A propósito del fin del periodo de gobierno de Barack Obama en los Estados Unidos de América, el poeta León Félix Batista traduce el poema que escribió en 2009 Derek Walcott, Premio Nobel de Literatura 1992, cuando Obama asumió el mando de los EE.UU.

 

Por Derek Walcott

Traducción por León Félix Batista

Crédito de la foto (Izq.) Lia Chang www.aarome.org/

(Der.) www.elhorizonte.mx

 

 

“Cuarenta acres”. Un poema para Barack Obama

por Derek Walcott

 

 

Emerge un emblema del tumulto, un grabado:

un joven negro al alba con sombrero de paja y overol,

un emblema de imposible profecía, muchedumbre

dividiéndose como el surco arado por una mula,

separándose para su presidente: un campo de algodón

nevado

de cuarenta acres de extensión, de cuervos con presagios predecibles

que el joven labrador desdeña por sus memorables

ancestros de cabellos de algodón, mientras, alineada en una rama, hay

una tensa

corte de búhos con gafas y, en el borde lejano

del campo,

un espantapájaros burlón apunta hacia él con rabia.

El pequeño arado continúa en esta página con líneas

más allá de la tierra quejumbrosa, el árbol del linchamiento, la venganza negra del tornado,

y el joven labrador siente el cambio en sus venas,

corazón, músculos, tendones,

hasta que la tierra yace abierta como una bandera cuando la firme

luz del alba raya el campo y los surcos esperan al sembrador.

 

————————————————————————————————————————

(poema en su versión original, inglés)

 

Firma-Derek-Walcott

 

 

Forty Acres. A poem for Barack Obama

by Derek Walcott

 

 

Out of the turmoil emerges one emblem, an engraving —

a young Negro at dawn in straw hat and overalls,

an emblem of impossible prophecy, a crowd
dividing like the furrow which a mule has ploughed,

parting for their president: a field of snow-flecked cotton

forty acres wide, of crows with predictable omens

that the young ploughman ignores for his unforgotten

cotton-haired ancestors, while lined on one branch, is a tense

court of bespectacled owls and, on the field’s

receding rim —

a gesticulating scarecrow stamping with rage at him.

The small plough continues on this lined page

beyond the moaning ground, the lynching tree, the tornado’s black vengeance,

and the young ploughman feels the change in his veins,

heart, muscles, tendons,

till the land lies open like a flag as dawn’s sure

light streaks the field and furrows wait for the sower.

 

 

 

 

 

Notas del traductor:

– Al terminar la Guerra Civil norteamericana, el Congreso norteamericano decidió, ante la imposibilidad de hacerse cargo de su manutención de manera indefinida, que todo esclavo liberado que fuera jefe de familia tenía derecho a recibir cuarenta acres (16 hectáreas) de tierra cultivable y una mula para comenzar su nueva vida. Estos terrenos provenían de los que habían sido abandonados por los confederados a causa de la guerra. Esta iniciativa da título al poema. La invocación a la emancipación de los negros y la ruptura que significa el triunfo de Obama quedan así relacionadas.

– El nombre de la productora fílmica del cineasta negro Spike Lee (40 Acres and a Mule), proviene de la misma historia. E. L. Doctorow (Nueva York, 1931) cuenta en su novela, The March (2005), esa zona de la Guerra de Secesión que dio origen al episodio de la asignación de los 40 acres y la mula. La novela fue publicada en español por Roca Editorial como La gran marcha (Barcelona, 2006), en traducción de Isabel Ferrer y Carlos Milla, y obtuvo el III Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza.

– Walcott dijo que el título original del texto era “Forty Acres and Fifty States” (‘Cuarenta acres y cincuenta estados’), pero decidió que era demasiado largo y lo acortó.

– El texto original está escrito con una rima particular del poeta, que le permite fluir magníficamente. En nuestra versión al español no podemos reproducir esta característica.

– La “corte de búhos con gafas” (“court of bespectacled owls”) del poema son indudablemente los jueces de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de América.

