Por Aventino Sarmiento*

Selección por José Miguel Perera**

Crédito de la foto el autor

 

 

El idioma como recurso a la distancia.

9 poemas +1 inédito de Aventino Sarmiento

 

 

Fragmento en el vacío

 

Cae el sol como un árbol

en la cintura de la tarde

y el acordeón del mar

tiembla timbres azules.

Desnudo de melena y algas

que desnuda el sol de la piel

y una campana de vacío lejos

arroja un desnudo de horizonte.

El acordeón musita en las rocas

quemando otra cintura: amarillo,

fragmento, espacio en plenitud

de silencio y pájaros.

En el balcón de la brisa:

tigre azul en el vacío de la luz.

El desnudo de sol llena

el vacío de la cintura.

 

(de Hemisferio)

 

 

 

a

 

Probablemente

habrá que acudir de nuevo

a la página                del mar

para rescatar el vértigo de la memoria,

isla.

 

Sobre la isla

descansa            una llovizna de pianos

dormidos. Allá el Milenio

articula                el            alba.

Cae el otro

como las últimas hojas

a la mar,

mientras los libros viejos

yacen

bajo la escuálida luz

del acantilado.

Y surge otro enigma

en el mismo centro de la isla.

 

 

 

f

 

Se recobra esta playa

al ritmo de los gorriones,

los ver- (ver)

sos nombran cosas: ven.

 

En tanto el triste mirlo tiritando

el otoño sobre el andén

(cadera de marismas)

y la sangre del cuarzo

cursando los elementos

del vacío.

 

 

 

ll

 

De nuevo los mitos

se enredan con el idioma

(mundo-palabra).

Una espesa espesura circular.

Solo ála- (alas)

mos

sembrando celajes.

 

 

w

 

Permanece

(el)vacío (d)el lenguaje,

otra vez al corazón del agua:

jarrón de página.

En tanto los versos

nombran la isla. Allí.

 

 

 

F

 

Camina la tarde

como tilde de sombra de buque.

Siguen las rocas

en la partitura: vacío de esplendor.

Buque que se acerca, se levanta

ligera la hierba

sobre la estepa de sol.

Labios del silencio

como tilde de sombra de buque.

 

 

 

M

 

… … … Había que salir de la isla; destronar la distancia, el cerco del litoral que las manos no alcanzan y la mirada desdice; abandonar la sensación que el espacio dibuja allá en el tiempo nocturno (el continente en las líneas de las vocales/allá); adentrarse en otros bosques; hacer patria a otros azules altos; despertar, desajustar los zapatos blindados de la misma tierra; recobrar su sentido también lejos de la aulaga, el viento y la bruma (litorales en la red negra, la forma del agua en la obsidiana).

 

… … …  había que salir, acercar la visión onírica de los pájaros. Son muchos los siglos que descansan dormidos. Son muchos los pájaros sueltos zarandeados al ritmo de la memoria.

 

… … … al noroeste de África el idioma es el recurso a la distancia, el fetiche que ahuyenta a los fantasmas de las palabras en su origen. El idioma se hizo también puliendo el canto ancestral buscando la ubicación de los papiros rugosos.

 

… … … al noroeste de África el idioma ya no es cerco, quizá yace enterrado en la humedad.

 

(de Las sílabas del sol)

 

 

 

Cartón mojado

 

una pregunta sobre si mereció llegar

aquí sí aquí con este enjambre de hojas

 

sin viento sin nube sin lunes sin nubes

una pregunta sobre si ha valido correr

 

tanto hacia secas veredas como a secos

pastos bóveda acristalada sin agua sin

 

sauces sin raíles cardinales sin raíces

una pregunta sobre si habrá merecido

 

estas hojas secas muy secas más que secas

sin otoños nuevos ni nada ni uva ni todo eso

 

a la vista esa cosa a la vista sin utopías todo

cartón mojado y siglos merodeando encima

 

¿qué queda de la voz hoja página si eran de

brillos cantos violetas bienvenidas filamento?

 

(de Cimbras)

 

 

Sobre la bruma o sobre la luz con sol

 

V

 

¿qué es la luz de la tarde del ocaso

o la madrugada una vez acabada la noria

de las cotidianidades y molestias en el filamento

izquierdo del codo?

