INDETERMINADO, ABIERTO

 

[Figuraciones humanas parietales

en la cueva de las Combarelles]

 

 

Una línea dorsocaudal

planeando

una línea ventral

 

grabada en el techo del túnel por alguien boca arriba

 

Incipientes

cielo

y

tierra

 

*

El humano es indeterminado, inicialmente inconcluso

 

*

Torso femenino ladeado

tangente a

una línea equina cervicodorsal

 

la contingencia híbrida

 

*

Del muro de cuero de elefante

una despedazada no-cabeza con ojo triangular

sostenida por un jirón de palma y brazo en divergencias riverinas

 

Debajo flota un pecho inmenso, vencido,

el pez luna a través de calizas superficiales

 

*

Líneas germinantes plantadas en nalgas femeninas ascensionales,

portadoras del empuje,

una erección

 

*

¿Qué es un nódulo? Puede ser un pezón

del que se extiende un par de líneas

atravesando el barro hasta la piedra caliza,

como si por rayos equis

el canal de la vagina fuera más profundo

 

*

Sin ojos

cuya nariz

sólo el “vagón de la cabeza”

humaniza

 

*

¿Cuenca de máscara observando el dorso de la cabeza de alguien

o es aquello el abdomen de una araña?

El perfil revela un vejancón sin pelo, hocico de venado

 

*

Una pata trasera de caballo perfila un tronco de mujer,

su torso y cabeza enfalada dentro de la pierna,

sus ojos sacudidos mirando sin mirar

 

*

Grabado en caballo se marchita,

troncoangular, combado, sentado, gracioso

 

*

En la periferia entre naturaleza y naturaleza humana,

entre conciencia e inconciencia,

yo increciente

 

*

Sobre el filo de altar de una inmensa,

rayada, abierta vulva

sobrepuesto al costado de un caballo,

un contorno de mujer dorsocaudal establece su

porqué

 

*

Doblado hacia adelante, un hombre cabeza enfundada, combado por el                                                                                                                                            [vientre

itifálico, gesticulando jódetes–

usando su trasero como espalda

gira hacia nosotros una media cabeza sin brazos y una pierna

como si fuera

 

*

Cabeza enfundada quizás mostrando el dedo

a un espectro de dinosaurio entumecido

cagando a la vez que se prepara a montar

un bálago de cuarto trasero

 

*

En un vientre de caballo

un proganto peludo se extiende y mira

al espejo sugerido por la mandíbula

 

*

En el fulcro de un muslo vertical

el bulto dorsoventrocaudal

 

*

Jirones de cabeza y cuello de un feto de fantasma

hasta su único ojo en horizontes

 

*

Un montón de vulvas corneadas

 

*

Una humana erección en ascenso

con una cabeza de antílope bajando

como en una circular revolución

 

Como si el siglo XX estuviera empotrado en ese eje

 

*

Cabeza de muerte blindada con labios de mandíbula vulvares,

escotada,

embarbada,

con escudo en la nariz,

un ojo un guijarro,

el otro una vulva brotada,

sin boca y

tachado

 

 

 

[para Monique y Claude Archambeau]

 

 

LA COSA ES, PARA QUEDARSE EN LA NIGREDO

todas           las etapas activas, a la vez,

progresión, pero sólo la que llega

con la práctica del arte

en el arte –en la popa

del arte,

su popa a vela         está a nuestras espaldas

donde aprendemos,

y si tú no aprendes…

pero aquí estoy yo, de nuevo, en absoluto.

Uno debe aprender,

mas el aprendizaje, igual que una experiencia, no es una progresión,

los tempranos rudimentos, las agudas soluciones,

se entremezclan

 

se interna uno en el aire nocturnal

de primavera,  intoxicado de sirenas gimientes,

de confusos brotes…

la toxina soy yo,     uno debe afirmar,

yo soy el responsable del minuto de mí en el planeta.

…lo que no es verdad,

pero tan cierto

como que la carne de uno se deshace.

 

 

León Félix Batista (Santo Domingo, República Dominicana, 1964), ha publicado seis libros de poesía: El Oscuro Semejante (1989), Negro Eterno, Vicio, Burdel Nirvana, Mosaico Fluido y Pseudolibro.  Existen varias ediciones de algunos de estos libros: Se borra si es leído, poesía 1989-99 (2000); Crónico –segunda edición de Vicio; Prosa del que está en la esfera; Inflamable, Delirium semenCaducidad y Sin textos no hay paradiso.

Deja un comentario