Vallejo & Co. reproduce esta nota sobre la trascendencia del genial de David Bowie en la música contemporánea. Fue publicado originalmente en el diario web El Español.

 

 

Por: Fernando Rapa Carballo*

Crédito de la foto: Adam Bielawski, 2002

 

 

David Bowie resucita (más allá de la música)

y los 100 libros recomendados por él

 

 

Un amigo decía que Bowie había dejado de ser un músico para convertirse en un género. Como cuando vas a una tienda de discos y encuentras el letrero “Bowie” y en ese paraguas temático se agrupan bandas que están catalogadas bajo su influjo.

Es bien interesante cómo en su momento The Beatles necesitaron quitarse la coraza de su imagen, los flequillos y trajes ye-yé para disfrazarse y pasar a “ser otros” nuevos con el Sgt. Pepper’s. Bowie retoma esa idea y la lleva al extremo a cada paso que da porque además de su incontestable capacidad para revolucionar la música, Bowie es el principio del icono pop. No de un solo icono: es capaz de crear múltiples y revolucionados iconos. Su transformación constante en personajes nuevos e inesperados como Ziggy, Hunky Dory, Aladdin Sane, el duque blanco, Tin Machine o los que fue generando en su costado cinematográfico también dan cuenta de ello.

 

david-bowie-021014

Un jovencísimo David Bowie con uno de sus muchos looks

 

El Victoria & Albert Museum de Londres dedicó una expo a su figura, como un acontecimiento en sí mismo excediendo su música. Además de escuchar sus discos y estudiar su arte, Bowie podría iluminar a horripilantes escuelas de marketing o branding para desarrollar una idea.

Bowie juntaba en un solo punto muchas ideas estéticas, culturales y musicales. Hace unos meses asistí a una ponencia de F. F. Coppola, que transversalmente tiene también que ver con la figura de Bowie y su capacidad de reinventarse. Entonces el cineasta mencionó algo que podría ser el principio de Bowie: su hija Sofía le preguntó si estudiar tal o cual carrera. Coppola padre le dijo: “Estúdialo todo, no dejes ninguna carrera. Luego, la suma de ellas harán lo que realmente seas”.

De alguna manera, Bowie encarnó ese espíritu que evita asentarse en un espacio fijo. Es a la vez el creador y destructor de sus propios modelos y suma de todos ellos. Aúna arte, teatro, diseño (entre otras cosas había estudiado tipografía), literatura, marketing y vanguardia para expandir como ningún otro la frontera no solo estética del rock.

 

Bowie-rayo-referente-cultura-pop_93750774_421339_1706x1706

Bowie con el famoso rayo que popularizara y Ziggy Stardust

 

También de lo que podemos estar conformes y agradecidos es de la capacidad que tuvo Bowie de influirnos, de influir a generaciones de todas las edades, marcando tendencia en cada paso. De sus ideas se alimentaron Malcom McLaren, John Lennon, Brian Eno, Arcade Fire, The Pixies, David Byrne, Stanley Kubrick, Lou Reed, Iggy Pop, Matt Groening, John Cale… ¿quién no? (hay que detener la lista porque podría ocupar 15.000 scrolls).

 

David-Bowie

Bowie en el video de “Lazarus” uno de sus últimos temas, lazando a escasos días antes de fallecer.

 

Y yo que creí, como muchos otros al ver El Ansia, con música de Bauhaus y su Bela Lugosi´s dead que Bowie nunca moriría. Aunque pensándolo bien y sabiendo que Bowie no se llamaba Bowie, sino que se puso ese nombre en homenaje a un pioneer americano que andaba siempre blandiendo cuchillazos, tal vez es que ese Bowie no murió y haya más Bowies de los que creemos reproducidos en todos sus seguidores. Pensándolo bien, ¿habrá muerto?

