Vallejo & Co. presenta una breve selección de poemas de la antropóloga cultural italiana Lucia Cupertino.

 

 

Por: Lucia Cupertino

Crédito de la foto: Lucia Cupertino

 

 

Selección de En la cuenca de los ojos

 

 

 

Leyendo ruta dos de Daniel Calabrese

1.

Regla del octeto

 

Siempre algo no termina de ser

por quedarse al borde del ser

y el remate que había elucubrado

ya no es bueno para esta casa.

 

Que me llueva adentro

toda la resolana de hoy

sólo me hace pensar

que ni sé si más quiero

un techo encima de mi alma.

 

Sólo las casas de palabras son

estables y sin falta de reformas

lo demás obedece a otra física.

 

Otra química de las cosas, quizá.

Siempre nos falta un electrón.

 

 

 

2.

Luego

 

A medida que el tiempo pasa

va secándose nuestro ser.

 

Antes llorábamos por un nada de

como ríos corríamos los valles

a cada curva

alboroto y remolinos.

Luego ya no es lo mismo

surcamos el vientre de la tierra

y en silencio armamos

revueltas de olas.

 

Luego

luego de otro luego

y de otro miles de luego

el lecho se torna más y más árido.

En el desierto de ese desierto

a cada oasis

vertimos nuestro ser:

la ausencia.

 

 

 

De vuelta

 

                                                                                                        Ver no es abrir los ojos

                                                                                                                          ves arrojar a un lado el bastón blanco:

 

                                                                                                                              osar andar

                                                                                                                                            sobre el saberse perdido.

Osadía, Hugo Mujica

 

 

 

Atamos el barco al poste

en el vacío levantado

entre aire y muelle

mecía la cuerda

en unos segundos bajamos

y pisamos tierra, tierra

otra vez tierra.

Eran distintos los astros

en la axila del puerto

ahora más maternos los rostros

abría a la serenata el corazón.

 

Pero no teníamos voz

ni voz en las mejillas

esculpidas por los vientos

sino tan sólo

un estremecimiento

en la cuenca de los ojos.

 

Habíamos regresado por fin

de las osadías del mar,

callando contábamos el cuento.

 

 

 

 

Azul

 

Se han ido como polen

rabia y alegría

y tu cara de creta

se han ido luchas de alientos

agotados de tanta luz

al otro lado se han ido

los tres barcos

que hasta ayer permanecían

en la orilla

como tiernas raíces.

Se ha ido hacia un punto

que desconozco la luz

dicen que mañana regresará

pero voy a velar esta noche

y esperar a que vuelva.

Cuerpos se han ido

y los han encontrado

al otro lado de la ribera

con muerta sonrisa

entre los dientes.

Y cuerpos otros cuerpos

comidos por la arena.

Se ha ido también ella

una noche cualquiera,

así dijo un marinero.

 

A pesar de todo

el blanco de olas

sólo este azul

se retiene yéndose.

 

 

 

 

 

 

 

Lucia Cupertino (Bari, 1986). Antropóloga cultural, poeta y traductora. Ha vivido en España, México y Australia e hizo trabajo de campo entre los wichí del Chaco argentino, desarrollando investigaciones en la Universidad de Bologna, Complutense de Madrid, UNAM y Sydney University. Se encuentra editando la versión italiana del documental brasilero Flor brilhante e as cicatrizes da pedra, acerca de los indígenas Guaranì-Kaiowà y su actual investigación-acción se centra en comunidades ecológicas en Europa y América latina.

Colabora con las revistas Nuovi Argomenti, Fili d’aquilone, Confluenze, Jilas e Ab initio. Poemas suyos han aparecido en la antología Poeti contemporanei 179 (2013), Fili d’aquilone, Sagarana, Poeti e poesía, La otra y Círculo de poesía. En 2014 publicó la plaquette Mar di Tasman (con dibujos de Paolo Cattaneo).

Deja un comentario