En el marco del III Festival Internacional de Poesía de Lima, que organiza la Nido de cuervos y que se llevará a cabo en la capital peruana entre el 13 y 16 de abril próximo, Vallejo & Co. presenta un conjunto de entrevistas con algunos de los poetas participantes con la intención de conocerlos más a estos y a su obra. ¡Bienvenido III FipLima! ¡Bienvenida la poesía!

 

 

Por: Mario Pera

Crédito de la foto: David García Torrado

 

 

«En poesía me siento devota, en narrativa soy diosa».

Entrevista a la poeta Beatriz Russo*

 

 

Mario Pera [MP]: Beatriz, estudiaste filología hispánica en la universidad. Sospecho que tu vínculo con la literatura viene desde mucho antes. ¿Cómo inicia tu vínculo con la poesía? ¿Crees que es útil para un narrador o poeta el estudiar literatura o lingüística como una carrera universitaria, como una profesión?

Beatriz Russo [BR]: Sí, estudié filología hispánica pero no por cuestiones literarias, sino lingüísticas, aunque después se convirtiera en el lugar de descubrimiento de la literatura. Desde muy joven me interesaba el estudio de las lenguas (idiomas) y la literatura me servía fundamentalmente como herramienta de perfeccionamiento. Me gustaba leer, pero no con mucha pasión y obsesión. Eso vino más tarde.

Mi vínculo con la poesía inicia de forma azarosa. Yo era lectora de novela principalmente, de hecho, empecé escribiendo narrativa, jamás se me habría pasado por la cabeza traspasar la línea lectora y atreverme a escribir una sola estrofa, lo consideraba un terreno sagrado. Pero el azar hizo que un día conociera a un poeta y me introdujera en el mundo de los recitales de poesía. Allí fue donde caí rendida a los pies del verso. Escuchar a un poeta declamar sus poemas me pareció algo parecido a una liturgia. En mis primeros recitales como oyente se me caían las lágrimas de belleza, salía de las salas conmocionada.

La carrera de filología, en mi caso, me ha sido muy útil. Me especialicé en lingüística y el estudio de la gramática me parece fundamental para la construcción narrativa. En el caso de la poesía, creo que no es tan necesario, porque se emplea un lenguaje que se sale de las normas. Para algo sirven las licencias poéticas… Sin embargo, sí es muy útil conocer los entresijos de la lengua para potenciar la imaginación.

 

04277_gv

 

[MP]: Tu poesía está cargada de una enorme imaginación en la que algunas constantes son la reflexión en torno a lo onírico, a los recuerdos de la infancia o a la vida como un devenir cíclico, un loop, y claro está el amor y la muerte (elementos clásicos en la poesía) los que, sin embargo, sueles abordar a través de los sentidos. ¿Qué temas necesitas expresar en tu poesía? Lógicamente, hay temas que brotan de modo inconsciente pero, ¿cuáles son los que a ti como escritora te preocupa manifestar?

[BR]: Mis temas en poesía son los que me afectan tanto interior como exteriormente. Suelo interiorizar lo exterior y dar mi versión. Soy como un pasapuré… Intento apartarme de la poesía del «yo», aunque es muy difícil, puesto que el «yo» se manifiesta en cada poema aun sin ser mencionado. El «yo» individualizado es como los pellejos del puré. Me interesa más el «yo» como fibra que pasa desapercibida.

Por otro lado, debido a que me siento muy involucrada con el contexto en el que me muevo, mi poesía crea una simbiosis entre el «yo» y el «nosotros». De este modo, escribo sobre lo que me identifica o me hace sentir parte del exterior o sobre hechos con los que empatizo.