 

creo que ello es el amasijo del tiempo

la fugacidad y el fulgor gozoso del devenir

de eso que se llama

luz mar sol pan sal

 

manzana níspero cine poema

risa lluvia vino montes atalaya

valles laderas cantos chelos

 

lágrimas llantos nostalgia melancolía

chistes neuralgia etimología idioma

 

rabias enfados desacuerdos dolor

amor afectos abrazos ternura eco

eco

 

sal pan sol mar luz

 

(de Voz de balandro)

 

 

 

Sama de donde tomo el colibrí

 

Solo estos anhelos que ves libreta

que vuelas que ves camisa en copo

 

En cambio en tu figura de piedra

tallada de teja de tomillo veo ¿ves

 

Cómo no se ocultan tus evidentes

Orillas calles media curva huerta?

 

De seguro veo toco lo que veo lo

Invisible fabla blasón escudo todo

 

Lo que sigue a continuación es quiere

Ser prefacio adelanto de delirio en voz

 

La voz en fonema manera tuya así

Como se expone a continuación en

 

Sama de donde tomo el colibrí

El nutriente de la flor flor de mar

 

Letanía nueva traída de higuera era

Tunera en fotograma de panadería

 

Cañaverales que injertan la buena amistad

Con el cilantro o libro en tu cintura

 

Voz que me busca en el día

De mis camisas a bien planchar

 

Salitre del durazno pétalo en pez

Que me da la cuchara del mundo

 

Almanaque de los besos para

Izar cóncavas madrugadas en nalgas

 

Almuerzo de aceitunas que tú

Me das en mis hombros y ojeras

 

Se yergue toda completa entera en

Azules azulejos cromos en versos

 

Prodigio de mis razones y zapatos

Al entrar en la casa y bien besarte

 

Mudo que quedo en tus persianas

De tu voz que acaracolas el delirio

 

De respingones deseos atributos

Llenos de la gracia de tus frutas

 

Repisa de salón cortinas donde

Nacen mis anhelos de brezos brisas

 

Antes de que yo fuera hilo hebra

De casi nada allá voy lento a tu nuca

 

Pasillos de maestra del gerundio

Uvas del amor en final de jornada

 

Postigo de mis símbolos estudios

Ahora regresan ya los veo a tu boca

 

Fuentes de lo sabido del bronce

Cobre muslos oboes cuerdas y labios

 

Edén de los deseos sí celestes

De los cuerpos amando el césped

 

Que me enseñas a deletrear periplos

El tomo de la gramática de unos ojos

 

Mes del año con un dos noviembres

En primer lugar hiciste de mí cuenco

 

Te deseo ven vena entera en talla

De barro tinta pinceles retinas manos

 

Despertar del mundo en el que eres

Cuando yo andaba errante sin verbos

 

Dedos dados oreja pezones pestaña

Anacoluto de los epigramas u otoño

 

Cuello collar colere de los sueños

En los muslos van nuestros clarinetes

 

Condición temporal de nada todo

Voy a ti sin alforjas sin atriles sones

 

Antiguas hojas de la taza de café

Aquí donde entrego este mi milenio

 

Sama de donde tomo el colibrí

El nutriente de la flor flor de mar

 

Sama de donde tomo el colibrí

 

(Inédito)

 

 

 

 

 

*(Islas Canarias-España, 1956). Poeta. Ha publicado en poesía Hemisferio (1984), Las sílabas del sol (1992) y Cimbras (2017). Mantiene inéditos varios libros: Grija [2000-2004], Como tilde de buque [2010], La cera de Ícaro [2012-2014] y Estancias: Burano [2014]. Parte de su obra se incluye en la antología Acantilado y silencio. Panorámica de la generación poética grancanaria de los 80 (2004), así como en el libro compilatorio Bitácoras… las cosas tras que andamos (2016).

 

 

**(Islas Canarias-España, 1978). Poeta, investigador y crítico literario. Doctor en Filología hispánica por la ULPGC (España). Se desempeña como profesor de Enseñanza Secundaria de Lengua y Literatura, coordinador de la Biblioteca Sebastián Padrón Acosta y coordinador de la revista electrónica BienMeSabe.org (www.bienmesabe.org). Ha publicado en poesía Trenístenla es venida (2003), Espíritu de campanario (2016), La boca de las alucinaciones (2018) y Que nada de esto es silencio (2019); en crítica Literatura canaria con identidad (y más allá) (2017) y en antología 10+-3. Poetas das Ilhas Canárias / 10+-3. Poetas de las Islas Canarias (junto a Oswaldo Guerra Sánchez y Miguel Pérez Alvarado, 2018).

 

Deja un comentario