sacien tu sed

 

Corres sin saber que hacer

 

Sonriendo

con tu larga lista de esquinas muertas

 

Adolorido

te inundas

entre paños

y chorros de agua fría

La felicidad te atraviesa

 

Todo te encuentra húmedo

hasta el viento está húmedo

 

Las manos arrugaditas

sin siquiera haber tocado el agua

 

Todo está erguido ante si mismo

Los talones pisan los charcos

y las gotas gigantes de agua

se cuelan en las paredes abiertas

 

Todo está caliente

cuando se está feliz

 

Las alcantarillas

son como pequeñas pantallas de líneas

que iluminan tu rostro

Los rayos del sol te arrebatan

Se que esto es verdad porque lo siento

y el agua de mi boca se derrama

 

Me mezclo en cada cosa que veo

 

Estoy despierta

 

Ahora las mañanas son espaldas desnudas

en mis párpados tardíos.

 

 

 

Carta abierta a todos mis suicidas

 

 

Todos a mi alrededor tienen ganas de gritar. Tienen ganas de tirarse a un acantilado, a diez mil metros de altura, caer de pie y seguir como soldados, profesando la libertad de solo ser 

………………………………………………………………………………………………………..[ceniza*1

 

Con la carne pegada a los laterales como parches salvavidas.

 

Se arrastran como siluetas bajo la penumbra sucia de un faro. En la noche lluviosa se encargan de gritarles a todos ¡tengo ganas de morir! Es que este mundo me habla muy despacio y el tiempo se acaba.

 

Su dolor es circular, es un vórtice infinito, en el que siempre me incluyen. Y yo no sé que hago para que esto suceda. Más que existir. Más que ser sincera. Más que creer en su humanidad.

 

Me miran y estoy allí parada, llevo un saco negro y el cabello rubio, me debo ver parecida a la muerte bajo los anuncios de viajes. Estoy segura que con la luz encendida de los faroles, debo de ser parecida a la muerte.

 

Los hombres con ganas de no existir me persiguen. Todos quieren ser mis amigos Me dicen: Mira mi brazo derecho que sangra. Mira mi codo de acero, me sirve para patinar en el asfalto con que me voy a sepultar, ¡míralo, que brillante! Y sonríen, mientras cantan a Billie Holiday.

 

My heart and I have decided to end it all *2

mira mi puño cerrado

ayer golpee una mesa

But let them not weep

y pensaba en todo lo que me dijiste aquella vez

let them know that I’m glad to go

pero la sangre ya paro 

y tenias razón

Dreaming, I was only dreaming

ayer me cosí la mano

pero ya compre las tijeras

I wake and I find you asleep

Mira como estoy cansada y ya no puedo más

In the deep of my heart, here

Mira como la soledad se agrieta y tu estas allí

Saliendo a pasear

Darling, I hope that my dream never haunted you.

 

Me atraviesan con dagas estas rutinas. La respiración. El silencio. Los días normales. Los días buenos. Las flechas de fuego como aire de caos. La disforia de un ser que le aprietan los nudos pero no lo ahorcan.

 

Ellos me observan como soldados de huesos pálidos y me juzgan: ¡Esta tipa si es dura! Es una piedra – piensan, mientras se recuestan en el puente y el eco de una golosina los llama y comienzan a marearse y la nausea se vuelve otra sensación más que no saben distinguir.

 

Siguen caminando y el cielo comienza a cantar y ya no están en el mundo como un gallo, ahora son el gallo.*3 Y las luces se escuchan como cacareos. Y la calle es una granja gigante, el vecino floricultor se sienta a mi lado en el banco de siempre con la braga llena de tierra y no tengo nada que decir.

 

Pero aun sigo sentada

dándole comida a esta ave.

