Por: Dota Kehr

Nota, selección y traducción: Jorge J. Locane

Crédito de la foto: (c) Sophie Krische

 

 

Dos letras/canciones de Dota Kehr

 

 

Dota Kehr (1979), también conocida como Kleingeldprinzessin, cuenta sin duda entre las cantautoras alemanas más sobresalientes de la actualidad. Destaca no solo por su dominio del escenario y sus exquisitas composiciones donde el jazz, la canción de cabaret y la bossa nova se confunden con registros más próximos al rock, sino también por la densidad poética de sus textos. La ironía, el desencanto y la crítica política, como componentes centrales de sus letras, establecen un delicado equilibrio con el cuidado formal para dar lugar a imágenes cotidianas, aparentemente sencillas, pero de una potencia expresiva única.

Dota Kehr nació en Berlín y vivió durante un tiempo en Brasil y Ecuador. En el 2014 recibió el premio Fred Jay que distingue a escritores de textos de canciones en alemán. En el 2015 participó del Festival de Poesía de Berlín. Entre sus discos, siempre publicados de manera independiente, se pueden mencionar: Schall und Schatten – som e sombra (2009), Wo soll ich suchen (2013) y Keine Gefahr (2015).

A continuación, presentamos dos textos en traducción al español de sus trabajos más recientes:

 

Dota-Keine-Gefahr

 

¿Dónde puedo buscar? [Wo soll ich suchen?]

 

Llueve sobre tazas y platos abandonados

y un segundo barquito se hace a la mar.

Yo estoy sentada en el muelle y arrojo piedras,

llueve sobre la torre y el trébol.

Llueven chispas por los cables

y personas por el tiempo.

 

¿Dónde te puedo buscar?

¿Dónde te puedo buscar?

¿Ahí donde ascienden delicadas las burbujas?

¿En el pantano donde están los fuegos fatuos?

¿En una playa de ensueños sobre mi toalla en el pasto tibio?

¿Dónde te puedo buscar?

 

Y, claro, cuando estoy sola, cierro la puerta con llave.

Y sí, si ando en bici, ando con luz.

Extraño algunas cosas, pero en su lugar

he encontrado otras. No te preocupes.

Y si hay tormenta, no voy al agua.

Y en los temporales no nado tan lejos.

Evito los robles y entre los pares

encuentro al otro.

 

¿Dónde te puedo buscar?

¿Dónde te puedo buscar?

¿Ahí donde ascienden delicadas las burbujas?

¿Ahí donde los pájaros de repente se espantaron?

 

¿Ahí donde los sauces se inclinan sobre el agua?

¿En el vientre de las olas azotadas por el viento?

¿Ahí en lo más profundo del bosque donde está el despeñadero

junto al camino sur al castillo?

¿En la playa de ensueños sobre mi toalla en el pasto tibio?

¿Dónde te puedo buscar?

 

Y desde mi torre miro el mundo.

Llueven lágrimas por la cara.

Bajo jirones coloridos de nubes

salgo de la casa

y estoy afuera cuando el cielo se despeja.

 

¿Dónde puedo buscar?

¿Dónde te puedo buscar?

¿Ahí donde ascienden delicadas las burbujas?

¿En el pantano donde están los fuegos fatuos?

¿En la playa de ensueños sobre mi toalla en el pasto tibio?

¿Y quién serás si te llego a encontrar?

 

 Canción en Youtube: Wo soll ich suchen?

 

4260093180010

Fronteras [Grenzen]

 

¿Quién está adentro, quién está afuera?

Dibujo una línea. Vos no vas a pasar.

Ahí el aire choca con el aire,

ahí la tierra choca con la tierra.

Ahí la piel choca con el plomo.

¿Dónde es arriba, dónde abajo?

¿Quién podría, quién quisiera cambiar esto?

¿Qué sucede en los países

en sus bordes?

Hay Frontex y push-backs,

vallas, armas, cumbres sobre expulsión de refugiados.

El Mediterráneo se convierte en una fosa común.

Hay fronteras.

Ellas conducen al nacionalismo con sus

ridículas consecuencias.

Se deshumaniza gente solo porque llegó de algún otro lugar.

Hay fronteras.

Podría por favor completar esta pregunta

con algo coherente:

¿qué está posiblemente en el núcleo del problema?

Hay fronteras.

 

Yo me doy de baja, denme un pasaporte

que diga “habitante de la Tierra”.

Simplemente “habitante de la Tierra”.

Dígname adónde se va con esto.

Yo me doy de baja, yo cambio mi registro,

tan difícil no puede ser.

Escriban ahí simplemente habitante de la Tierra.

 

Tracemos una frontera en el cielo

un dios está acá y otro allá.

Entonces van a amenazarse con los puños

por toda la eternidad y más.

Tiene que haber algo mejor,

la paz no la trae ningún mensajero divino.

Lo intentamos durante una par de milenios con fronteras,

eso trajo demasiados muertos.

Llámenme ingenua, me da lo mismo,

pero yo pienso que ya es suficiente.

Busco el país que nos iguale a todos

en una no pertenencia nacional.

 

Yo me doy de baja, denme un pasaporte

que diga “habitante de la Tierra”.

Simplemente “habitante de la Tierra”.

Dígname adónde se va con esto.

Yo me doy de baja, yo cambio mi registro,

tan difícil no puede ser.

Escriban ahí simplemente habitante de la Tierra.

 

Cierro la puerta y disfruto el silencio,

establezco un límite, así debe ser.

Cada uno tiene su límite,

lo resguarda protectoramente.

Cada intrusión, cada golpe

viola un derecho humano.

¿Por qué se protegen las fronteras de los Estados tan bien

y las fronteras humanas tan mal?

Las fronteras no deberían cuidar los países

sino la integridad de las personas.

No deberían ser de alambre de púa

sino de respeto.

Hay fronteras.

 

 

Canción en Youtube: Grenzen

 

Sobre El Autor

adminv&co

Literatura y más

Deja un comentario