– Confieso que traduje el grueso del poema en unos diez minutos, pero que me estanqué terriblemente en el verso que reza: “a field of snow-flecked cotton forty acres wide”. La razón: el adjetivo compuesto snow-flecked, que descompuesto en snow (nieve) y fleck(ed) (marca, punto, mancha), no me proveía de ningún adjetivo en nuestro idioma. Consulté la traducción al español del poema “Orígenes e historia de la conciencia” de Adrienne Rich, que usa el mismo adjetivo, y el traductor (anónimo) lo resolvió como “vareteado”, de “vareta”, sustantivo femenino de “vara” (“swimming under the snow-flecked surface of the pool”, que nada bajo la superficie vareteada de nieve). Otros traductores de este mismo poema de Walcott se inclinaron por “nevado”, que fue, aunque quedando insatisfecho, la solución que escogí también (nevado es, sin duda, snowy, of snow). Snow fleck se utiliza a veces para referirse metafóricamente al polvo blanco que cubre ciertos bizcochos (pasteles), o a la nieve ficticia en los adornos navideños. Pero sospecho que snow-flecked (con guión incluido) podría hacer referencia al fenómeno de la llamada nieve penitente (“a spike or pillar of compacted snow, firm or glacier ice, caused by differential melting and evaporation”, es decir, “nieve que va formando conos tipo monjes capuchinos y endurecida a hielo”), puesto que una línea antes se habla de “muchedumbre” (“crowd”), y la nieve penitente semeja personas de pie. Esto también me acercaría a la traducción anónima de snow-flecked por “vareteado”. En fin, que me habría encantado traducir este verso como “un campo de algodón de nieve penitente de cuarenta acres de extensión”, pero habría prolongado peligrosamente la eufonía. Espero no haberme equivocado. Y si así fue, pido perdón, ante los pies de mis lectores, de manera penitente.

– El poeta argentino y gran amigo Mario Arteca me propuso la feliz traducción de snow-flecked como “espolvoreado”, como el polvo rociado a las rosquillas (donuts). Un aporte sin dudas felicísimo y lúcido.

– A punto de convertirse ya en una traducción colectiva, el poeta dominicano Edgar Paiewonsky me envió estos comentarios de los que no se puede prescindir:

“Out of the turmoil emerges one emblem, an engraving — ¿Por qué no tratas de acentuar más ese sentido de lo uno emergiendo del tumulto que evoca el original? Sería cuestión del orden de los vocablos; algo se pierde al comenzar el verso con “Emerge”:

1- Emerge un emblema del tumulto, un grabado:

Me parece más próximo a Walcott:

2- Un emblema emerge del tumulto, un grabado:

Y, aunque menos próximo por ser más sentencioso (menos directo) que el original, sin embargo yo optaría por:

3- Un emblema del tumulto emerge, un grabado:

Aunque menos fiel que el No. 2, capta más la atención inicial del lector, y no pasa nada (como dicen los españoles) con desviarse un poco para impactar más en la lengua de la nueva versión.

Aun menos fiel sería mi recomendación para:

 “a field of snow-flecked/ cotton”.

Creo que aciertas en prescindir del “–flecked” porque lo que se logra con dos monosílabos en inglés está condenado a perderse con algo más que “nevado” (por ejemplo, “salpicado de nieve”). Mi sugerencia es mínima: que en vez de decir, “un campo de algodón/ nevado”, que hace que el adjetivo “nevado” ocupe el verso entero (a diferencia del original), lo cual es débil, yo preferiría: “un campo nevado/ de algodón”. El problema con mi sugerencia es que lo que resulta “nevado” (a diferencia del original) es el campo, y no el algodón. También mi versión desvaría en que la nieve pudiera ser, entonces, metafórica (“nevado de algodón”), y no literal como en el original. A pesar de esto me inclino por lo que estoy sugiriendo. Por último, una sugerencia aún más mínima. Me encanta como Walcott de pronto introduce la página del poema mismo como campo arado, extendiendo el sentido de fruición del campesino al poeta. En inglés:

“The small plough continues on this lined page”.
“En esta página con líneas” pierde un poco el sentido de concreción de la referencia en inglés, y creo que esto se subsana un tanto con el cambio de preposición:

 “El pequeño arado continúa por esta página con líneas”.

 En todo caso, se trata de retoques mínimos, y posiblemente desacertados, pero te los ofrezco como reacción a un poema excelente y una traducción de primera.”

 

Deja un comentario