Es cierto que me preocupan los temas existencialistas, pero también los sociales, como la violencia de género, la explotación laboral e infantil, el fanatismo materialista, que nos está desalmando, y temas de esa índole. Lo onírico me sirve como catalizador de mi visión del mundo, quizás porque siempre he creído que las metáforas pueden cambiar el mundo. Sigo apostando por la belleza. La poesía ha de hablar de lo invisible de forma bella, moviéndose en el territorio de la metáfora y la imaginación, para decir lo visible ya tenemos el relato o la narrativa…

 

10984301_10152870376306144_241446023169443086_n

La poeta Beatriz Russo

 

[MP]: En ese sentido, otra característica, quizá más notoria en tus primeros poemarios, es la narratividad presente en tu lírica. Siento que se puede deber a una necesidad por dotar de una estructura al texto poético. ¿Sueles preocuparte por dotar de una estructura previa a tus poemarios para luego, en base a esta, crear los poemas? O ¿prefieres que los poemas simplemente broten y luego les das una unidad en base a algún elemento como el tiempo, el lugar, etc.?

[BR]: Es cierto que cada uno de mis libros tiene una estructura narrativa. En todos ellos cuento una historia. Esto es debido a mi formación clásica inspirada en las obras maestras (Eneida, Odisea, Ilíada…, los cantares, gestas, etc…) y a que me siento más cómoda dándole una unidad a mis libros.

Mi forma de concebir un libro de poesía siempre es por argumentos. Ahora estoy trabajando mi infancia como cimiento de mi conciencia actual. Sobre esa intencionalidad argumentativa voy creando la estructura por módulos, que en este caso son mis valores y forma de entender el mundo tales como la tolerancia, la compasión, la generosidad, la individualidad con integración, el respeto, etc… En mis libros anteriores se ve claramente mi forma de estructurar los poemas, en cada uno de ellos es diferente.

 

PORTADA-NOCTURNO-INSECTO-BEATRIZ-RUSSO

 

[MP]: Un dato curioso es que publicaste tu primer poemario, En la salud y en la enfermedad, con 33 años de edad. Es usual que los poetas publiquen muy jóvenes. ¿Cómo ha influido en tu poesía el hecho de comenzar a publicar a una edad en la que ya contabas con una experiencia de vida? ¿Crees que hay alguna diferencia entre escribir y publicar poesía desde muy joven respecto a hacerlo cuando uno está más “asentado” en la vida?

[BR]: Supongo que en mi caso era necesario tener una experiencia de vida y de lecturas. Creo que no hay relación entre la edad y la fecha de publicación, porque los mundos interiores son atemporales. Hay poetas muy jóvenes con mucha más calidad que los veteranos, quizás sea debido a que su experiencia vital es mucho más rica o son más sensibles. E incluso muchos de ellos acumulan más lecturas de poesía pese a la diferencia de edad. También ocurre al contrario. Hay algunos jóvenes que empiezan mal el camino, suelen ser los que intentan sobresalir alardeando de originalidad quedándose más en la forma que en el contenido.

 

01452_gv

 

[MP]: Como poeta, uno aspira a lograr algo con su propio texto poético, tal vez sólo la posibilidad de manifestarse o el dilucidar cosas más fundamentales, como el tratar de resolver una situación personal o social. Siendo quizá la pregunta demasiado general, ¿qué intentas lograr en el lector con tu poesía? Y, en ese sentido, ¿qué es quisieras que te brinden los libros de narrativa o poesía que lees?

[BR]: Mentiría si respondiera que no pretendo nada. La gestación de mi poesía es involuntaria, creo por una necesidad de comunicarme con el exterior y poner mi granito de arena en el intento de establecer una relación yo-nosotros-mundo. Cuando publico un libro, suelo ser arriesgada porque planteo temas que pican. Eso es a lo que aspiro, a picar en el alma o en la conciencia del lector y hacer que se detenga a pensar, a sentir, a descubrirse en mis poemas y a que alguno se haga preguntas, muchas preguntas…

 

[MP]: Siendo tu vena literaria esencialmente ligada al género poético, también has desarrollado una búsqueda en lo narrativo escribiendo dos novelas y un cuento para niños. No obstante, vuelves a la poesía. ¿Qué diferencias encuentras al enfrentarte a ambos géneros? ¿Hay algo que te da la poesía que no logra darte la narrativa?

