Por: Dalmacia Ruiz Rosas

 

Construcción civil es desde la antigüedad, el trabajo que realizan los obreros para edificar y para que perdure el arte humano.Construcción civil es lo que no es militar, construcción civil es el esfuerzo de todos los ciudadanos para edificar un país, para transformar una patria donde quepamos todos.

Desde el hombre antiguo que habitó este pedazo de tierra llamado Perú, hasta los poetas más modernos -Vallejo con su gran sombra sobre todos nosotros-se nutren en este libro de piedra, de adobe y de paja. Porque me parece buena la poesía de Willy Gómez Migliaro, y eso es lo que me acerca a él.

 

El cuerpo es también una construcción civil, el élan, el alma de no ser idénticos, pero todo al final se descompone: el cuerpo, la historia y los edificios que tarde o temprano serán ruinas, polvo, nada.

Qué pasen los Antiguos, el Virreinato y la República; qué pasen los seres vivos o los suicidas, al final queda la poesía, la palabra, la cuchara de los niños, las frutas, los espejos, los humildes geranios y las flores malditas que ha construido Willy para nuestro regocijo solitario; así como la de los gentiles, la construcción civil de nuestras vidas.

 

Pero  ¿qué me propone a mí la lectura de Construcción civil?

 

La soledad del hombre ante una sociedad de-construida y kafkiana. Su defensa es la creación de un lenguaje cuidadoso, agresivo, polisémico con el ritmo aprendido en las calles de Lima y una buena lectura de los poetas de las décadas anteriores y asimilación de una constante mirada interior por la presencia del yo autobiográfico y poético, así como el uso autocrítico del doble sentido, herencia migrante, pero ya insertada en los extramuros de Lima.

Otro yo que se regodea en la abundancia recién descubierta: la cultura y el confort, pero también la rotura elotiana del trabajo constante. Es el mismo personaje atormentado que se nos presenta desde su primer libro.

 

El enroscamiento del verso aprendido de la “Divina comedia”, pero aquí el héroe no busca a la amada Beatriz, sino a su propia alma.

Finalmente, la concreción de la palabra, heredada de una buena lectura reflexiva de los maestros chinos, los poetas ingleses, los beat, los surrealistas y de la generación del 80, conforman un lenguaje cosmopolita, peruano y personal.

Leamos Construcción civil de Willy Gómez Migliaro.

 

 

Miraflores, setiembre de 2013.

 

 

  

 

diversidad o sonido de agua que golpeacuerpo & palabra

imán de atracción complejadefiniendo nuestro asedio

incrusta sobre piedras su alfabeto oscuro

y en el llamado y en el desierto procesiones

un cielo de estrellas en su dorsalun lenguaje además

de ciudades obscenas si no milagrosas cuando persigue imágenes con cientos de manos

con cientos de cantos con cientos de sexos alcanza la construcción

un desfiladero sin nombre propio

algunas líneas del desierto y del hielo encontramos en cada proporción de sus cielos caídos

toda su extensión son las márgenes saliendo a flote:

árboles desplazándose cordilleras rotas mar orillando las costas de una fundación

el manantial de todo valor roto está presente en la diversidad de otro que viene

y halla razones en un mito

hasta que se hace a la muerte

o azuza occidental

 

 

 

 

IMAGINA LITERAL los cielos de una Colonia

la audiencia americana y cuadros de santos

o actas de nacimiento con firmas al ornamental

Corazón de Jesús Arcángeles de la resistencia a fondo

tu belleza la visión alpartir un mito

que encubre saberte solo en una reflexión

o al exponer su trayectoria

donde el acto sucede al pacto cada tocada cada instante

de maquillaje artístico para ser isleño al acecho

cortesano ante el caudal

entre las acusaciones de levantamiento por cada tierra

y al diablo el escondite de los perpetuos

esto siento en mi papel con el diablo en la balanza dices

con dios detrás de mi espalda y la mesa junto a ti para resistir

estas son las cosas a diario

convierte su crucifixión

y arranca sin escritura

 

 

 

 

EN LA DEFINICIÓN DE UN PARAÍSO devino pompas

con golpes de islas en su rodeo de mar

ymagnolias a este lado de la ciudad por donde vamos en andas

yorganizamos la visión o marca de campo en su primer desplazamiento

gardeniasen los jardines de pájaros

el habla es hueso común joyas

antes absorción &

realización de eventos con fosas

con fricción de nervios como música

mujer lilas o llamas entendemos

así vivas en nuestra línea divisoria construyen una regla de inmortalidad

y sobrepasan destinos golpes de pompa en el camino

dentro de un Ford verde hasta el parque del dios

de la unión cuando el sol cae &

peruano en mi belleza toco el fondo en que vivimos

Deja un comentario