Por Arnaldo Calveyra*

Selección de poemas por María Malusardi**

Crédito de la foto www.griseldagarcia.blogspot.pe

 

 

El corazón bajo tierra.

7 poemas de Arnaldo Calveyra

 

 

De Diario de Eleusis (2006)

 

 

                                    Palabra en el tiempo, palabra cielo toldado, a mitad de camino se

                                    desvía, en un sesgo de sílaba se te acerca al oído –te parece que la

                                    oyes-, te llega en redondo el tañido de la campana bajando por lo

                                    mismo de tarde, tarde de ayer tarde, tarde de esta tarde, la rima de

                                    sombra y acacia, nada se mueve, nada se mueve.

 

………………

 

                                    Palabra en trance de esperarte, en su compañía nace la palabra cielo

                                    toldado. Una mitad es silencio que destinas al verso, palabra en

                                    espera de la lluvia, se lleva bien con tu esperar que llueva, en un

                                    verso te muestra la grandilocuencia del patio, una mitad es silencio.

 

………………

 

                                    Corazón bajo tierra, la palabra escrita se borra, hace como que se

                                    borra. Y al llegar la madrugada ya estará pronta su mitad de

                                    barrilete.

 

tapa-Diario-de-eleusis

 

De El hombre del Luxemburgo (1997)

 

 

                                                                                                             A lo largo,  a lo ancho de

                                    espejo de la fuente alivianado por nubes, la mancha de aceite, la

                                    palabra. Cunde, es página –precipicio en blanco y negro-, encierra

                                    el arrojo, encierra la intrepidez de significar, ser agua que corre,

                                    agua de una fuente, pasión imposible de contener, acuñando en su

                                    huida una imagen en los pocos que pasan, música que se destruye ni

                                    bien oída, ocasiona praderas.

 

                                                                                                             Gratitud para con esas

                                    historias que lo ayudan a vivir y, llegado el caso

 

                                                                                                             se deja investir por la

                                    canción

 

                                                                                                             improbable.

 

El poeta Arnaldo Calveyra.

El poeta Arnaldo Calveyra.

 

De Libro de las mariposas (2001)

 

 

                                              Olía triste. Nos llegaba la voz antes que el cuerpo, su voz

                                    cansada por el bajo. Y en la callecita, esa voz se callaba, los

                                    paraísos, para que la hilacha del cuerpo se detuviera atónita, se

                                    quedara mirándonos esperarla, su renguera se llevaba bien con el

                                    mentón.

 

                                    Era tan triste esa llegada.

 

                                              Y entonces no era una voz sino un velorio, un velorio con

                                    inacabables migas de pan sobre la falda.

 

2001-Libro de las mariposas

 

De Maizal del gregoriano (2005)

 

 

                                    Acudimos al espectáculo en derredor de un plato incandescente y de

                                    una danza, y yo, entrerriano recién llegado a la abadía de Solesmes

                                    en busca de retiro y de silencio, me siento en un lugar apartado de la

                                    iglesia a oír el gregoriano que  cunde a lo maizal de nave a nave en

                                    procura de los techos entibiados por la luz de las velas, oigo al

                                    monje a mano derecha, de pie junto a la columna, en busca de notas

                                    que se amen.

 

………………

 

 

                                    Noche cuerdas adentro. Con noche afinan. Cuerdas en lo desierto

                                    del patio, con él afinan. En este invierno que dura siglos.

 

 

 

*(Entre Ríos-Argentina, 1929 – París-Francia, 2015). Poeta, novelista y dramaturgo. Licenciado en Filosofía por la Universidad de La Plata (Argentina). En 1960 se mudó a vivir a París, allí conoció y trabajó entre otros con Julio Cortázar y Alejandra Pizarnik. Recibió los galardones Caballero de la Ordre des Arts et des Lettres (1986), Officier des Arts et des Lettres (1992) y Commandeur de l’Ordre des Arts et des Lettres (1999), así como la Beca Guggenheim (2000). Publicó en poesía Cartas para que la alegría (1959), Iguana (1985), Los bares – Les bars (1988), Livre des papillons/Libro de las mariposas (2004), Maizal del gregoriano (2005), entre otros; en narrativa La cama de Aurelia (1990) y El origen de la luz (2004), entre otros; en dramaturgia El disputado está triste (1959), Moctezuma (1969) y Latin American Trip (1971) y L’éclipse de la valle (1988), entre otros.

 

 

**(Buenos Aires – Argentina, 1966). Poeta, docente y periodista. Ha publicado en poesía El accidente (2001), la carta de vermeer (2002), variaciones en la niebla (2005), diálogo con pescadores (2007), museo de postales (2008), trilogía de la tristeza (2009), el orfanato (2010), la música (2013), artista del trapecio (2014), el sastre (2014) y El desvío y el daño (2017).

Deja un comentario