[BR]: Trato ambos géneros de manera diferente. Mi poesía tiene un lenguaje mucho más elaborado, más rico en imágenes, metáforas, y mi narrativa es mucho más sencilla y fluida. En poesía hablo con el alma, en narrativa con la cabeza. La poesía me aflige, me atrapa y me encierra en una caverna húmeda y oscura donde solo estoy yo con mis recuerdos y mis vísceras. La narrativa me divierte porque me saca a una calle llena de personajes dispares a los que les pasan cosas y yo lo manejo todo. En poesía me siento devota, en narrativa soy diosa.

 

01426_gv

[MP]: Desde hace varios años se habla de situaciones engorrosas y amiguismos en algunos de los más importantes premios literarios de España. Se han creado muchas suspicacias en torno a este tema y no pocos escritores han decidido dejar de participar pues para ellos las preferencias y direccionamientos son más que evidentes. ¿Qué opinas al respecto?

[BR]: El tema de los premios literarios en España toca al mismo son que la situación política de las últimas décadas. España sigue teniendo un poso cacique, nepotista y oportunista en gran medida. Eso se manifiesta en casi todos los sectores. La literatura no iba a ser menos. Mientras haya dinero de por medio y gente que se pueda beneficiar…

Sin embargo, al igual que la burbuja inmobiliaria ha estallado también la burbuja de la corrupción, y todo está saliendo a la luz.

Es la primera vez que los poetas se atreven a hablar y denunciar la situación tanto en prensa como en la calle, aun sabiendo que abrir la caja de Pandora implica un veto editorial. España es en el fondo un país de tradición valiente y ahora los poetas estamos a punto de cambiar el rumbo del canon marcado por los intereses económicos de las mafias editoriales, un canon puramente masculino, para más inri. Una de las mayores protestas es debida precisamente a la desigualdad de oportunidades y visibilidad entre las poetas y los poetas. Sólo hay que hacer un repaso a la historia de la literatura española para ver que algo extraño y llamativo  ha ocurrido.

 

41ImrBukYrL._SX305_BO1,204,203,200_

 

[MP]: En los últimos años ha habido un interesante auge de publicaciones de poetas peruanos mayores en España. ¿Conoces algo de la tradición poética del Perú? ¿Quizá hay algún poeta peruano al que hayas leído y que te ha marcado o quisieras destacar?

[BR]: Sí, conozco a varios poetas peruanos, Renato Sandoval Bacigalupo, para empezar, y a otros afincados en España como Jorge Coco Serrano, Leo Zelada, etc… Otros: Hinostroza, Watanabe, Germán Belli, Espinoza Sánchez, Miguel Ángel Zapata, Blanca Varela, etc… por poner unos ejemplos a lo brain strorming, porque hay muchísimos más, y destacando la memoria de Antonio Cisneros, con quien tuve la suerte de pasar unos días en el Festival Internacional de Poesía de Morelia.

 Beatriz-Russo

 

[MP]: Visitarás muy pronto Lima para participar en el III Festival Internacional de Poesía de Lima. En ese sentido, ¿qué expectativas tienes respecto al evento? ¿Has estado antes en Lima?

[BR]: No soy mujer de expectativas, pero sí deseo llevarme una maravillosa antología del panorama poético mundial y vivir la experiencia poética de un modo enriquecedor, marinada, eso sí, con piscos y ceviches… Por otro lado, será un momento muy especial porque me reencontraré con poetas muy apreciados que no veo desde hace mucho tiempo como Jotamario Arbeláez, Juan Manuel Roca, Jean Portante, Jorge Umberto Chávez, Jeanette Clariond, etc… Además, voy muy bien acompañada por poetas de mi país como Mestre, Cecilia Quílez y Rafael Soler.

He estado muchas veces en Lima porque he trabajado casi dos décadas como tripulante de cabina en aviación comercial y Lima era uno de los destinos.

 

 

 

 

 

*(Madrid-España, 1971). Estudió filología hispánica y una maestría en la enseñanza del español como lengua extranjera. A su vez, es traductora del italiano, inglés y francés. Ha publicado en poesía En la salud y en la enfermedad (2004), La prisión delicada (2007), Universos Paralelos (2009), Aprendizaje (2010), Los huecos de la lluvia (2010) y Nocturno insecto (2014); y en narrativa ha escrito las novelas La versión de Eva Blondie y La montaña rusa.

Deja un comentario