 

Los 100 libros recomendados por David Bowie

(tomado de www.radionica.rocks)

 

The Age of American Unreason, Susan Jacoby (2008)
The Brief Wondrous Life of Oscar Wao, Junot Diaz (2007)
The Coast of Utopia (trilogy), Tom Stoppard (2007)
Teenage: The Creation of Youth 1875-1945, Jon Savage (2007)
Fingersmith, Sarah Waters (2002)
The Trial of Henry Kissinger, Christopher Hitchens (2001)
Mr Wilson’s Cabinet of Wonder, Lawrence Weschler (1997)
A People’s Tragedy: The Russian Revolution 1890-1924, Orlando Figes (1997)
The Insult, Rupert Thomson (1996)
Wonder Boys, Michael Chabon (1995)

 

Junot_wao_cover
The Bird Artist, Howard Norman (1994)
Kafka Was the Rage: A Greenwich Village Memoir, Anatole Broyard (1993)
Beyond the Brillo Box: The Visual Arts in Post-Historical Perspective, Arthur C Danto (1992)
Sexual Personae: Art and Decadence from Nefertiti to Emily Dickinson, Camille Paglia (1990)
David Bomberg, Richard Cork (1988)
Sweet Soul Music: Rhythm and Blues and the Southern Dream of Freedom, Peter Guralnick (1986)
The Songlines, Bruce Chatwin (1986)
Hawksmoor, Peter Ackroyd (1985)
Nowhere to Run: The Story of Soul Music, Gerri Hirshey (1984)
Nights at the Circus, Angela Carter (1984)
Money, Martin Amis (1984)
White Noise, Don DeLillo (1984)

 

White_Noise
Flaubert’s Parrot, Julian Barnes (1984)
The Life and Times of Little Richard, Charles White (1984)
A People’s History of the United States, Howard Zinn (1980)
A Confederacy of Dunces, John Kennedy Toole (1980)
Interviews with Francis Bacon, David Sylvester (1980)
Darkness at Noon, Arthur Koestler (1980)
Earthly Powers, Anthony Burgess (1980)
Raw, a “graphix magazine” (1980-91)
Viz, magazine (1979 –)
The Gnostic Gospels, Elaine Pagels (1979)
Metropolitan Life, Fran Lebowitz (1978)
In Between the Sheets, Ian McEwan (1978)
Writers at Work: The Paris Review Interviews, ed Malcolm Cowley (1977)
The Origin of Consciousness in the Breakdown of the Bicameral Mind, Julian Jaynes (1976)
Tales of Beatnik Glory, Ed Saunders (1975)
Mystery Train, Greil Marcus (1975)
Selected Poems, Frank O’Hara (1974)

 

51AVBHD1WTL._SX258_BO1,204,203,200_
Before the Deluge: A Portrait of Berlin in the 1920s, Otto Friedrich (1972)
n Bluebeard’s Castle: Some Notes Towards the Re-definition of Culture, George Steiner (1971) Octobriana and the Russian Underground, Peter Sadecky (1971)
The Sound of the City: The Rise of Rock and Roll, Charlie Gillett(1970)
The Quest for Christa T, Christa Wolf (1968)
Awopbopaloobop Alopbamboom: The Golden Age of Rock, Nik Cohn (1968)
The Master and Margarita, Mikhail Bulgakov (1967)
Journey into the Whirlwind, Eugenia Ginzburg (1967)
Last Exit to Brooklyn, Hubert Selby Jr (1966)
In Cold Blood, Truman Capote (1965)
City of Night, John Rechy (1965)
Herzog, Saul Bellow (1964)
Puckoon, Spike Milligan (1963)
The American Way of Death, Jessica Mitford (1963)
The Sailor Who Fell from Grace With the Sea, Yukio Mishima (1963)
The Fire Next Time, James Baldwin (1963)
A Clockwork Orange, Anthony Burgess (1962)
Inside the Whale and Other Essays, George Orwell (1962)
The Prime of Miss Jean Brodie, Muriel Spark (1961)
Private Eye, magazine (1961 –)
On Having No Head: Zen and the Rediscovery of the Obvious, Douglas Harding (1961)
Silence: Lectures and Writing, John Cage (1961)
Strange People, Frank Edwards (1961)
The Divided Self, RD Laing (1960)

 

david-bowie-cultura-libros-kerouac
All the Emperor’s Horses, David Kidd (1960)
Billy Liar, Keith Waterhouse (1959)
The Leopard, Giuseppe di Lampedusa (1958)
On the Road, Jack Kerouac (1957)
The Hidden Persuaders, Vance Packard (1957)
Room at the Top, John Braine (1957)
A Grave for a Dolphin, Alberto Denti di Pirajno (1956)
The Outsider, Colin Wilson (1956)
Lolita, Vladimir Nabokov (1955)
Nineteen Eighty-Four, George Orwell (1949)
The Street, Ann Petry (1946)
Black Boy, Richard Wright (1945).

 

 

 

*Diseñador gráfico, director de arte de Ahora y codirector de revista Mongolia.

Sobre El Autor

adminv&co

Literatura y más

Deja un comentario