 

 

*1 – verso de Alejandra Pizarnik

*2 – estrofas de la canción Gloomy Sunday de Billie Holiday

*3 – referencia a un poema “Ladrón de Gallos” de Igor Barreto

 

 

 

Sobre la vagina

 

Nunca me había dado cuenta de la semejanza

Que tiene la vagina con el ojo

Y mas se si le ve de forma vertical

Parece el clítoris un pequeño iris

Por donde no se ve sino se siente

La vagina orificio y boca desdentada

Que me acompaña siempre

Tiene carácter de ojo

Un carácter tan apócrifo

Se podría decir

que esta muerta

y revive

por pequeños instantes

La vagina

que es de mujer

porque no puede ser de hombre

tiene distintas personalidades

Y a veces le da

Por enfermarse

Por secarse

Por agrietarse

Por salirle hongos

Que a lo mejor son alucinógenos

Y le permiten volar

La vagina le da por valorar los

mecanismos infinitos del dedo

y también por ser la sucursal

de la lengua

cuando se siente llena de vitalidad

y de tanto lamer

se pone roja

como el rojo de los labios finos de un esquimal

combinados con la bemba de una mulata

mi vagina tan húmeda como siempre

me habla y me dice cosas

que no entiendo

pero estoy segura que debería entender

los pelos encrespados

le hacen cosquillas a los labios

sofocados de calor

que rozan el encaje negro

la vagina

harta de su tan convencida

función maternal

a veces le da por rebelarse

y se abren las piernas

se cierran los ojos

se muerden los labios

y no se siente nada

tan solo ese húmedo

pragmatismo

del no.

 

 

Soy un espacio vacío

 

Lloro y ni sé por qué lloro.

 

Escapo dentro de mis paredes

me muevo de un lado a otro.

 

– quiero gritar –

 

No hay señal de alarma

………………………………..que sea coherente

………………………………..para mis pequeñas tragedias.

 

Adentro

………….todo

………………..flota

 

pero nada se ahoga

ni grita auxilio.

 

Las palmas de mis manos duelen.

 

Y mi tristeza da cada vez más asco

 

Ahora duermo temprano:

 

para no recordar a los seres desterrados

……………………………….que me saludan

……………………………….como viejos amigos.

 

Los abrazo, con mis manos, los asfixio de cariño

pero sucede que mi tristeza, no es suficiente.

 

……………………………………………………………..da risa

……………………………………………………………..es estúpida

 

El mundo se alimenta:

 

los problemas importantes

…………son cada vez más importantes

 

el frío me vuelve pequeña.

 

Y en la intemperie

………….mi mirada torva

……………..no asusta a nadie.

 

 

 

Al borde

 

Estar al borde

significa convertir las sobras

en alimento

 

Limpiar la casa hasta que quede

sin una motica de polvo para que se respire mejor

 

así olvidar el hambre

 

Estar al borde

es darte cuenta

que todo lo que alguna vez creíste lejano

existe

 

El espacio hondo entre un lugar y otro.

 

Es merodear entre el polvo

dejando que te devore

 

Es el grito del golpe

Y no el golpe con su grito

 

Es tener las pupilas blancas

de tanto pararte a ver

lo invisible

 

Incluirte en el silencio

buscando la nota que te deje sordo de una buena vez

 

Estar al borde

es dolerte con calma

 

convertirte en algo largo

y absoluto

 

Conversar con las palmeras

 

Y saber cuando están tristes o no.

 

 

 

La luz en el hueso

 

No soy una persona de ciudad

Soy una persona de cuarto triangular

diminuto

Sucio en las esquinas

con aire artificial

 

de ventana cerrada

de flores muertas en jarrones sin agua

de música que suena encajonada en bocinas llenas de polvo

 

No soy una persona de ciudad

Soy una persona de letras indisolubles

en profundos vasos de agua

 

Persona de garganta

socavada por limites rurales

 

Persona de cuarto oscuro

y luz de lamparita                 medio muerta

 

Persona          hilo de luz

casi rasguño refractario

que afinca todo su brillo en el corazón embrutecido

 

y bajo el sol

 

desgasta el último de sus huesos.

 

 

 

 

 

*(Caracas-Venezuela, 1994). Poeta. Ganadora del concurso PHYSIS (2018) con el poema “Una casa que respira”. Ha participado en FILUC (Venezuela, 2016), FIRAL (Chile, 2016) y el Festival Kaníbal Urbano (Ecuador, 2017). Ha publicado en poesía El peligro de encender la luz (2016) y del plaquette Flores muertas en jarrones sin agua (2017).

Deja un comentario